Los portazos de Chacón y Lozano revelan las flojas expectativas del PSOE el 26J

1
Chacon_renuncia_26J
Chacón, ayer, durante la rueda de prensa que dio en el Congreso para explicar las razones de su renuncia a ser candidata en las próximas elecciones. / Paco Campos (Efe)

Los desprendimientos en el PSOE revelan el deterioro del edificio. El anuncio de la exministra Carme Chacón y de la antigua diputada de UPyD Irene Lozano de que no repetirán en las listas socialistas al Congreso el 26J, obliga a Pedro Sánchez a retejar las goteras en las horas que faltan para la reunión del Comité Federal que se celebra este sábado para aprobar el calendario de las elecciones primarias sobre el candidato a la presidencia del Gobierno. Sánchez ha anunciado que se presentará. Los competidores deberán presentar un mínimo de avales equivalente al 5% del censo de afiliados (más de 9.000 firmas). La votación tendrá lugar el 15 de mayo. 

Las tejas caídas no anuncian el derrumbe del edificio. Esa hipótesis se considera descabellada por algunos miembros de la dirección socialista consultados. La decisión de Chacón de no volver a encabezar la lista por Barcelona, que ella atribuyó ayer jueves a “motivos políticos menores y también personales”, está relacionada con el tedio que le produce tener que competir por el primer puesto de la lista con el secretario de la federación de Barcelona del PSC y exsenador, Carles Martí i Jufresa. Aunque la ya habitual hija pródiga se mantendrá en la dirección del PSOE como secretaria de política internacional, prefiere la docencia y la remuneración de la Fundación Ortega-Marañón a la tarea parlamentaria y solo estaría dispuesta a aceptar un cargo importante, incluido el de ministra, si Sánchez ganara las elecciones.

Publicidad

Personas de la dirección del PSOE apuntaban que el hueco de Chacón será cubierto por la número dos de Sánchez en la lista de Madrid, la catalana Meritxell Batet, quien, por su parte, no tiene inconveniente en medir fuerzas con Martí y contribuir así a movilizar a la militancia y a recuperar a los electores que se fueron a Podemos y C's. Esto obligara a Sánchez a ofrecer el segundo puesto de la lista de Madrid, que ocupaba Batet, a una mujer de proyección y prestigio social, cuyo nombre no ha sido revelado. Además, la salida de Lozano, que iba en cuarta posición, tras el portavoz parlamentario, Antonio Hernando, le obliga a reordenar la lista de Madrid, sin que signifique, dada la configuración paritaria de las candidaturas (listas cremallera), que su adversario en las primarias de julio de 2014, Eduardo Madina, vaya a adelantar posiciones respecto al séptimo puesto que ocupó el 20D y no salió elegido.

Lozano_renuncia_26J
Irene Lozano. / Efe

El objetivo de recuperar posiciones en Madrid, donde la lista socialista quedó en cuarto lugar, por debajo del PP, Podemos y C's, exige a Sánchez y a la secretaria general del PSM, Sara Hernández, una mejor elección de los candidatos. El presidenciable socialdemócrata desea contar con el exministro de Educación y portavoz en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, aunque también la paridad obliga a que la sustituta de Lozano sea otra mujer. La periodista y otrora diputada del partido de Rosa Díez, Lozano, agradeció la oportunidad que le brindó el PSOE de ser elegida y explicó que su renuncia obedece a sus proyectos profesionales.

En la reunión del Comité Federal del sábado, Sánchez expondrá sus razones para repetir como candidato a la presidencia del Gobierno y pedirá movilización y esfuerzo para ganar al PP y conseguir el cambio político por el que la mayoría de los ciudadanos optaron el 20D. El Comité aprobará el calendario para la presentación de los candidatos a la jefatura del Gobierno y las reglas de la campaña interna ante la votación prevista para el 15 de mayo. Las fuentes consultadas coinciden en que sería perjudicial, en términos electorales, que la presidenta andaluza, Susana Díaz, planteara ahora la batalla interna, de modo que los barones que apoyan su opción esperarán al resultado del 26J y al congreso del partido, en septiembre u octubre.

El peor escenario que el propio Sánchez y su secretario de organización, César Luena, contemplan es la pérdida de uno a cinco escaños de los 90 que obtuvieron el 20D. Y el menos malo sería el aumento de uno a cinco diputados. Son conscientes de que en estas elecciones se juega la recomposición de la izquierda y que un incremento de votos y escaños, por pequeño que sea, les permitiría mantener el estatus de segunda fuerza política. Sin embargo, amplios sectores opinan que la repetición o ligera mejora del resultado del 20D obligaría a Sánchez a dimitir como secretario general.

Ya sobre la campaña electoral aprobarán un recorte del gasto del 30% sobre los 9 millones de euros de los comicios de diciembre y han planteado a las demás fuerzas políticas la reducción de la cartelería no utilizando vallas ni banderolas en las farolas y rebajando a 0,15 céntimos por elector el envío de papeletas a los domicilios. Si los demás partidos no aceptan la propuesta, el PSOE la aplicará en todo caso.

1 Comment
  1. Piedra says

    Va a ser una competición apasionante en la llamada izquierda.

Leave A Reply

Your email address will not be published.