CUARTOPODER | Publicado: - Actualizado: 16/5/2017 00:40

Eduardo Ocaña *

Clara Serra, Responsable del Área estatal de Igualdad, Feminismos y Sexualidades de Podemos y diputada en la Asamblea de Madrid, en una rueda de prensa. / Podemos (Flickr)
Clara Serra, Responsable del Área estatal de Igualdad, Feminismos y Sexualidades de Podemos y diputada en la Asamblea de Madrid, en una rueda de prensa. / Podemos (Flickr)

Además de profesora de Filosofía, Clara Serra (Madrid, 1982) es responsable del Área estatal de Igualdad, Feminismos y Sexualidades de Podemos y, tras las elecciones autonómicas del 24 de marzo del año pasado, diputada en la Asamblea de Madrid, en la que preside la Comisión de Mujer. Fue una de las 10 personas que dimitieron el pasado marzo del Consejo Ciudadano autonómico de Madrid por diferencias con la dirección madrileña. Después de la denuncia la semana pasada por parte de varias mujeres del Círculo Joven de Podemos en Madrid y la expulsión de los agresores, atiende vía telefónica a cuartopoder.es para hablar de estos temas.

— El pasado 4 de agosto saltaba a los medios la denuncia de 4 mujeres del Círculo Joven de Podemos Madrid por casos de abuso y agresiones machistas por parte de varios compañeros y la expulsión de estos. ¿Ha sido Podemos lo suficiente rápido y contundente?

— Hay que aclarar que este es un tema del que se ha informado mal. Estas chicas denunciaron en su círculo comportamientos machistas de diversos grados y es el propio círculo, que es un espacio autónomo y que no es orgánico, el que acaba decidiendo expulsar a los compañeros de manera preventiva. Fue el círculo quien decidió la expulsión, no ningún órgano de Podemos. Una vez que eso pasa, formamos una Comisión con la Secretaría de Organización y el Área de Igualdad, respondiendo al protocolo que tiene el Área de Igualdad en estos casos: investigar qué ha pasado, hablar con las dos partes y hacerlo con todas las garantías para generar un informe para la Comisión de Garantías, que según nuestros estatutos es quien tiene que resolver.

— ¿Cuál ha sido entonces el papel de la organización? ¿Ha sido suficiente? ¿Qué medidas va a tomar Podemos para que estas agresiones no puedan volver a producirse?
— Lo relevante es si la organización sabe responder a este tipo de situaciones de forma inmediata, cuidadosa y bien pensada. En este sentido creo que Podemos ha reaccionado bien, ha quedado claro que no vamos a tolerar el machismo y hemos transmitido nuestro respaldo no solo a estas chicas, sino a cualquier otra persona que pueda sufrir algo así. Y, por otro, se ha abierto un proceso con garantías en el que se escucha a ambas partes y se toman decisiones con todo el cuidado del mundo y garantizando la presunción de inocencia.  Podemos, desde el Área de Igualdad, tiene para los casos de acoso sexual o por razón de género un protocolo especialmente delicado. Es un protocolo en el que aún estamos trabajando y que desde esta área llevamos tiempo avanzando. Se ha puesto en funcionamiento para este caso concreto y para que más adelante exista de forma permanente, para que quede claro cómo se resuelve si vuelve a suceder.

 — En un sociedad en la que aún existe un gran componente machista y de agresiones a mujeres, ¿es posible que una organización tan heterogénea como Podemos pueda evitar reproducir estas dinámicas?

“Ha quedado claro que en Podemos
no vamos a tolerar
el machsimo”

— Desgraciadamente en los partidos políticos hay machismo, como lo hay en toda la sociedad. En Podemos es especialmente difícil, dado que es un partido nuevo que se construye muy rápidamente y pensado para llegar a las instituciones, además con una gran pluralidad de gente que la integra. Esto que es una virtud, en este caso lo hace más difícil y te encuentras a todo tipo de personas en la organización, algunas que han trabajado el feminismo más que otras y supone un trabajo muy difícil para quienes tenemos el empeño de conseguir una organización igualitaria. En las decisiones políticas y orgánicas, como la paridad en los actos o las listas cremallera, esto es más fácil, pero hay otros ámbitos en los que es más complicado actuar.

— ¿A qué situaciones se refiere? ¿Cómo se trabaja desde el Área de Mujer e Igualdad del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos para promover la igualdad dentro de la organización?
— Si una organización quiere ser feminista tiene que ser orgánica y formal, porque cuando hay informalidad y las cosas se deciden fuera de espacios políticos formales por relaciones de confianza es muy difícil contrarrestar las dinámicas masculinas. Cuando la decisión se toma en un espacio orgánico es más fácil revertir esas dinámicas. En un partido que se construye tan rápido, hay situaciones que se pueden escapar. En la elección de candidatos o cabezas de lista seguimos viendo una gran diferencia entre hombres y mujeres. En los puestos de primera línea se presentan menos mujeres. No hay una solución simple, por ejemplo, no puedes hacer un mecanismo de corrección que diga que en una comunidad autónoma toca un hombre porque en otra comunidad hay ya una mujer. Aquí es donde afloran ciertas dinámicas: menos mujeres dan el paso respecto al número de hombres. Son cuestiones que se revierten con trabajo a medio y largo plazo, que requieren empoderamiento de las mujeres, concienciación, mucha formación…

Tenemos una hoja de ruta que es hacer un Plan de Igualdad en Podemos, analizar toda la organización y estudiar los problemas que hay y a qué se deben y proponer un plan integral. Es algo a lo que están obligadas las empresas, algo que nos parece bien y, obviamente, Podemos tiene que hacerlo también. Es algo que por cuestión de recursos y prioridades aún no se ha podido hacer. Por eso, ahora que toca construir mejor la organización y repensar el modelo organizativo, tiene también que ser el momento en el que no se posterguen este tipo de prioridades. Hay que parar y ver los obstáculos que hay en Podemos a la igualdad y abordarlos. Nos toca feminizar la política y feminizar la organización. Se ha convertido en una expresión de moda, que todo el mundo asume como buena y alrededor de la que se ha creado debate, eso está bien. Pero feminizar la política o Podemos no se puede hacer sin mujeres, aunque estemos todos y todas implicadas. Sería una trampa paradójica feminizar un partido sin las feministas.

— En otro orden de cosas, usted fue una de las 10 personas que dimitieron el pasado marzo del Consejo Autonómico de Madrid de Podemos. Ya se habla de primarias tras el verano para renovar el órgano. ¿Las personas que dimitieron van a formar o apoyar alguna candidatura?

“ Apoyaré a quien
se presente con un proyecto ganador para Madrid y plantee garantías
y mecanismos para que no vuelvan a ocurrir los errores de la dirección anterior”

— Es pronto para hablar de candidaturas, pero creo que esa asamblea ciudadana en Madrid es muy necesaria. Quienes dimitimos lo hicimos por un desacuerdo lo suficientemente importante como para entender que, una vez cruzada determinada línea, lo único responsable era hacerse a un lado. Fue una decisión muy difícil de tomar y especialmente dolorosa. Pero no es ningún drama. Uno tiene que aportar allí donde sabe que es útil para construir un proyecto ilusionante y que sirva a las mayorías de nuestro país, que es en lo que estamos todas y todos cuando estamos de acuerdo entre nosotros y cuando no, también. Ahora tenemos la oportunidad de volver a poner a punto la herramienta en Madrid y eso me ilusiona y me da energía. No sólo porque podemos aprender colectivamente y mejorar lo andado, sino porque lo vamos a hacer en un momento muy dulce para Podemos, en el que ya no tenemos la extrema urgencia de atarnos los zapatos mientras corremos y por fin podemos dedicarnos a construir con calma una organización más participada, más plural y más asentada. Estoy convencida de que la madurez nos va a sentar bien y que es el mejor camino para que la máquina de guerra electoral sea capaz de ganar el país de una manera sólida y estable. Es un privilegio enorme mantener la ilusión intacta y saber que este proyecto es joven y que está llamado a recuperar Madrid. Si hay una Asamblea Ciudadana, apoyaré a quien se presente con un proyecto ganador para Madrid y plantee garantías y mecanismos para que los errores de la dirección anterior no vuelvan a ocurrir, cosa que, estoy segura, vamos a lograr.

— Tras las dimisiones, en el Grupo Parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid conviven personas que dimitieron del Consejo Ciudadano autonómico y otras que aún siguen allí. ¿Se ha trasladado esta división al grupo parlamentario?
— Conozco los dos espacios relativamente bien y he de decir que el trabajo en el grupo parlamentario ha sido especialmente bueno y estoy contenta con lo que hemos hecho hasta hoy. Durante este año en la Asamblea creo que hemos tenido, además de una gran responsabilidad que llevar a cabo, las condiciones para poder cumplir con ella y creo honestamente que así lo hemos hecho todos y todas las diputadas del Grupo. Las iniciativas de la Comisión de deuda y de corrupción, convertirnos simbólicamente en el principal partido de oposición a Cifuentes y sacar proyectos de ley importantes como la Ley de Transexualidad o forzar al Gobierno a dejar de entorpecer el acceso al aborto, entre otros, son méritos nuestros. Es un grupo que tiene el reconocimiento de la mayoría de las bases en Madrid y el resto de grupos parlamentarios autonómicos; un grupo al que la propia Cifuentes ha tenido que señalar como su principal quebradero de cabeza. Llevamos tan solo un año y se puede crecer mucho. Eso sí, se trata de priorizar el trabajo parlamentario y político hacia afuera en sus diferentes versiones y no mirarnos el ombligo. Esa es una condición imprescindible. Necesitamos un Podemos que siga contando con los no convencidos, que siga tratando de seducir a quienes están indecisas e indecisos y nuestra tarea es hacerlo de la mejor forma para convencer a los que faltan y, muy especialmente, a las que faltan, porque la confianza de más mujeres es aún un reto que tenemos que tener muy presente. Nos jugamos mucho en que el trabajo parlamentario de nuestra organización sea ejemplar y útil, no hemos llegado a los parlamentos para figurar, tenemos que demostrar que sabemos poner la institución al servicio de las personas.

— Según se publicó, las dimisiones iban encaminadas a forzar precisamente la renovación del Consejo Autonómico y la Secretaría, ¿no es así?

— Quienes dimitimos no lo hicimos para hacer algo que era imposible según nuestros propios estatutos, sabíamos que el Consejo seguiría funcionando. Nos fuimos por convicción, por apartarnos de una dirección cuyas decisiones y modo de funcionar no compartes y, por tanto, no puedes respaldar. Es honesto y responsable. No vimos ninguna alternativa responsable a dimitir. En mi opinión, lo que toca ahora es mirar hacia adelante aprendiendo de los errores, para ir haciendo de Podemos cada vez una herramienta más sólida. Y la solidez de una organización se conquista haciendo que la crítica y los desacuerdos sirvan para hacernos mejores y más fuertes y se conquista, a la vez, trabajando codo con codo con quienes hemos estado más de acuerdo y con quienes hemos estado menos. Eso es lo que creo que tenemos por delante. Yo, como algunos compañeros y compañeras de Madrid, llevamos en este proyecto desde el principio y pensamos que Podemos es la mejor herramienta para cambiar nuestro país. Hemos dedicado durante años todos nuestros esfuerzos a construir este proyecto y lo seguimos haciendo día a día desde los lugares donde hemos contraído una responsabilidad. Cuidar de nuestra organización ha de ser sinónimo de construir un partido donde se pueda señalar los errores y criticarlos, con compromiso y libertad. No entiendo otra forma de estar comprometida con este proyecto. El Podemos que tenemos el deber de construir ha de seguir aprendiendo de todo lo que se movió en nuestro país con el 15M.

— Además de miembro del Grupo parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid, es presidenta de la Comisión de Mujer. ¿Cuál es el balance en esta materia en una asamblea en la que PP y Ciudadanos tienen el control?

“En materias como la violencia de género, C’s es un partido retrógrado y machista”

— La relación con el PP en temas de igualdad siempre es difícil, porque tenemos una manera de entenderlo radicalmente diferente. Con Ciudadanos, sin embargo, hay cuestiones como las relativas a los derechos LGTBI en las que nos hemos podido entender. Por ejemplo, en el caso de la Ley de Transexualidad, el Partido Popular presentó una primera propuesta que nosotros desde la oposición enmendamos porque entendíamos que no representaba lo que piden los colectivos sociales implicados.  Podemos, PSOE y Ciudadanos incorporamos todas esas demandas y, una vez enmendada, el PP no estuvo de acuerdo y se abstuvo. Y ahora está a un paso de presentar un recurso de inconstitucionalidad, como hizo con la Ley de matrimonio igualitario. En otras cuestiones relativas a feminismo y a mujer, con Ciudadanos no ha sido igual. En mi opinión es un partido retrógrado y machista, en algunos casos como en materia de violencia machista me parece que incluso con propuestas más peligrosas y conservadoras que el Partido Popular.

— En materia de mujer e igualdad también ha habido encontronazos con el PSOE, como la polémica por un acto sobre pornografía y feminismo que organizó Podemos. ¿Cómo es la relación con el PSOE?

— Con el PSOE compartimos mucho en materia de programa y propuestas y estamos totalmente de acuerdo con los avances del trabajo del Partido Socialista como la Ley de Igualdad o la Ley de Género. Ahora bien, también hay desacuerdos y el PSOE no enfoca bien esos desacuerdos. En vez de asumir que al terreno parlamentario ha llegado otro grupo político que también es feminista, no sabe gestionar bien esa pluralidad. No está a la altura de una relación con un partido político que también es feminista, pero con el que no está de acuerdo. A veces, cuando disentimos en cosas que creemos que se han hecho mal,  se ve una actitud muy reactiva, como si quisiéramos enmendar toda su tarea, cuando no es así. Y también tenemos desacuerdos en la manera de entender algunos asuntos: el del porno es uno de ellos. Hay más ejemplos, cuando Ada Colau contó el caso de una agresión sexual que había sufrido. Como en otras ocasiones, se puso en duda la persona que dice esto, lo que demuestra que queda mucho por avanzar. Como esa gente que dice que esto no se debe hablar en público sino en una comisaría. Hace falta dar visibilidad, que una política lo haga es muy importante para que otras mujeres lo hagan. Es muy significativo que los ataques más agresivos vinieran desde el PSOE, poniendo en duda que Ada Colau hubiera hecho bien hablando de eso en público. Lo cual me parece enormemente grave y demuestra hasta qué punto están a la defensiva.

Con el tema del porno pasa lo mismo. Para el PSOE, nuestro acto frivolizaba porque hablaba de pornografía con una actriz porno y, por tanto, perpetuábamos la imagen de una mujer como objeto sexual. Nosotras tenemos muchas maneras de entender el feminismo en Podemos, pero estamos de acuerdo en una cosa: nunca es mejor para las mujeres callar de temas en lugar de hablarlos. Parece que lo que quieren criticar es que mujeres se junten para hablar de un asunto desde diferentes posturas, donde no todas las que participamos estábamos de acuerdo. El PP nos criticó, pero que el PSOE hiciera lo mismo fue llamativo.

(*) Eduardo Ocaña es periodista.

Artículos Relacionados

  • Croquetiforme

    ¿Por qué el periodista ni siquiera pregunta en qué consistieron esos “comportamientos machistas en diversos grado? ¿Por qué el periodista insiste luego en denominar a una situación que desconoce, ya que ni siquiera ha preguntado, como agresiones si hasta la entrevistada aclara desde el principio que no lo fueron?

  • Volare

    Se han hecho muchos análisis sobre los resultados del 26J. ¿Cuántos miles de votos se quedaron por el camino debido a aquellas dimisiones que abrieron la veda de la sospecha y la división respecto a la investidura?
    ¿Pretende usted y su grupo más cercano presentar una candidatura sin machos alfa para reemplazar a la actual dirección en el nuevo Vistalegre?

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend