CUARTOPODER | Publicado: - Actualizado: 16/5/2017 01:00

Íñigo Corral *

Luis_Pineda_detencion
Pineda, a su llegada, hoy, a la sede de Ausbanc, donde se ha practicado un registro, tras ser detenido. / Ángel Díaz (Efe)
Actualización de las 18:45 con nueva información

Miguel Bernad y Luis Pineda han visto cómo en el marco de la llamada operación Nelson (nombre del famoso pirata inglés) se les ha cortado de raíz su principal fuente de financiación: la extorsión. Entre sus víctimas la Caixa, el Banco de Sabadell y el equipo jurídico que asesora a la infanta Cristina en el caso Nóos. El curriculum de ambos está ligado desde hace décadas a la extrema derecha. El primero llegó a ser durante casi un año secretario general del Frente Nacional liderado por Blas Piñar y el segundo fue detenido como miembro del grupo ultra Frente de la Juventud por participar en un acto que conmemoraba en Madrid la intentona golpista del 23-F. Bernad, en su condición de máximo dirigente del sindicado Manos Limpias, y Pineda, como principal responsable de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), utilizaban dichas entidades a través de personas interpuestas, según la Fiscalía, “para su enriquecimiento personal o el de sus allegados mediante prácticas de extorsión a entidades financieras o personas vinculadas a las mismas”.

Para la Fiscalía, la actividad que desarrollaban tanto Manos Limpias como Ausbanc, que supuestamente no tienen ánimo de lucro, estaba también centrada en la obtención fraudulenta de subvenciones y en otras prácticas delictivas, “como la retirada de la acción penal en algunos procesos previa exigencia de importantes cantidades de dinero”. Uno de estos casos, al que no alude expresamente el Ministerio Público pero sí fuentes de la Unidad contra la Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), pudo ser un intento fallido de extorsión de cara a evitar que la hermana del Rey Felipe VI se viera obligada a sentarse en el banquillo de los acusados. Y es que Manos Limpias es la única parte del proceso que acusa a Cristina de Borbón por dos delitos fiscales y su labor ha sido determinante para que finalmente pudiera ser juzgada después de que el tribunal decidiese, como defendía Manos Limpias, que no se le aplicase la doctrina Botín.

A pesar de que ambas entidades ya estaban siendo investigadas hace año y medio a raíz de las denuncias presentadas por varios empleados de banca a quienes se les amenazaba con la posibilidad de que Manos Limpias emprendiera acciones judiciales contra ellos, todo se precipitó el mes pasado de marzo, esto es, justo antes de que tuviera que declarar la Infanta en la vista oral. Fue un abogado conocido por ambas partes quien exigió “una cantidad cercana a los tres millones de euros” a cambio de desistir en el proceso. Esta circunstancia, en clave jurídica, hubiera significado el sobreseimiento automático de la causa contra Cristina de Borbón. Pau Molins, uno miembro de equipo jurídico que la Infanta, ya ha confirmado la existencia de dicha extorsión sin hablar de cifras, al tiempo que manifestó que ya había puesto en conocimiento de estos hechos a la Policía.

La operación Nelson, llevada a cabo por la UDEF y coordinada por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, se ha saldado con la detención de Bernad y Pineda, arrestado en la estación del AVE de Atoche a su regreso de la Feria de Abril de Sevilla junto a su mujer María Teresa Cuadrado Díez (ex directora general de Consumo de la comunidad de Madrid durante el Gobierno de Alberto Ruiz Gallardón) y su secretaria, y de otras diez personas. Entre ellas figuran el dirigente de Ausbanc Alfonso Solé Gil y el responsable de comunicación de Manos Limpias, Francisco Javier Castro Villacañas.

Miguel_Bernad
El secretario general de Manis Limpias, Miguel Bernad, es acompañado por dos agentes de la policía tras ser detenido esta mañana. / Ángel Díaz (Efe)

El grupo está acusado de amedrentar a personas, instituciones o empresas para retirar un pleito emprendido contra ellos a cambio de una cantidad económica que podía variar en función de quién era el extorsionado. La UDEF llevaba tiempo investigando las prácticas de Ausbanc, primero, y más tarde de Manos Limpias hasta llegar a comprobar que actuaban de forma conjunta para interponer querellas que luego también retiraban del mismo modo tras llegar a acuerdos extrajudiciales económicos con los demandados. Una primera aproximación de los ingresos percibidos a través de estas prácticas mafiosas ascienden a cuatro millones de euros. El resultado de las pesquisas dependen en gran medida de los registros que se han llevando a cabo en las sedes de ambas organizaciones de cara a imputarles los delitos de los que, en principio, podrían ser acusados: extorsión, fraude procesal e integración en organización criminal.

Los investigadores analizan también varias cuentas bancarias y a empresas supuestamente tapaderas donde podría haber ido a parar el dinero que pagaron los extorsionados. Manos Limpias, por ejemplo, lleva en la actualidad una intensa actividad judicial que le lleva a estar personada en más de medio centenar de procedimientos. El modus operandi para la obtención de ingresos a través de la extorsión, siempre según fuentes policiales, se dividía en tres fases: la primera era exigir la inserción de publicidad en la revista que mensualmente edita Ausbanc lo que garantizaba al extorsionado que dicha publicación no publicara informaciones contrarias a sus intereses; la segunda, pedir dinero a cambio de no emprender acciones judiciales personándose como acusación popular en una causa y la tercera retirar la acusación en caso de haber llegado a los tribunales también a cambio de retribuciones monetarias.

Este procedimiento es la punta del iceberg puesto que Manos Limpias se ha personado en todo procedimiento que lleve aparejado el titular de un periódico. Fue quien logró la inhabilitación de Juan María Atutxa como presidente del parlamento vasco. Sus ideas ultracatólicas le llevaron a presentar ante el Defensor del Menor una denuncia contra un programa infantil llamado Los Lunnis por mostrar una familia homoparental en un capítulo. También esta personada en otros casos mediáticos como en los que se investigan a la familia de Jordi Pujol, al ex presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, o la presunta financiación irregular de Podemos. Esta misma semana, el Tribunal Supremo ha dado por segunda vez con la puerta en las narices al sindicato.

La operación Nelson se ha tenido que precipitar debido a las filtraciones periodísticas. De hecho, el pasado miércoles Manos Limpias ya denunció a través de un comunicado que las investigaciones contra el sindicato y Ausbanc eran una “campaña injuriosa” por parte de las “cloacas del Estado”. La propia Fiscalía ha emitido una nota en la que lamenta que haya trascendido a los medios de comunicación que han perjudicado “seriamente” la instrucción y la “eficaz” investigación. “A efectos de determinar el origen de la filtración, cuyo fin no puede ser otro que el de frustrar el buen fin de la instrucción, (…) se investigarán y depurarán en su caso las responsabilidades penales procedentes”, añade la Fiscalía.

(*) Íñigo Corral es periodista.

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend