"El Poder Judicial se ha cargado el principio del 'no es no' en casos de violación"

Íñigo Corral*

Blanca Estrella Ruiz, presidenta de la Asociación Clara Campoamor. / I.C.
Blanca Estrella Ruiz, presidenta de la Asociación Clara Campoamor. / I.C.

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) acaba de archivar la denuncia que la Asociación Clara Campoamor presentó contra una juez de Vitoria que en el interrogatorio a una víctima de violencia de género le preguntó si había cerrado bien las piernas para tratar de evitar que fuera violada. Blanca Estrella Ruiz, su presidenta, lleva muchos años defendiendo los derechos de las mujeres y se muestra enérgica contra la resolución adoptada por el órgano de Gobierno de los jueces.

Publicidad

– ¿Cree que si este tipo de conductas no merecen reproche disciplinario alguno pueden desmoralizar a las mujeres que quieren denunciar que son víctimas de malos tratos?

Claro que desanima, pero también tiene otra lectura. Y es que viendo cómo la han apoyado los medios de comunicación, el Consejo General de la Abogacía u otras organizaciones de Madrid  ha visto que no está sola y que hay mucha más gente que estamos con ella que las que no  lo están, como en este caso la juez.

– ¿Y qué piensan hacer ahora?

– Vamos a recurrir la decisión ante la comisión permanente del Consejo General del Poder Judicial. La resolución es totalmente contradictoria. Primero empieza por disculparla: que si estaba cansada, que si había trabajado mucho, que si había dado clase. Con esto quiero decir que el Consejo ha entendido que estuvo mal y la disculpa. Luego dice que todo también es culpa del Colegio de Abogados que tarda mucho en llevarle el letrado de refuerzo…

– Según lo explica, un poco contradictorio sí que parece…

– Pero, ¡vamos a ver! La Fiscalía ya estaba allí. La mujer tenía su abogada de la Asociación y no sé a qué espera ella el letrado de refuerzo. Es al Colegio de Abogados a quien culpa del retraso que tiene en su juzgado.  Lo que le pido al Colegio es que se mueva y que no mire para otro lado otra vez, porque así los únicos que parecen culpables son ellos y la víctima.

– El promotor de la acción disciplinaria  explica que las palabras de la juez se enmarcan en la necesidad de concretar unos hechos que habían ocurrido cinco años antes sin que hubiera denuncias ni partes médicos. ¿Conoce usted algún juez que en situación idéntica se interese por si la presunta víctima cerró sus piernas?

"El CGPJ dice que la juez ha hecho bien preguntando
a la víctima si había cerrado
bien las piernas porque debía concretar los hechos"

El CGPJ dice que la juez ha hecho muy bien, que tenía que concretar y remarcar los hechos y que por eso las preguntas, entre ellas la de si había cerrado bien las piernas, son adecuadas.

– Eso es, pero ¿sabe de algún precedente parecido?

Esa frase, que sepamos, sólo la ha dicho esta juez.  Lo que no puedo decir es si lo ha hecho en otros juzgados donde ha trabajado anteriormente. Otra cosa que sigo sin comprender es por qué otra juez entiende que el comportamiento del exmarido es normal y entendible, sin ser el más adecuado, porque se había muerto su padre. Están diciendo a todos los maltratadores que aprovechen cuando se les muera el padre o la madre para dar caña  a su pareja.

– ¿Le consta que después de que se hiciera pública la historia de esta mujer ella haya podido tener más problemas?

blanca_estrella_vertical
Blanca Estrella Ruiz. / I.C.

Claro, y  ha vuelto a denunciar a su exmarido, pero le han denegado la orden de alejamiento y le tiene a la puerta de su casa casi todos los días. La policía municipal de Vitoria  que, por cierto, hace un muy buen trabajo con las víctimas violencia de género, siempre acude, pero no le pueden pedir que se vaya de la acera porque es libre de estar donde quiera.

– ¿Qué tipo de cosas hace?

Ponerse enfrente de su casa, insultarla, hacerle gestos y hasta provocarla con la nueva novia que tiene. Eso es un delito si hubiera tenido una orden de alejamiento. La Asociación ha recurrido la denegación de esa orden y estamos esperando a que la juez resuelva. Como el Poder Judicial le ha lavado la cara y la ponen como si fuera una ilustre jurista que está muy bien preparada… ¡No veas! Pero a la víctima no le importa lo preparada que esté si luego resulta que no la trata bien. Seguro que con esto cogerá alas y  volverá a denegar la orden de protección.

– ¿Ha llegado a hablar con la juez aunque sea de forma privada?

No, porque cuando pasó todo aquello me pareció todo tan grave que mi respuesta inmediata fue denunciarla al Consejo. No me anduve con tonterías ni con medias palabras.

– ¿Sabe si esta juez ha tenido otros incidentes con víctimas de violencia de género?

Cuando los medios de comunicación hicieron público que presentábamos esta demanda llamaron abogados de algunas víctimas que, resumiendo un poco, nos dijeron que ya era hora de que alguien levantara la voz.

– Sí, pero nadie más ha dado un paso adelante…

Nos han contado que a ellos les había pasado lo mismo con su víctima y que al final retiró la denuncia. Hay un dato alarmante en Euskadi sobre la violencia de género y es que, según el Poder Judicial,  es la comunidad que más mujeres retiran las denuncias. Pero lo dicen y se quedan tan anchos.

– ¿Sin más explicaciones? 

"Euskadi es
la comunidad autónoma donde menos órdenes
de protección
se conceden"

Eso es, y lo que yo pido es que se investigue por qué en Euskadi ocurre esto y también por qué es la comunidad donde menos órdenes de protección se conceden en proporción al número de denuncias por población y ese es otro dato gravísimo.

– ¿El instructor del expediente se puso en contacto con ustedes para recabar su opinión?

No y lo que me parece mucho más grave es que tampoco lo ha hecho con la víctima. A ella todavía nadie le ha pedido perdón. Otra cosa quiero decir sobre esta cuestión. Cuando se difundió la noticia vino a la Asociación otra víctima con un caso muy parecido y que al final retiró la denuncia porque se sintió mal y dijo que no quería volver más a ese juzgado. La estuvimos animando para que mantuviera la denuncia pero no hubo manera. Entonces enviamos al  Consejo el testimonio con la declaración de esta segunda víctima y tampoco la han llamado. Simplemente han escuchado a la juez y nada más.

– ¿Echó de menos en el debate entre los candidatos de los cuatro partidos políticos propuestas nuevas y más efectivas para luchar contra la violencia de género?

Efectivamente pasaron todos de refilón sobre el tema, pero sí me consta que PP y PSOE están sensibilizados con esta cuestión.

– ¿No le han entrado nunca ganas de arrojar la toalla?

Al revés, estoy con más fuerzas. El Poder Judicial, y no lo vamos a permitir,  se ha cargado el `No es no´ que es el lema de una campaña  de lucha internacional de las organizaciones de mujeres que nos ha costado mucho sacarla adelante. Ahora los estados democráticos normales consideran los derechos humanos como una prioridad y valoran social, política y judicialmente que el "no es no". A una mujer a la que van a violar no le podemos exigir que sea una heroína porque a veces le puede costar la vida. Quiero mujeres con la cabeza bien alta que digan: dije no y, a pesar de decir no, me han violado. Pues eso ya no vale para el Poder Judicial y esa es una lucha, no ya de mi generación, sino de generaciones anteriores que llevamos siglos para que este tipo de conductas sean valoradas, comprendidas y tratadas con dignidad por los jueces.

(*) Íñigo Corral es periodista.