El entorno de Podemos considera que la consulta catalana no debe ser la línea roja

6
El portavoz de Compromís, Joan Baldoví, a la izquierda, junto a los parlamentario electos del grupo, a su llegada hoy a la Cámara baja para llevar a cabo la formalización de sus actas como diputados. / Chema Moya (Efe)
El portavoz de Compromís, Joan Baldoví, a la izquierda, junto a los parlamentario electos del grupo, a su llegada hoy a la Cámara baja para llevar a cabo la formalización de sus actas como diputados. / Chema Moya (Efe)
Actualización de las 18.00 con las valoraciones de Mariano Rajoy y Albert Rivera.

En el entorno de Podemos comienza a calar la idea de que el referendo catalán no debe impedir la formación de un gobierno de izquierda con los socialistas. Esto quiere decir que le piden a Pablo Iglesias que flexibilice su posición e incluso retire su condición. Los dirigentes de Compromís y de En Marea han coincidido en este planteamiento. Sin embargo, la responsable de Programa de Podemos, Carolina Bescansa, ha reiterado que su formación exigirá que el PSOE asuma la consulta y el   derecho de los catalanes a decidir su futuro como condición para alcanzar cualquier acuerdo.

La vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra, ha abierto el fuego contra la “línea roja” del referendo catalán diciendo que "todo es negociable en el fondo y en la forma". A continuación, el diputado y portavoz de Compromís-Podemos, Joan Baldoví, declaraba en los pasillos del Congreso, al que acudió a entregar su acta de diputado y acreditarse como tal, que su formación no pone líneas rojas al diálogo para negociar un posible gobierno con el PSOE. No obstante, ha considerado que la consulta es una forma de resolver un problema que está “enquistado”. “No hay que tener miedo a la democracia ni a votar; se hace en los países más avanzados como Gran Bretaña y Canadá”.

Un matiz importante es que, según ha dicho, las negociaciones con el PSOE, hasta ahora pilotadas por Podemos, se llevarán de manera conjunta a partir de la constitución del Congreso, el próximo miércoles, en el que la coalición valenciana espera contar con grupo parlamentario propio. La misma aspiración comparte En Marea, cuyos seis diputados se han acreditado este viernes, poco antes de que a las 12:30 lo hiciera el presidente en funciones, Mariano Rajoy.

La portavoz de En Marea, Alejandra Fernández, coincidió con los dirigentes de Compromís en que Podemos no debe colocar condiciones que impidan la formación de un gobierno de izquierdas, si bien ha lanzado la pelota al tejado de los socialistas, que tendrán que decidir cuál es su apuesta: “Si quieren un gobierno alternativo de izquierdas o prefieren ser la pareja de baile del PP”. En su opinión, la línea roja no está tanto en Podemos como en el PSOE, entre Susana Díaz y Pedro Sánchez.

Por su parte, Sánchez mantiene el planteamiento de desalojar al PP del Gobierno y, tras entrevistarse el jueves con el primer ministro portugués, Antonio Costa, para conocer su experiencia de dos meses de gobierno con el apoyo de los partidos a la izquierda del PSP, ha reafirmado su voluntad de intentar una "gran coalición de izquierda", algo que al presidente en funciones y candidato del PP, Mariano Rajoy, le parece fatal. Así lo manifestó tras acreditarse como diputado y recoger los impresos para realizar la declaración de bienes y rentas. Con un tono que por momentos pareció resignado y displicente contestó a los periodistas que "claro que lo veo capaz" (a Sánchez) de formar un gobierno alternativo de izquierda "porque ha dicho que esa es su pretensión y lo ha hecho en otras instituciones públicas" (en referencia a autonomías y ayuntamientos). "Pero sería la primera vez en la historia de la democracia que el partido que gana no gobernaría si se cerrara un pacto de esas características".

A continuación cargó las tintas sobre los males que una maquinaria gubernamental de esas características supondría para el país. "Estaríamos --dijo-- ante una coalición de ocho o nueve partidos, algunos independentistas y otros a favor del derecho a la autodeterminación". Por el contrario, una "gran coalición" de centro-derecha, con el PP, el PSOE y Ciudadanos (C's) contaría --añadió-- con la estabilidad de una suma de 250 diputados. Aunque manifestó que mantendrá el diálogo y las negociaciones discretas en pos de su objetivo de mantenerse al frente del nuevo gobierno, afirmó que no se volverá a reunir formalmente con el secretario general del PSOE porque ha dejado clara su posición desde el primer momento y "no ha querido escuchar mi propuesta". Por tanto "la haré cuando llegue el debate de investidura", concluyó.

El presidente de C's, Albert Rivera, quien posó con sus diputados recién acreditados en la escalinata del Congreso bajo el frontón de Ponciano Ponzano que representa la Justicia, la Paz, el Valor, las Ciencias, las Bellas Artes y la Navegación, la Industria y el Comercio, reiteró que no respaldará un acuerdo del PSOE con Podemos ni podrán abstenerse siquiera porque no basta con que Podemos renuncie al referendo catalán; es necesario que aclare su posición respecto al euro, la política económica europea y en última instancia si respetan o no la economía de libre mercado. Rivera también aclaró que en ningún momento de sus conversaciones con Rajoy le había ofrecido formar parte de un gobierno tripartito con el PP y el PSOE.

6 Comments
  1. Guillotine says

    Y ahora, también PODEMOS empieza a ser un jaula de grillos …
    NOTA: Sería increíble que el «Marianismo» desde su todavía atalaya del Gobierno en Funciones (paciencia, oscuridad/segundo plano y toneladas de «fango» sin interés esparcidas por los medios de desinformación masiva) se saliese con la suya otra vez con la estrategia de que el resto se queme en el barro y «Mariano» salga limpito e impoluto en la carrera a unas muy previsibles nuevas elecciones generales… Y que además, arrase.
    P.D. : «Desmontando a Mariano» – Anton Losada (Lectura muy recomendable)

  2. Rampa says

    El cáncer de la izquierda en España es el nacionalismo, se ve en el mismo espejo que la burguesía rancia y paleta, para que la izquierda sea creíble es abandonar esa ideología burguesa, y empezar de verdad un proyecto federal y republicano.

  3. Piedra says

    Cada día que pasa es un día más que la gente pobre y necesitada desvive malamente y sin esperanza en beneficio del clan político-económico-financiero derechista, cruel y ladrón que se ha forrado con la crisis y se seguirá forrando y prometiendo mejoría para pasado mañana. El tiempo pasa y no vuelve. Ocho años de crisis-estafa creo que son suficientes para echarlos de una vez y ajustarles las cuentas.

  4. eleusipo says

    DEL «DERECHO A DECIDIR»- PUNTO DE VISTA (Con total respeto para las personas) Pretender romper España – o cualquier otro país europeo – en pedazos nacionalistas, de hecho supone ir, sobre todo, contra la gente pobre, puesto que las poblaciones disminuirían radicalmente y las necesidades aumentarían porque se harían más sensibles y, en consecuencia, también más urgentes y exigibles. (Un poco de bienestar requiere dinero para escuelas, hospitales, educación, sanidad, pensiones, y calles asfaltadas, caminos y carreteras…) Por tanto, que la gente humilde se dé cuenta y huya de estos mini-estados que se proyectan, posiblemente poco o nada democráticos y quizás, y a la vez, fallidos. Esa es la realidad de fondo, por lo que deseo que lo que no sea bueno para la gente en general – y, además, para todos, ricos y pobres – no llegue a prosperar porque sería un depósito acumulado de injustica que no permitiría vivir en paz, y, sin paz, el progreso deviene en imposible.. Saludos.

  5. adolfojoseabalo says

    tienen que dejar que decida el pueblo catalán

  6. eleusipo says

    ¿ MÚLTIPLES MANDATOS POPULARES…? – AVISO PARA NAVEGANTES (Con absoluto respeto para las personas) No puede haber otro mandato popular – no distinto ni alternativo – fuera del mandato democrático establecido por al Art. 1 de la Constitución, pues éste, obviamente, es popular porque es emitido por el pueblo, expresado como legítimos votantes españoles, los ciudadanos, los titulares no sólo del voto, sino de todos los poderes del Estado. En consecuencia, más que un mandato en sí, lo que surge, al emitir el voto – pluralidad de votos – en unas elecciones, es un concurso de voluntades generales, las cuales se ordenan y toman forma en el compendio del contrato social preestablecido, es decir, entre y por los propios ciudadanos. Y hay concurso de dichas voluntades – lo reiteramos – porque así lo han plasmado aquéllos, enmarcándolo en el citado artículo constitucional arriba mencionado. Saludos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.