Mónica Oltra: «Ya es hora de que Pablo Iglesias y Pedro Sánchez se sienten a negociar»

1
monicaok
La vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra, durante la entrevista. / Sara León

Mónica Oltra (Neuss, Alemania, 1969) es la actual vicepresidenta, portavoz y consejera de Igualdad y Política Inclusiva de la Generalitat Valenciana, así como una de las líderes de la coalición Compromís. Atiende a cuartopoder.es en las instalaciones del Matadero de Madrid, donde participa en una de los foros de las jornadas por un Plan B para Europa, concretamente en el foro “Transformar las instituciones y nuevas formas de democracia”. La entrevista se desarrolla en un momento de plena actividad política. Las negociaciones para conformar un Gobierno progresista también afectan a Compromís. Esta semana, Alberto Garzón pedía una reunión a cuatro bandas entre PSOE, Podemos,  IU-UP y Compromís. Oltra salía el viernes en una rueda de prensa conjunta con Pablo Iglesias en la que anunciaba que “el gobierno de Pedro Sánchez será plural o no será”. Ayer, el PSOE respondía a Podemos advirtiendo que son innegociables temas como el referéndum en Cataluña o el aumento del gasto público en 24.000 millones de euros. Oltra se muestra feliz por participar en estas jornadas, en las cuales se dan cita referentes de la izquierda del Estado español y de toda Europa.

— ¿No apoyará Compromís la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno si eso no conlleva entrar en el Gobierno?

— La investidura es para formar Gobierno. Ahora no es como antes, cuando dos grandes partidos se intercambiaban en el poder. Ahora el voto lleva a una representación plural en el Congreso y también se debe reflejar en el Gobierno. La investidura tiene dos partes fundamentales. La primera el contenido: para nosotros es clave que el rescate sea de personas y no de bancos, que se generen políticas que mejoren la vida de la mayoría de la gente, que se cambie el modelo productivo apostando por un modelo ecológico, que prime la sociedad de los cuidados, que la cultura sea un motor económico, que se desarrolle una lucha contra la corrupción… Este es el contenido, una pata importantísima de la investidura. La otra es el quién lo lleva a cabo. Una investidura hoy en día tiene esos dos elementos, van unidos. La investidura es sinónimo de Gobierno plural, porque en este se reflejaría la voluntad de 10 millones de personas que han votado por el cambio político.

— ¿Qué opina de que Pablo Iglesias todavía no se haya reunido con Pedro Sánchez cuando desde Compromís sí que han decidido hacerlo?

—  Ya es hora de que Pablo Iglesias y Pedro Sánchez se sienten a negociar. Creo que deberían hablar con normalidad, tranquilidad, serenidad, sin presión mediática. Creo que tienen que buscar espacios de diálogo, porque el día 2 de marzo está muy cercano. La iniciativa tiene que partir de la persona en la que ha confiado el jefe de Estado, es decir, en el PSOE, en Pedro Sánchez. Sánchez tiene que sentarse a negociar con Pablo Iglesias, y también los equipos tienen que reunirse. El Gobierno de Sánchez e Iglesias será plural o no será.

— En la Comunidad Valenciana gobiernan el PSOE y Compromís juntos. ¿Cuáles son los principales logros de esa experiencia? ¿Cómo se gestiona esa relación?

"Emocionalmente fue difícil competir en la campaña de las generales con el PSOE, porque hemos encajado muy bien en el gobierno""

— El PSOE gobierna con Compromís, pero ese Gobierno está apoyado por Podemos. En el pacto de Gobierno entraban las tres fuerzas políticas, Podemos decidió luego no entrar en el Ejecutivo. Nuestro principal logro es terminar con 20 años de un Gobierno saqueador del PP, corrupto, pero además incompetente. El mito de que las derechas gestionan bien es sólo eso, un mito. Nos hemos dado cuenta de que ha sido una acción de Gobierno incompetente, no saben gestionar. Por otro lado, quiero resaltar que la relación entre nosotros desde el principio fue muy buena. Buscamos una relación de mestizaje en el Gobierno, de manera que si el consejero de una materia es de un partido, el escalón inmediatamente inferior, el secretario autonómico, es de otro partido. Además, las consejerías se reparten, de manera que todos estamos en todos los lugares y sabemos lo que hacemos todos. De este modo, se genera un sentimiento corporativo y solidario muy importante. Es una experiencia muy interesante, hasta el punto de que cuando entramos en campaña electoral de las generales fue difícil emocionalmente competir. Lo hicimos desde el respeto y defendiendo cada uno sus posturas, pero era extraño, porque hemos encajado muy bien. Veníamos además de una situación muy dura, como he dicho, de 20 años de PP corrupto. Y nos habían dejado una deuda enorme, somos una de las comunidades más endeudadas de España. Si vas a construir una casa, y en vez de un solar limpio encuentras ruinas, tienes que desescombrar, pero además tienes que seguir construyendo, pues todos los días tenemos que administrar. La Comunidad Valenciana se conoce como la comunidad de la corrupción por culpa del PP, estamos de acuerdo con que el PP valenciano es corrupto, pero no todos los valencianos.

— ¿Tiene Compromís líneas rojas programáticas para apoyar una investidura de Pedro Sánchez?

— El expresidente de la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra, hablaba de líneas rojas con la corrupción y fíjate cómo fue. Prefiero hablar de principios y no de líneas rojas. Nosotros tenemos principios a los que no vamos a renunciar. Los dos grandes retos de esta legislatura son la emergencia social y el encaje territorial. Nosotros no vamos a ceder nunca en uno de nuestros principales retos: el rescate de la ciudadanía, en mejorar las condiciones de vida. En el asunto territorial, nuestra aportación al debate es conseguir un sistema de financiación de las Comunidades Autónomas y de los municipios justo. En nuestro caso, el valenciano, también la regularización de la deuda es una prioridad, una deuda que se ha ido acumulando durante estos años, debido también al sistema de financiación, somos una comunidad pobre que paga a las más ricas. Esto es una anomalía democrática. Esta es nuestra contribución al debate territorial, luego hay otros lugares que tienen otras contribuciones al debate que tienen que ser escuchadas y tenidas en cuenta.

monicaoltra2
Mónica Oltra. / S.L.

— ¿Cuál es la organización territorial del Estado ideal para Compromís?

— Creemos que hay que ir avanzando en un modelo de Estado donde los territorios quieren estar. Un Estado en el que todo el mundo pueda sentirse cómodo. Si hay que aumentar las autonomías, que se aumenten, hay que conseguir un mayor nivel de soberanía. Nosotros queremos un modelo en el que formemos todos parte de un Estado conjunto. Además, un Estado que en la Unión Europea cambie las reglas del juego y la dialéctica entre el norte y el sur. Ese es el reto de la Unión Europea. Europa si en algún sitio nació fue en el Mediterráneo y no puede ser que se someta a estos pueblos a políticas de tanto recorte y sufrimiento, o que el Banco Central Europeo haya hecho políticas que hayan beneficiado calculadamente a los bancos del norte. Esto hay que cambiarlo, la Unión Europea es un proyecto común, donde los niveles de bienestar, de protección social, los derechos laborales, tienen que ser comunes. Si no es un proyecto común, se aboca al fracaso. O Europa es una civilización que abre las fronteras a los refugiados o estamos abocados al fracaso como civilización.

— Esta semana participó junto a Pablo Iglesias en una rueda de prensa. ¿Significa eso que las relaciones entre Podemos y Compromís son igual de buenas que antes de que los diputados de Compromís decidieran ir al grupo mixto?

— Nosotros nos ubicamos en grupos distintos, pero eso no tiene que ver con las relaciones fraternales ni con las coincidencias políticas que tenemos. Nosotros nos presentamos juntos a las elecciones y conseguimos 9 diputados, la primera fuerza política del cambio, un gran resultado, y esas coincidencias programáticas y políticas siguen estando ahí. Independientemente de que nos hayamos ubicado en otro lugar del hemiciclo para visibilizar la situación y la problemática de la Comunidad Valenciana, seguimos teniendo una relación fraternal.

— Si se repitieran las elecciones, ¿se repetiría también la candidatura conjunta entre Podemos y Compromís?

"Espero que no
se repitan las elecciones y que haya un gobierno de cambio"

— Yo espero que no se repitan las elecciones porque haya un gobierno de cambio. Si no fuera así, no veo motivos para que no se repitiera la candidatura conjunta.

— Compromís pidió que se investigara al PP sospechando que pueda ser una organización criminal…

— Se planteó que se investigue por parte de la Fiscalía si podía haber trazas de organización para delinquir. En la Comunidad Valenciana se ve muy claro en las tramas corruptas del PP que todas ellas se entrelazan, que no son casos aislados ni personas que quisieron enriquecerse mediante la política. Todo es un entramado con enlaces entre las distintas tramas cuyo objetivo era que el PP se perpetuara en el poder, a través de la presunta financiación ilegal. El PP está imputado por el tema de los borrados de los discos duros de Bárcenas. No sólo había un plan para delinquir, sino que se eliminaban las pruebas.

— Últimamente parece que han aparecido tensiones internas en la coalición. ¿Está en peligro la coalición Compromís?

— No. Compromís siempre ha tenido un debate interno muy rico. Somos una coalición que se ha estructurado de una forma horizontal que permite que jamás se imponga un criterio mayoritario sobre las minorías, sino que estas mantengan su capacidad de negociación. Esto genera procesos de debate más complejos y más largos, pero al final siempre llegamos a un acuerdo. Hemos aprendido, de esto se aprende, a dialogar, a transigir y a poner en valor las diferencias que nos plantea el otro, cuando escuchas al otro hay más inteligencia colectiva en la propuesta final.

— ¿Cuáles son los principales riesgos a los que se enfrentan los pueblos de Europa?

— A la deslocalización del poder fuera de la democracia. La Unión Europea se ha constituido de una manera perversa. Ha habido cesiones de soberanía a espacios donde no hay control democrático. Eso provoca que las grandes corporaciones económicas, los lobbies, tengan un gran espacio de impunidad y no estén sometidos a control. Los poderes fácticos deciden desde espacios oscuros sobre las políticas que nos afectan a todos.

1 Comment
  1. Rosa says

    Me parece muy interesante la entrevista

Leave A Reply

Your email address will not be published.