Joan Baldoví: "No nos resignamos al dilema Rajoy o elecciones"

1
Baldovi1
Joan Baldoví, portavoz de Compromís en el Congreso de los Diputados, tras la entrevista con cuartopoder.es. / Miguel Muñoz

El barómetro postelectoral del CIS publicado el pasado lunes lo situó como político mejor valorado por encima de Xavier Doménech y Alberto Garzón. Roza el aprobado con una nota de 4,96. Es el portavoz de Compromís en el Congreso de los Diputados. Al igual que en la fugaz legislatura pasada, defenderá las posiciones de su partido desde el Grupo Mixto. La coalición A la Valenciana con la que se presentó a las elecciones del 26J, junto a Podemos e IU, volvió a quedarse sin grupo propio tras la decisión de la Mesa del Congreso. No obstante, apunta que seguirán coordinados con sus compañeros de candidatura para representar a la ciudadanía de su comunidad. Joan Baldoví (Sueca, Valencia, 1958), recibe a cuartopoder.es en su despacho de la Cámara Baja para analizar la situación de incertidumbre respecto a la investidura. Cree que es una obligación moral buscar una alternativa a que gobierne Mariano Rajoy.

Publicidad

— ¿Por qué cree que es usted el político mejor valorado entre las personas encuestadas por el CIS?

— Ya había una tendencia en los últimos barómetros. Había sido cuarto y tercero. Creo que la gente básicamente ha valorado el talante que hemos tenido desde Compromís, siempre de intentar apurar hasta última hora para formar Gobierno. Evidentemente un Gobierno de cambio, porque con el PP no hemos hablado. Creo que se nos ha valorado que a pesar de ser una formación modesta siempre ponemos, como decimos en valenciano, el corazón y el hígado intentando que haya un Gobierno. Luego, creo que soy un tío afable, tranquilo y me llevo bien con todo el mundo. Eso, cuando sales por televisión, transmite. Soy muy normal. Como elogio a veces me dicen que cualquier persona es capaz de entenderme porque hablo muy claro. Me gustan esos elogios porque además es verdad que intento que toda la gente entienda las cosas, que sean de sentido común y razonables dentro de mi posición ideológica.

— Siendo un partido de ámbito valenciano, ¿supone también un reconocimiento a la visibilidad de su grupo?

— Evidentemente. Lo dije el otro día. Hay tres tipos de valoraciones que hago de la encuesta. Una a nivel personal: a mí me alegraron el día porque fue una sorpresa. De verdad que no me lo esperaba. Soy un poco novato aquí porque llevo sólo una legislatura y el trocito de la pasada. Que me pase esto en cuatro años y medio nunca me lo esperaba. Como Compromís, una formación valenciana y que su portavoz tenga la mejor valoración del Estado, nos sitúa en el mapa y ese día las redes sociales del partido estaban satisfechas y sacando pecho. Y luego, una tercera reflexión, es que los políticos valencianos somos capaces también de generar buenas noticias. Parece que cuando se habla de políticos valencianos siempre se habla de cosas malas, de tramas de corrupción, presidentes de la Generalitat, consellers o presidentes de diputaciones, que a los tres últimos los tenemos imputados. Por tanto está bien que se cierre el ciclo de los políticos corruptos y que empiece otro en el que se nos valore únicamente por el trabajo que hacemos, sea bueno o malo. Es importante que se hable en positivo.

— ¿Considera que la ciudadanía puede tener un hartazgo respecto a la situación política que hay desde después del 20D?

"Que no apruebe ningún político en el CIS demuestra que los ciudadanos están muy hartos de esto"

— Que no apruebe ningún político demuestra que los ciudadanos están muy hartos de esto. Porque además les hemos preguntado dos veces y prácticamente, con ligeras diferencias, han dicho lo mismo. No hay ya dos bloques, hay varios y los partidos que nos presentamos en comunidades autónomas seguimos persistiendo. Por tanto, la situación es la que es, éstas son las fichas que tenemos y con ellas tenemos que hacer un Gobierno. Nosotros decimos que no nos resignamos al dilema Rajoy o elecciones. Pensamos que hay una vía alternativa que se puede poner en marcha si finalmente Rajoy no es capaz de alcanzar los votos para ser presidente o si finalmente decide hacer de nuevo la espantada, que es otra de sus especialidades más reconocidas. Decimos que si fracasa o no se presenta, el PSOE tiene que tomar la iniciativa. Los demás, los que vamos a votar "no" y "no" en las dos sesiones de Investidura de Rajoy, moralmente tenemos la obligación, e insisto en la palabra moralmente, de buscar una alternativa. No podemos decir "no" y "no" y quedarnos con los brazos cruzados. Esa alternativa pasa porque el PSOE asuma su responsabilidad. Si fracasa el señor Rajoy, le toca a la segunda fuerza más votada. Y todos, e insisto en que todos, habremos de ser más generosos, más inteligentes e intentar acercarnos más al sentir de la mayoría de los ciudadanos que lo que quieren es que haya un acuerdo. Debemos dejar de lado los intereses estrictos de partido y entender que en esta situación hay que cambiar el chip, mirar de otra manera y hacer un nuevo Gobierno sea como sea. Una de las cosas que aprendí en la legislatura pasada es que con esta configuración del Congreso se puede hacer política. Hay mayorías para determinados tema que se pueden aprobar. Lo vimos con la Ley 25 de Emergencia Social, lo vimos con la petición de derogación de la LOMCE, etc. Había mayorías, variables, con las que se podía hacer muchas cosas. En regeneración democrática se podrían hacer muchísimas cosas, al igual que en temas sociales y en intentar cambiar el rumbo que se sigue en sanidad o educación.

— En esta nueva mirada que reclama, ¿se incluye también la posibilidad de convencer a C's de una posible abstención para formar un Gobierno alternativo con PSOE y Unidos Podemos?

"Si C's puede hacer un ejercicio de sentido de Estado mirando a un lado, podría hacerlo mirando al otro"

— Si Ciudadanos puede hacer un ejercicio de sentido de Estado mirando a un lado, podría hacer otro ejercicio de sentido de Estado mirando al otro. Sería lo mismo. Porque tan legítimo es que haya un Gobierno del PP como que haya otro que tenga los votos suficientes. Bajando a la arena, 156 votos son más que 137.

— ¿Qué opina de las seis condiciones que ha puesto Albert Rivera para negociar un hipotético sí a Rajoy?

— Me parece que el listón lo ha puesto muy bajito. No es un listón con el que se tenga que hacer un esfuerzo como Ruth Beitia, sino que un chaval o chavala de secundaria podría saltarlo. Son condiciones que además algunas no están en mano del PP. Creo que es un precio muy barato. No son exigencias de un calado importante, aunque tenga que sacrificar una ficha como mi estimada Rita Barberá. Son fichas menores que el PP se podría permitir. Son exigencias muy asumibles por el PP y que no le van a suponer un gran esfuerzo. Y si no, ya lo veremos el miércoles que viene en su Comité Ejecutivo.

— ¿Cree que este posible paso de C's al sí es una manera de presionar al PSOE para que cambie de opinión? ¿Surtirá efecto?

— Entiendo que está hecho justamente en esa dirección, para presionar al PSOE. Ahora, a mí dirigentes del PSOE presentes en el Congreso me reafirman que ellos van a votar que no. Lo que le pediría al PSOE es que eso del “no es no”, no durara una semana. Que durara lo que tiene que durar y fuera coherente. Y que si finalmente el PP es incapaz de generar nuevos votos que asuma su responsabilidad. Aunque sea un Gobierno de recorrido corto o en el que pactemos diez temas. Pero entiendo que tenemos una responsabilidad moral si finalmente Rajoy no es investido. Resignarnos a unas terceras elecciones sería peligroso por la distancia que tienen ya los ciudadanos respecto a la política. Y sería muy decepcionante como políticos, pero sobre todo para la ciudadanía. Por tanto, no nos podemos resignar.

— Señalaba en enero, en una entrevista con este medio, que había gente en el PSOE jugando a la contra de que hubiera un gobierno de izquierdas. ¿Qué parte o alma del partido cree que se impondrá?

— Yo espero que se imponga el alma que dijo que votaría "no" siempre al PP. Espero que no hagan caso de los cantos de sirena de algunos expresidentes cómodamente acomodados en algunos consejos de administración.

— Nuevamente les han negado el grupo parlamentario propio. ¿Qué recorrido puede tener el recurso que han puesto al Tribunal Constitucional?

"La Mesa no
puede tener esa arbitrariedad a la hora de decidir quién tiene grupo
"

— Las sentencias del TC, lamentablemente, acaban diciendo muchas de ellas que la Mesa tiene potestad para interpretar el reglamento. Justamente ahí esta el quid de la cuestión. Nosotros lo que sí que vamos a reclamar esta legislatura es una revisión del reglamento del Congreso para que no pueda ser interpretado. Nos encontramos ahora en el Grupo Mixto con un grupo de 8 diputados que distorsiona completamente el funcionamiento del grupo al pasar de ser 11 a ser 18. En cambio, otras veces se pudo hacer un grupo canario con tres diputados canarios y dos toledanos, por ejemplo. La Mesa no puede tener esa discrecionalidad o arbitrariedad a la hora de decidir quién tiene grupo y quién no porque al final lo que se está haciendo con estas decisiones es política. Con el mismo resultado que CIU en la pasada legislatura, ellos tuvieron grupo en la XI Legislatura y Bildu no lo tuvo en la X. Es algo que distorsionó también el Grupo Mixto porque éramos 18. No puede ser que en la anterior legislatura, en la que CIU tampoco cumplía los requisitos totales, se fuera generoso y que en ésta, por hacer un gesto político, no tenga grupo. Las interpretaciones son tan grandes que lo que hay que hacer es un reglamento que no pueda ser interpretado por la Mesa.

— ¿Consideran que tienen mejor visibilidad dentro del Grupo Mixto que en un subgrupo de Unidos Podemos como han hecho, dos veces, En Comú Podem y En Marea?

— Sí, sin ningún género de duda. Lo tuvimos en la pasada legislatura y creo que la vamos a tener también en ésta aunque tengamos a la antigua CDC. Eso no quita para que colaboremos con nuestros compañeros de A la Valenciana como lo hicimos en la pasada legislatura presentando cosas que afecten a los intereses del conjunto de los valencianos como iniciativas de financiación o de infraestructuras. Las podemos presentar conjuntamente y defenderlas cada uno en su grupo. Porque en la política a veces no se trata tanto de decir quién ha hecho cada cosa sino de colaborar, con independencia de que cada uno tengamos nuestro camino. Pero la colaboración es absolutamente imprescindible.

Baldovi2
Baldoví, tras la entrevista. / M.M

— ¿Cómo ve la relación entre Compromís y el PSOE en el Gobierno autonómico de la Comunidad Valenciana?

— Lo que hay es muy buena sintonía en el Gobierno. Es evidente que puede haber roces pero la sintonía entre el presidente Ximo Puig y la vicepresidenta Mónica Oltra es muy buena. Eso ayuda a que el trabajo en las diferentes consellerías salga adelante. Por tanto, como ciudadano y espectador privilegiado estoy muy satisfecho porque veo que las cosas funcionan razonablemente bien

— Se está barajando la entrada de Podemos a ese Gobierno. ¿Cuál es la situación?

— Se tendrá que hablar. Nosotros en su momento ya quisimos un acuerdo a tres y fue Podemos el que se quedó fuera. Se tendrá que hablar porque las Consellerías han empezado a andar y supondría una remodelación. Entiendo que hay buena voluntad de diálogo y se llegará a un acuerdo pero hay que ver, porque dentro de Podemos también hay voces que prefieren no entrar en el Gobierno. Podemos tendrá que definir claramente qué es lo que quiere y cuando lo haga pues se reunirán las comisiones del Pacto del Botánico. Supongo que con la misma generosidad que se realizó ese pacto se podría reeditar uno nuevo.

— Alberto Garzón se ofreció como mediador entre PSOE y Podemos para explorar una alternativa al PP. De momento no parece que haya reuniones. ¿Compromís podrá también realizar este papel? ¿No hay contactos todavía con los socialistas o se está, como señalan desde Unidos Podemos, a la expectativa?

— Por supuesto que podríamos jugar ese papel. Por nuestra parte, en conversaciones de manera informal aquí en el Congreso, seguimos lanzando mensajes al PSOE de que esto es posible. Y seguimos lanzando mensajes de que si nos necesitan para cualquier cosa, Compromís sabrá estar a la altura de lo que se le exija. Sea mediación o lo que sea. Nuestro objetivo es que el señor Rajoy no sea presidente los próximos cuatro años.

1 Comment
  1. Volare says

    En el PSOE sólo cabe una opción alternativa y es que Podemos le da la investidura gratis. UP no va a tocar sillón ni silla ni nada que tenga más de tres patas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.