PP y PNV preparan su próximo 'matrimonio de conveniencia' en Euskadi

PNV_PP_investidura_efe
La Presidenta del Congreso, Ana Pastor (PP), conversa con el portavoz del PNV, Aitor Esteban y el diputado Pedro Azpiazu, durante la sesión constitutiva del Congreso. / Ballesteros (Efe)

Ante un micrófono y una cámara de televisión, los nacionalistas vascos manifiestan solemnemente que no tienen ningún interés y menos necesidad de establecer acuerdos con el PP, aunque siempre están dispuestos a escuchar ofertas, pero en la intimidad y con encuestas en la mano, la 'familia jeltzale' admite que, tras las próximas elecciones autonómicas (que se celebrarán el próximo otoño) su "entendimiento" con el PP va a ser más que notable. Admiten también los populares que, tras las elecciones vascas, PP y PNV están "condenados" a convertirse en pareja de hecho. No les queda otra: ni Mariano Rajoy puede permitirse el lujo de perder un solo apoyo, ni el lehendakari, Íñigo Urkullu, que aspira a ser reelegido, va a poder ser investido sin el apoyo de un grupo que le aporte los suficientes escaños para darle estabilidad ante el frente que conformarán Podemos y Bildu.

Los socialistas, según las encuestas que manejan tanto los de Rajoy como los peneuvistas, no obtendrían los suficientes escaños como para permitir la investidura, ni una legislatura estable al PNV, así que el "matrimonio", dadas las necesidades de unos y otros, está casi servido.

Publicidad

La cuestión es que el PNV prefiere dejarlo todo para después de las elecciones vascas y al PP le corre prisa, pero, en caso de que Ciudadanos finalmente cambie de criterio y se plantee pactar un programa de gobierno con el PP, que permita dar un "Sí" a la investidura de Rajoy, en lugar de una abstención, los nacionalistas vascos podrían aportar también su abstención e incluso un voto afirmativo. Con ello sueña Rajoy. Y Urkullu no lo descarta, pero, antes o después, esa asociación, basada en el quid pro quo de quienes fueron antagonistas, está a punto de ser un hecho.

Esta unión de intereses está llevando incluso a replantearse a los populares la candidatura del todavía ministro de Sanidad en funciones, Alfonso Alonso, a presidir el gobierno vasco. Hasta poco antes de las elecciones el "regreso" a su tierra, para competir con Urkullu, se daba por hecho en el PP, pero ahora son muchas las miradas que están dirigiéndose hacia Javier Maroto, vicesecretario nacional de acción sectorial del PP, porque consideran que, en palabras de un dirigente del PP, "no podemos prescindir de la figura de Alonso en el gobierno nacional y mucho menos para ir de costalero del PNV. Necesitamos su talante, su experiencia en el gobierno y en el Parlamento...".