Los intereses personales de los barones paralizan el ataque definitivo a Sánchez

0
De izquierda a derecha, Javier Fernández, Susana Díaz y Guillermo Fernández Vara, durante la última reunión del Comité Federal del PSOE. / Efe
De izquierda a derecha, Javier Fernández, Susana Díaz y Guillermo Fernández Vara, durante la última reunión del Comité Federal del PSOE. / Efe

Los barones del PSOE, claramente alineados contra su secretario general, Pedro Sánchez, tienen un objetivo común: liquidar a su jefe de filas y evitar que siga llevando a su partido por el camino de un hipotético acuerdo de gobierno con Podemos y los partidos independentistas. Sin embargo, tras esa confluencia inicial, los intereses de unos y otros afloran para, entre otras cosas, impedir una estrategia común en lo que se refiere al "día después" de la posible salida de Sánchez.

Sin duda, eliminar a Sánchez, que ha demostrado con creces su voluntad de permanecer en su cargo, muy a pesar de buena parte de los dirigentes  regionales del PSOE, es objetivo común de líderes territoriales como la andaluza Susana Díaz; el castellano-manchego Emiliano García-Page, el asturiano Javier Fernández, el valenciano Ximo Puig o el extremeño Guillermo Fernández-Vara. Pero, una vez derribado Sánchez, los intereses de la andaluza o el castellano-manchego son directamente contrapuestos, ya que, mientras una quiere liderar o nombrar a algún fiel que lidere y le permita a ella dirigir en la sombra al PSOE, Emiliano García Page también aspira, según sus allegados, a liderar el futuro PSOE post-Sánchez.

Por otra parte, mientras Ximo Puig está claramente alineado contra Sánchez en estos momentos, su modelo territorial tiene poco o nada que ver con el de la andaluza Susana Díaz o el extremeño Fernández Vara.

En síntesis, no hay acuerdo ni consenso sobre quién debe liderar el PSOE ni sobre cómo hacerlo. Por ello, derrocar a Sánchez es objetivo común, pero, a partir de ese momento, no hay consenso que valga y sí intereses propios o particulares que, casualmente, van contra los de sus "aliados". Esa disparidad ha paralizado durante meses a los barones, quienes, si bien criticaban a placer en privado a su jefe de filas, se abstenían a renglón seguido de actuar para evitar que el poder de Sánchez recayese en otro que, si bien ahora es "aliado", no tardaría en ser enemigo.

Frente a todos ellos, Pedro Sánchez, azuzado todos los días desde que llegó a dirigir el partido por sus compañeros barones, ha jugado excepcionalmente su papel de secretario general que gana pequeñas batallas y que es consciente de que, resultados electorales al margen, su tiempo es oro y que cada día que pasa se fortalece un poco más en su puesto.  En este momento, el objetivo de Sánchez pasa por frenar los envites de los barones y jugar sus cartas, apelando a la militancia, para poder seguir al frente de la secretaría general y forzar su nueva nominación como candidato del PSOE a las que serían las terceras elecciones, si se llegan a repetir  los comicios ante la situación de bloqueo político. Los barones, por su parte, no lo quieren, pero tampoco quieren ver a otros de sus hoy compañeros dirigiendo con mano firme el PSOE.

Quienes desean que Sánchez pase a mejor vida no tienen todavía una estrategia consensuada para acudir al Comité Federal del próximo día 1 de octubre. Y tras la hábil puesta en circulación del entorno de Sánchez de su intención de proponer la convocatoria de un congreso con su elección de secretario general por primarias hacia finales de octubre, la respuesta de los barones ha sido prácticamente un sonoro "No", pero no ha habido un solo  intento por ponerse de acuerdo en el nombre de un hipotético rival para batir a Sánchez. Si por casualidad Sánchez lograse salirse con la suya, los barones no tendrían prácticamente  tiempo para organizar una respuesta contundente a Pedro Sánchez.


loading...

Leave A Reply

Your email address will not be published.