Sánchez traslada a las bases del PSOE su enfrentamiento con los barones del partido

1
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a la izquierda, y el secretario de Organización, César Luena, durante la reunión del Comité Federal que se celebra hoy en Madrid. / Paco Campos (Efe)
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a la izquierda, y el secretario de Organización, César Luena, durante la reunión del Comité Federal que se celebra hoy en Madrid. / Paco Campos (Efe)
Actualización de las 18.00 tras el cierre del Comité Federal.

El Comité Federal del PSOE asumió el sábado, sin votación, la propuesta con la que Pedro Sánchez ha respondido a la presión de los principales barones regionales: que las bases decidan sobre el posible pacto con Podemos. Para vencer las resistencias internas a la negociación con Podemos y los nacionalistas catalanes, Sánchez recordó en su alocución inicial que se debe a la militancia y que en su campaña de primarias prometió consultar a los afiliados las decisiones trascendentes para España. “Todas las negociaciones serán en abierto y con todos los controles posibles, el del Comité Federal y la consulta a la militancia”, afirmó. Sin embargo, el debate de fondo se centró en las condiciones del próximo Congreso, al que, según fuentes de la dirección del partido, se presentará la dirigente andaluza Susana Díaz.

Publicidad

A los dirigentes regionales no les quedó más remedio que manifestar que “les parece bien” la consulta a las bases. Pero inmediatamente, los adversarios de Sánchez lanzaron un nuevo debate: “Primero el Comité Federal y luego las bases”, dijo el valenciano Ximo Puig. En cambio, algunos dirigentes entienden que lo lógico es que se consulte a las bases el posible acuerdo y luego sea ratificado por el Comité Federal, que tiene la última palabra en materia de alianzas.

El otro pulso entre los barones y Sánchez se centró en la convocatoria del Congreso ordinario. Los que pedían celebrar cuanto antes el cónclave se conjuraron antes y la dirección, que proponía convocarlo después del proceso de investidura, llegaron a un acuerdo por el que las elecciones primarias para elegir al “secretario o secretaria general” del partido tendrán lugar el 8 de mayo próximo y el congreso de celebrará quince días después.

La reunión del Comité Federal reafirmó la decisión de no respaldar por acción u omisión la investidura de Mariano Rajoy ni de ningún otro candidato del PP. Sánchez no las tenía todas consigo. No dudaba de la coherencia de los barones, aunque temía que la presión de la vieja guardia, encabezada por Felipe González, añadiese nuevas condiciones a las posibilidad de negociación. Esto no ocurrió formalmente.

Pero la presidenta andaluza, Susana Díaz, que abrió el turno de las cuarenta intervenciones ante el Comité, reafirmó su planteamiento de que no es posible un acuerdo con Podemos ni se puede aceptar la abstención de los nacionalistas catalanes. Dedicó fuertes descalificaciones a la arrogancia del líder de Podemos y a los que quieren “romper España”. “Estoy cansada –dijo ante los periodistas-- de que Pablo Iglesias reparta los carnés de socialistas buenos y malos. Si esta es la nueva política, no quiero esa política”.

La conclusión a la que han llegado algunos miembros del Comité Federal tras escuchar a la lideresa andaluza es que ya trabaja en clave de nuevas elecciones, algo que interesa especialmente al PP y a Podemos. “Si Rajoy no se retira, y no se va a retirar, y no es posible pactar con el PP, con Podemos e IU y los nacionalistas --señala el otrora hombre fuerte en Andalucía, Luis Pizarro--, la conclusión es que hay que hacer nuevas elecciones, que es lo que quieren Rajoy e Iglesias”.

Aunque con menos contundencia, el presidente asturiano Javier Fernández se alineó con Díaz y lo propio hizo el extremeño Guillermo Álvarez Vara. Los tres señalaron que no se puede ser presidente a cualquier precio e insistieron en que Sánchez no debe aceptar la abstención de los nacionalistas catalanes. Ante los periodistas mantuvieron, sin embargo, que la convocatoria de nuevas elecciones sería un fracaso.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, defendió la negociación con Podemos e IU en el caso de que Rajoy no logre los apoyos suficientes para la investidura. “Tenemos que llegar a un acuerdo con Podemos e IU, esa es la hoja de ruta que he propuesto”. Los demás secretarios generales, a excepción del presidente valenciano Puig, dijeron confiar en la capacidad negociadora de Sánchez, respetando los límites marcados en la resolución del 28 de diciembre.

Por su parte, Sánchez manifestó su voluntad de “tender la mano a izquierda y derecha (Podemos, IU y Ciudadanos) sin frentismos” para abordar las políticas concretas que afectan a la gente, y entre las que citó desde “el terrorismo machista” a la necesidad de garantizar el futuro de las pensiones, pasando por un pacto económico y social que acabe con leyes tan injustas como la reforma laboral. También se comprometió a abrir ya la ponencia para la reforma constitucional.

El líder socialista reiteró sus críticas a Mariano Rajoy por la utilización de las instituciones, incluido al Rey, “al que ha colocado en una situación difícil” y afirmó: “No le vamos a indultar”, al tiempo que le reprochó que pretenda convertirse en el paladín de la unidad y la estabilidad cuando su política ha provocado todo lo contrario: desunión y corrupción. “Pero ahora –ironizó--, el problema somos nosotros”.

PSOE (YouTube)
1 Comment
  1. Piedra says

    Muy buena información. Me alegro de que Pedro Sánchez apueste por la democracia participativa.

Leave A Reply

Your email address will not be published.