Iglesias intenta frenar la oleada de críticas por la estrategia electoral y la confluencia

Unidos_Podemos_26J
Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, junto al coordinador federal de IU, Alberto Garzón y otros dirigentes de ambos partidos durante la valoración de los resultados la noche del 26J. / Dani Gago (Efe)
Actualización de las 18:30 con las declaraciones de Iglesias sobre las críticas

Las direcciones de Podemos e IU se reunieron ayer para valorar los resultados electorales del 26J. Una jornada que, como reconocieron, no cumplió sus expectativas y les dejó con poco más de un millón de votos menos de los que obtuvieron ambas formaciones el pasado 20D. La tónica general en las comparecencias del coordinador federal de IU, Alberto Garzón, y el secretario de organización de Podemos, Pablo Echenique, fue la de mostrar desconcierto sobre las causas de la fuga de votos. Ambos dirigentes también defendieron con rotundidad la alianza de Unidos Podemos en sus palabras públicas. Esa es la consigna oficial y por el momento mayoritaria, según las fuentes consultadas por cuartopoder.es en una y otra formación. En cualquier caso, las mismas fuentes consideran probable que puedan surgir voces críticas con la confluencia y que se reabra el debate. Algunas, de hecho, ya han ido apareciendo en las últimas horas principalmente en artículos de opinión o mensajes en las redes. Y hasta el propio Pablo Iglesias se ha referido a ellas intentando frenarlas llamando a la calma y la responsabilidad. "No es serio que uno intente arrimar el ascua a su sardina a toro pasado. Si alguien pensaba que la alianza con IU no iba a funcionar tendría que haberse opuesto en su momento", ha destacado en declaraciones a La Sexta.

Publicidad

En Podemos hay una parte de la militancia más favorable a la “transversalidad” frente a la identificación con la izquierda clásica de IU. Y también otro sector que considera errónea una estrategia exclusiva de márketing político demasiado encorsetada. En IU, los sectores críticos con Garzón ya mantuvieron una postura visiblemente escéptica al acuerdo con Podemos que puede reflotar en próximas fechas. Fuentes cercanas al equipo del secretario general de Podemos, consideran inevitable que el debate sobre la conveniencia de la confluencia o la forma de realizarla se abra. Y recuerdan que este aspecto siempre ha estado encima de la mesa en las diferentes “almas” del partido. “No hay una única explicación para esta pérdida de votos”, añaden.

Una de estas almas, ya activa antes del 20D, lanzó un mensaje ayer a través de las redes sociales. En un canal de la aplicación móvil Telegram llamado “Pueblo, patria, Podemos”, que agrupa a militancia partidaria de las tesis más cercanas a Íñigo Errejón, criticaron ayer la confluencia y la “precipitación” de Iglesias al asegurar la continuidad de la misma. “El resultado de ayer depende de multitud de factores, no se puede valorar por un único elemento sino por muchos en su conjunto. Partiendo de esta realidad, la llamada confluencia con Izquierda Unida, que ya en su momento Sergio Pascual dijo que debía ser un matrimonio de conveniencia, resultó ser un lastre para nuestro partido. La identificación con el bloque de izquierdas tradicional, caduco, que no ilusiona; la mala convivencia en multitud de territorios, su egocentrismo por ver quien tiene la bandera más grande nos lleva a valorar si es lo deseado. ¿Queremos seguir siendo Podemos?”, señala el texto. Jorge Moruno, responsable de discurso, otra voz teóricamente cercana a este grupo, llamó ayer a retomar el debate sobre qué debe ser Podemos y qué se ha interrumpido con la cita electoral. Moruno siempre ha defendido con firmeza que es más relevante construir una identidad nueva que refundar la izquierda.

Otra voz surgida hoy mismo es la del citado Pascual, ex-secretario de organización de Podemos. En una entrevista con Canal Sur ha afirmado que la alianza con IU ha sido "demasiado apresurada" y "demasiado ambiciosa en términos de poner etiquetas". Sergio Pascual (Podemos) cree que la confluencia con IU ha sido "demasiado apresurada". "Hubiera sido mejor haber planteado que éramos una coalición de partidos y que cada uno tenía su cultura política y su identidad propia pero que ponía sus siglas por detrás de los ciudadanos", ha defendido ya que de haberlo hecho así opina que"hubiera sido más fácil dirigirnos a los ciudadanos y no perturbar cómo llegaba el mensaje". También Mónica Oltra, líder de Compromís y que ha tenido una amplia presencia en campaña, ha dado su opinión. "En Política, dos más dos no siempre son cuatro. Probablemente parte del electorado está más en la centralidad y no lo ha visto con buenos ojos. Con determinadas confluencias no se llega igual, pero lo tendremos que analizar con tranquilidad", ha destacado en la Cadena SER.

Sobre la mesa también están las teorías de Juan Carlos Monedero, exdirigente del partido. En un artículo en su blog critica la tibieza de Podemos respecto al PSOE y un “discurso hueco”. “Si no das herramientas para movilizar a tus votantes, tus votantes no se van a movilizar. Los dos partidos que no han criticado a las fuerzas contra las que peleaban no han sacado el resultado esperado. C´s criticaba sólo a Rajoy porque si criticaba al PP pensaba que no le iban a votar. Y ahí está el resultado. Podemos hacía lo mismo con el PSOE, evitando criticar al partido para ganar a sus votantes, limitándose a criticar a la dirigencia. Dando a veces la sensación de que lo que realmente querría es ocupar el lugar del PSOE, sin entender que el PSOE forma parte de un mundo que pertenece ya al pasado. El rizo lo ha completado la campaña electoral, que buscaba ser una suerte de PSOE punto dos”, afirma. La contestación de Moruno, a través de Twitter es la siguiente: “Hablar de "márketing vs contenido" es una excusa para volver a "la izquierda". Euskadi y Catalunya desmienten esa postura moralista".

En una línea parecida a la de Monedero se sitúa Jaime Pastor, histórico dirigente fundador de la actual Anticapitalistas. En un artículo en la revista Viento Sur sintetiza unas líneas que comparten generalmente los militantes de esta organización integrada en Podemos. Como apuntes posibles de respuesta a los resultados, Pastor destaca que habría que encontrarlos “en la coexistencia y sucesión de distintos discursos en poco tiempo que han podido desconcertar a uno y otro lado de su potencial electorado”. Opina que a partir sobre todo del 20D, “se pasó a olvidar el eje pueblo versus casta para alinearse en la izquierda en su sentido más convencional, incluyendo al PSOE en ella como fuerza de cambio y, a la vez, pactando con una IU que aspiraba a reconquistar el espacio de una izquierda rupturista y que se ha insertado ahora dentro de un caótico encaje de distintos discursos por parte de Pablo Iglesias que no ha logrado convencer a una parte significativa de votantes de esa formación”. Critica también el modelo de partido, como ha hecho en otras ocasiones y “la ambigüedad programática” ante cuestiones como la actitud ante la troika o el problema de la deuda.

Como Monedero, que indica que “va caminando en la dirección correcta” aunque pide a IU menos insistencia con su historia, su apuesta es seguir con la confluencia. “Toca ahora hacer de oposición, reformular discurso compartido y propuestas programáticas coherentes sin temor a la radicalidad, reforzar un municipalismo democrático y desobediente desde los "ayuntamientos del cambio” y no retroceder en el camino de las confluencias, incluida IU. Buscando siempre, eso sí, reconstruir lazos con las organizaciones sociales desde las resistencias que sin duda se van a producir frente a la austeridad ordoliberal y este régimen a su servicio”, afirma.

Mientras, IU celebró ayer una Ejecutiva en la que según las fuentes consultadas hubo un consenso generalizado respecto a la necesidad de hacer un debate más detallado y concentrado en lo que ha sucedido. La mayoría de la dirección es afín a Garzón y su apuesta por la confluencia. El sector que se agrupó en la candidatura IU Sí con Más fuerza, crítico en cómo se desarrolló el proceso de confluencia, todavía no ha hecho un diagnóstico claro de la situación, según señalan a este medio. Izquierda Abierta, que también se había mostrado crítica con el proceso, pidió ayer más autocrítica en la Ejecutiva y esgrimió que una de las razones de los malos resultados ha sido la "verticalidad" y la poca participación que ha habido en el proceso de confluencia. "Se debe hacer una reflexión no tanto en la unidad sino en cómo hacerla", afirman fuentes de IzAb. El próximo 16 de julio se reúne por primera vez el nuevo órgano de dirección que cumplirá una función parecida al anterior Consejo Político Federal y será ahí cuando se visibilicen de nuevo las diferentes posiciones.