O Congreso del PSOE o 'magnicidio': Pedro Sánchez elige susto

pedro_sanchez_mitin_redondela_efe
Pedro Sánchez, en Alameda de Redondela (Pontevedra), durante el último mitin de campaña del PSOE para las elecciones galegas de mañana domingo. / Santiago Sas (Efe)

De las últimas maniobras en el campo de batalla del PSOE, que está siendo como Waterloo pero sin las hemorroides que, según dicen ahora, provocaron la derrota de Napoleón, caben extraerse algunas deducciones importantes. La primera es evidente: será la Permanente del PSOE la que convoque el Comité Federal del partido para el próximo 1 de octubre porque el secretario general no quiere arriesgarse a que la Ejecutiva en pleno le cuestione con la excusa de unos malos resultados en Euskadi y Galicia, y, en último extremo, decida dar un golpe de mano con una dimisión en bloque que conduzca a una gestora y a su defenestración. Cabe suponer en consecuencia que Sánchez está en minoría en la dirección del partido.

Publicidad

La segunda tiene que ver con la respuesta de Sánchez a la ofensiva de sus críticos, a los que poco ha importado que el PSOE se la juegue en las dos elecciones de este domingo para lanzarse en tropel contra el secretario general, que, al parecer, ni les llama ni les escribe, y eso les tiene muy desazonados. Como antes no se atrevieron a darle el pasaporte, en el empecinamiento de Sánchez en el ‘no’ a Rajoy y su disposición a intentar una alternativa creían haber encontrado la excusa perfecta para quitárselo de en medio, con el argumento de que una terceras elecciones serían muy malas para España e intentar gobernar con 85 diputados sería un disparate para el partido, que debería conformarse en consecuencia con seguir en la oposición.

El anuncio de que Sánchez defenderá esta posición en el Comité Federal y que su intención es convocar en diciembre el Congreso del partido, previa elección directa del secretario general el próximo 23 de octubre, les ha pillado con el paso cambiado. Y en la medida en que ni la sultana andaluza ni el resto de barones díscolos han puesto en cuestión que pueda hacerlo, lo lógico es pensar es que Sánchez cuenta con mayoría en este órgano, ya que en caso contrario le pararían los pies en la cita del día 1 e irían preparando su funeral.

De las dos anteriores deducciones se colige una tercera: la única manera que tiene Sánchez de impedir su propio ‘magnicidio’ es convocar el Congreso y dejar que sean los militantes los que pongan a cada uno en su sitio. Se trata, como se ha dicho, de una estrategia inesperada porque la aristocracia socialista confiaba en que fuera el propio Sánchez el que se aviniera a abstenerse en la investidura de Rajoy de forma que él apechugara con el baldón ante los afiliados, o, en el caso de terceras elecciones, que se quemara en ellas antes de agradecerle los servicios prestados. Todo ello, lógicamente, si antes no tenían posibilidad de forzar la gestora y hacerle un Tomás Gómez a sobaquillo.

Dando por bueno que Sánchez intentará convocar el Congreso en diciembre y que la iniciativa tiene visos de salir adelante, el problema que se les plantea a los amotinados es encontrar a alguien con los bemoles necesarios para plantarle cara en la elección a secretario general del 23 de octubre. ¿Se atreverá Susana Díaz a dar el paso? ¿Lo hará García Page, que en los últimos tiempos se venía postulando al cargo? ¿O tratarán de encontrar a un tonto útil que les saque del atolladero?

Como se verá, el hecho de que Sánchez ganase el pulso de esta ‘moción de confianza’, ya sea por incomparecencia de un contrario o por obtener una mayoría incontestable, no resolvería el problema del PSOE, pero le daría el margen suficiente para intentar la investidura, siempre claro está que la tenga cocinada previamente. Son apenas unos días, porque el plazo para la convocatoria automática de elecciones concluye el 31 de octubre.

Prácticamente descartada la opción de un pacto a dos bandas con Podemos y Ciudadanos, los tiros apuntan a una alianza con los morados de Iglesias y los partidos catalanes, sobre los que el anterior comité federal había marcado una línea roja por independentistas.

El PSOE, entre tanto, habría empezado ya su proceso congresual con elecciones a nivel local, provincial y regional, previas todas ellas a la cita federal de diciembre. El anacronismo que supone mantener el sistema de delegados para el Congreso - donde cada territorio trata de obtener su correspondiente cuota de poder y mantener sus prebendas en la Ejecutiva federal- en paralelo a la elección directa del secretario general bien podría provocar que se repitiera la situación actual: un líder al frente de una dirección hostil. Y vuelta a empezar.