Se multiplican en la izquierda las voces que reclaman a Sánchez una alternativa a Rajoy

Eduardo Ocaña *

El líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón (i) y el de Podemos, Pablo Iglesias, conversan con la presidenta del Congreso, Ana Pastor, en la constitución de la Diputación permanente el pasado jueves. / Chema Moya (Efe)
El líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón (i) y el de Podemos, Pablo Iglesias, conversan con la presidenta del Congreso, Ana Pastor, en la constitución de la Diputación permanente el pasado jueves. / Chema Moya (Efe)

Publicidad

Finalmente, Mariano Rajoy aceptó las condiciones de Albert Rivera y sus equipos comenzaron a negociar. Con fecha para el debate de investidura, el próximo 30 de agosto, ambos partidos tratan de trasladar toda la presión al PSOE, que se ha reiterado una y otra vez en su “no” a Rajoy. Mientras desde el bloque conservador le acusan de llevar a España a unas terceras elecciones en el día de Navidad por mantener su rechazo, desde las fuerzas de izquierda del Congreso piden a Pedro Sánchez que ofrezca una alternativa junto al “no” a Rajoy. Tanto Podemos como sus aliados dentro de su grupo parlamentario, Izquierda Unida, En Comú Podem y En Marea, así como Compromís coinciden en defender un pacto de gobierno progresista junto a los socialistas ante el hipotético fracaso de Rajoy.

Publicidad

Primero fue Pablo Iglesias, que reapareció el pasado jueves en el Congreso y desveló que había conversado con Sánchez  para tratar la posibilidad de explorar un gobierno juntos ante el previsible fracaso de Rajoy. El líder socialista y su partido negaron que hubieran abordado ese tema con Iglesias. Sin embargo, desde Podemos y las confluencias se multiplican las voces que reclaman que el PSOE abra la posibilidad de un gobierno distinto si rechaza al Partido Popular y Ciudadanos. Jorge Moruno, responsable de discurso y argumentario de Podemos, señala a este medio que su partido tiene “la mano tendida para todo lo que sea una opción de alternativa a Rajoy”. Y añade que el 31 de agosto, día de la primera votación de investidura, “es el PSOE quién debe decidir qué rumbo tomar”. Para él, la disyuntiva de los socialistas es “o que el partido de los recortes y el más corrupto de Europa vuelva a gobernar o que se impulse un gobierno de cambio”.

Desde Podemos, niegan la premisa de unas terceras elecciones si Rajoy no es presidente, “siempre y cuando”, añade Moruno, el PSOE esté dispuesto a evitarlo y a “explorar la posibilidad de un gobierno distinto”. Y creen que el partido socialista podría llegar a cosechar más apoyos parlamentarios que un PP “aislado”, con el único apoyo de Ciudadanos, “cuya única razón de ser es frenar a las fuerzas del cambio”. Para ello, opinan que Pedro Sánchez no debe tener miedo a negociar con nacionalistas o independentistas: “El PP lo censuró y luego no tuvo ningún complejo al hacerlo”.

El último en explorar la vía del pacto entre fuerzas progresistas fue Compromís en la breve legislatura anterior, con la propuesta in extremis del “Acuerdo del Prado”. Uno de sus diputados en el Congreso, Ignasi Candela, ha explicado a cuartopoder.es que la intención de su partido es poder actuar “como pegamento para un acuerdo progresista” si Rajoy fracasa. El diputado valenciano apunta que “aunque muchos dirán que es muy frágil y no dan los números”, estamos en una situación en la que “no dan los números para nadie” y añade que “el 60% de la cámara que rechaza a Rajoy es más estable que el 40% que lo respalda”. Desde Compromís, insisten en que salvo el PP, “que no encuentra más apoyos por la corrupción y maltrato al resto de grupos”, el resto de fuerzas sí tienen capacidad de diálogo. Y ponen de ejemplo Valencia, donde el PSOE gobierna con Compromís y el apoyo de Podemos, “pero en la gran mayoría de la ocasiones Ciudadanos vota con nosotros”. En cualquier caso, defienden que si el PSOE mantiene su rechazo a Rajoy, “tiene que abrir una alternativa y allí nos encontrará”.

Para En Comú Podem, socios de Podemos en Cataluña, “la única salida” a la situación de bloqueo pasa por el acuerdo entre las fuerzas progresistas. Marcelo Expósito, diputado de la coalición catalana y Secretario tercero del Congreso, apoya esta postura en que “el pacto PSOE-Ciudadanos de la pasada legislatura no llevó ninguna parte” y confían en que el nuevo pacto PP-C’s “no conduzca tampoco a nada porque el PSOE mantenga su postura”. Desde En Comú Podem señalan que ésta es la única alternativa a “un gobierno en funciones que lleva sin control 8 meses” y que “chantajea a otros partidos teniendo secuestrado al conjunto de la población” a través de un relato de “ellos o el caos”, apunta el diputado catalán. No obstante, también adelanta que para negociar, al igual que ellos reconocen que “el PSOE debe llevar la iniciativa”, por parte del partido socialista “deben reconocer que la otra parte tiene un peso electoral equivalente”.

Desde Galicia, el diputado y portavoz de En Marea en el Congreso, Antón Gómez-Reino, ha reafirmado en declaraciones a este medio su “mano tendida” a los socialistas y, aunque ve complicado “el sumatorio para que haya un gobierno de cambio o progresista”, la posibilidad está “encima de la mesa”. El diputado señala que las elecciones vascas y gallegas pueden “determinar la posibilidad de ese diálogo” y que “en Galicia es evidente” que tendrá que haber un “entendimiento” con el PSOE para construir una opción de cambio y desbancar a Feijóo. En este sentido, reconoce una postura “abierta al diálogo” en el PSOE gallego, algo que desde En Marea “se echa en falta a nivel estatal”.

La posición más beligerante con Pedro Sánchez ha llegado desde Izquierda Unida, Alberto Garzón ha publicado varios mensajes en su perfil en Twitter en los que, entre otros, criticaba el “énfasis” del PSOE “en que no quiere un gobierno alternativo” y se preguntaba a quién le tienen “más miedo” los socialistas: “¿A Rajoy o a nosotros?”. El Coordinador federal de IU cargó también contra la fecha elegida para la investidura, a la que definió como una  “jugada de póker” del PP y advirtió sobre la situación de “frustración y cansancio” que crece en la ciudadanía: “Se neutraliza la ola movilizadora de 2010-2015”, afirmó en la red social.

(*) Eduardo Ocaña es periodista.