Begoña Gutiérrez: “Soy más del Podemos del 15M que del que está cerca de la extrema izquierda”

1
Begoña_Gutierrez
Begoña Gutiérrez, secretaria general de Podemos en Sevilla, diputada autonómica y candidata a liderar el partido en Andalucía. / Andalucía Plaza a Plaza

La secretaria general de Podemos en Sevilla y diputada del partido en Andalucía es una de las tres principales candidatas a la secretaría general autonómica de la formación morada. Junto a Teresa Rodríguez, actual líder, y Carmen Lizárraga concurre a las primarias que Podemos abre oficialmente hoy 7 de noviembre. De profesión, funcionaria del Cuerpo de Gestión Procesal Administrativa de la Administración de Justicia, forma parte de la candidatura Andalucía Plaza a Plaza, junto con otros nombres importantes del partido, sobre todo Sergio Pascual, diputado en el Congreso y exsecretario de organización estatal. Su proyecto acercó posiciones con el de Lizárraga. Ambos son considerados como afines a Íñigo Errejón, aunque rechazan las etiquetas de 'errejonistas' y se muestran críticos con la dirección de Rodríguez. Pero finalmente concurrirán por separado. Begoña Gutiérrez (Sevilla, 1975), atiende a cuartopoder.es vía telefónica para explicar la líneas principales de su iniciativa.

Publicidad

— ¿Cuáles son sus motivaciones para aspirar a la secretaría general de Podemos en Andalucía?

— Fundamentalmente he decidido presentarme porque creo que Podemos Andalucía tiene que ser un Podemos más de propuestas que de protesta. Debe mirar más al futuro que al pasado. Y básicamente porque creo que nuestras acciones tienen que tener mayor impacto en la vida de la gente que en los medios de comunicación.

— ¿Cuáles son las principales líneas políticas que defiende Andalucía Plaza a Plaza?

— Las prioridades son una apuesta fundamental por el municipalismo. Garantizamos que vamos a dotar de recursos, con un 20% del presupuesto, para dinamizar nuestros círculos, consejos ciudadanos y concejales que ya están trabajando en los municipios. Por supuesto vamos a pedir el CIF propio y el subgrupo propio en el Congreso de los Diputados. Otra de las prioridades es el tema de la Comisión de Garantías, ya que no ha estado activa en el último año y medio y la consideramos básica para el funcionamiento de nuestra organización.

— Respecto al asunto del subgrupo en el Congreso, según tenemos entendido, se planteó desde la dirección pero finalmente no se consiguió. Se pretendía llegar al estatus que tienen En Comú Podem y En Marea. ¿Por qué sería importante?

— Nosotros desde el Consejo Ciudadano no llegamos a tramitar la solicitud en sí. Es cierto que tuvimos ese debate, pero por parte de la dirección andaluza no se tramitó a la dirección estatal. Entendemos que es prioritario porque, en una comunidad autónoma en la que llevamos sufriendo un Gobierno del PSOE casi 40 años, tiene que tener voz propia en el Congreso. Tenemos que tener a nuestros representantes llevando los problemas, las necesidades y demandas de la población andaluza.

— Respecto al modelo organizativo, todas las candidaturas parecen dispuestas a superar el aprobado en Vistalegre. ¿Qué aspectos diferentes defiende su candidatura?

"Hemos elegido desde el primero al último de nuestra lista por primarias. Ese es elemento diferencial clave entre las tres candidaturas"

— Básicamente hemos cumplido lo que establece nuestro código ético. Entendemos que un partido político no puede ir desligado de un código ético. Y la base del mismo son las primarias. Nosotros hemos elegido desde el primero al último de nuestra lista por primarias a nivel provincial. Ése es elemento diferencial clave entre las tres candidaturas. También apostamos por disminuir las atribuciones y el protagonismo de la secretaría general en favor del Consejo Ciudadano andaluz. Que sea este órgano de dirección el que tenga el auténtico peso decisorio dentro del partido. Y sobre la Comisión de Garantías, que debe ser un órgano completamente independiente y que debe funcionar al cien por cien dotándolo de recursos propios.

— ¿Qué opinan del llamado “modelo Yagüe”, defendido por la candidatura de Lizárraga? Plantean eliminar la secretaría general y la Ejecutiva para establecer una portavocía coral.

— Desde nuestra candidatura, vemos la propuesta planteada por Juan Moreno Yagüe y Francis Jurado como una apuesta excesivamente arriesgada. Sí que hemos asumido algunas cosas que ellos llevan en su documento. Por ejemplo, que la priorización de las líneas políticas tenga que acordarse a través del sistema “Demo 4.0” para que sean tanto los consejeros como el resto de inscritos quienes decidan. Pero sobre asumir el total del documento y la desaparición de las secretarías generales y los consejos ciudadanos municipales entendemos que llevamos dos años construyéndonos en Andalucía y ahora mismo sería echar por tierra el trabajo de muchas personas en sus territorios.

— Hubo un acercamiento entre ustedes y el proyecto de Lizárraga, Ahora Andalucía. ¿Por qué no se pudo llegar a un acuerdo para presentar lista conjunta? Se ha publicado en algunos medios que tanto usted como Sergio Pascual fueron vetados.

— Es cierto que no se ha podido llegar a un acuerdo. No voy a entrar en asuntos de confrontaciones personales porque esto es una confrontación meramente política. Aquí lo que hay son tres proyectos políticos y tres modelos de entender la organización para que los andaluces decidan. Nosotros teníamos clarísimo que era prioritaria la elección del primer al último candidato por primarias, según establece nuestro código ético. Teníamos que ser coherentes con aquello en lo que creemos. De hecho, del resultado de esas primarias, nosotros que hacemos una apuesta por la feminización de la política, se llega a que cinco mujeres lideren sus provincias.

— Han sido muy críticos con la convocatoria de esta asamblea ciudadana. Consideran que no era el momento y que debería haber sido de otra manera.

— La convocatoria de la asamblea ha tenido sus déficit. Pero estamos ya en el debate y hay que desear lo mejor a cada candidatura. Sí es cierto que no comparto ni las formas, porque siendo Andalucía una comunidad autónoma como la que es debería haber tenido tiempos propios como Madrid o Navarra. Además tampoco comparto los motivos de la convocatoria. En Podemos hay que saber gestionar mejor la pluralidad y escuchar más, en lugar de buscar una mayoría dentro de la dirección que garantice que tu proyecto va a salir adelante. Nosotros nos caracterizamos por la pluralidad y diversidad. Siempre enriquece que haya opiniones diversas dentro de un órgano, ya que es lo que más fortalece a la organización.

— Viendo un poco las diferentes candidaturas, da la sensación que las diferencias de modelo son sólo de matices. Decía antes que hay tres modelos distintos. ¿Cómo explican a la gente cuáles son las diferencias entre uno y otro?

— A priori es cierto que puede parecer que los documentos llevan ideas comunes. Lo que pasa es que nosotros somos de dejar la poesía y bajar las ideas a la realidad. En nuestros documentos nos comprometemos, llevamos garantías y ponemos plazos para el cumplimiento de muchas cosas. Entiendo que el movimiento se demuestra andando. Dentro de las candidaturas que se presentan hay una sobre la que podemos hacer una evaluación, como dirección, de lo que hace dos años prometió y si lo ha cumplido o no. Sin embargo en la nuestra, aunque lo llames matices, me parece que el tema de las primarias es una cosa básica. Porque es un momento político en el que se requería el cumplimiento de nuestro código ético. Al margen de eso, nos comprometemos a dar un 20% del presupuesto a los municipios, crear una oficina de apoyo a la labor municipal para que los concejales, consejos y los círculos sigan teniendo recursos para poder desempeñar su trabajo. Nos comprometemos a pedir el CIF, a proporcionar el censo a los Consejos Ciudadanos. Esto último ha sido algo polémico dentro del proceso porque no tenemos acceso al censo de nuestros inscritos. Creo que del dicho al hecho siempre hay algo.

— ¿Cómo ha funcionado Podemos en Andalucía durante este tiempo? Señalaba Lizárraga que el verdadero órgano político del partido ha sido el grupo parlamentario. ¿Cuál es su evaluación?

"A Podemos Andalucía le ha faltado dinamismo, cercanía a las bases y a nuestros círculos"

— Por una parte, desde el punto de vista orgánico, a Podemos Andalucía le ha faltado dinamismo, cercanía a las bases y a nuestros círculos. Soy secretaria general de Podemos Sevilla y desde que fui elegida me he preocupado por intentar mejorar cada día y tener una reunión mensual con los portavoces de los círculos o con el Consejo Ciudadano. También una reunión con los secretarios generales de la provincia en la que estuviéramos presentes tanto los diputados del Parlamento como del Congreso para que fuera un espacio no sólo de intercambio de pareceres sino de rendición de cuentas. Ese dinamismo y cercanía me ha faltado en Podemos Andalucía. Después, en lo político, soy más del Podemos del 15M y de las plazas que del Podemos que está más cerca de la extrema izquierda del tablero. En cuanto a nivel institucional, creo que el grupo parlamentario ha hecho un buen trabajo, dadas las circunstancias y el número de diputados. Pero creo que en algunos momentos nos hemos perdido en la radicalidad de las formas. Pareciera que buscáramos más un titular que un impacto en la vida de la gente. Creo que hay cosas que se pueden mejorar, por eso me presento y por eso va Andalucía Plaza a Plaza como alternativa.

— En la primera asamblea ciudadana se presentó una lista de consenso entre todas las sensibilidades. Ahora no y hay tres proyectos diferentes con gente que iba en esa candidatura. ¿Cómo ha sido la experiencia para ahora ir por separado?

—Como secretaria general de Podemos en Sevilla te puedo decir que gestionar la pluralidad en Podemos no es una tarea fácil. Pero hay que saber y escuchar más y mejor. En ese sentido Teresa Rodríguez ha sido muy franca a la hora de exponer los motivos de convocar la asamblea. Ella entiende que la forma en la que tiene que ser el Consejo Ciudadano es con una mayoría que garantice que va a salir el proyecto que se pone encima de la mesa. Yo esa visión no la comparto, soy más de defender la pluralidad del órgano. Entiendo que los debates siempre son sanos, enriquecen a la organización y cuantas más opiniones diferentes tengamos, más aprenderemos.

— Hay un debate o falso debate según algunas personas, sobre cómo entender y equilibrar la relación entre calle e instituciones. ¿Cómo se posicionan?

— Desde Andalucía Plaza a Plaza, ese aspecto siempre lo hemos tenido claro. Además, por mi experiencia en el grupo parlamentario creo que es clave tener un pie en la calle y otro en la institución. Venimos del 15M, de unos consensos sociales que se generaron entonces y con los que estábamos todos de acuerdo. Creo que es necesario seguir en la calle. Pero también tener un pie en la institución, porque es donde podemos cambiar leyes que verdaderamente produzcan cambios en la vida de la gente. Por ejemplo, es necesario estar al lado de un vecino parando un desahucio en la calle pero creo que es prioritario estar en la institución para aprobar una ley que prohíba los desahucios en Andalucía. Me parece que hay que lograr ese equilibrio en ambos espacios sin menospreciar ninguno. Hay ejemplos también como la Marea Naranja. Cuando salimos miles de funcionarios a protestar y reivindicar contra la 'ley del enchufismo' en Andalucía, en aquella ocasión no lo conseguimos. Cuando llegamos al Parlamento andaluz, yo tuve el honor y orgullo de protagonizar la primera vez que el PSOE no fue capaz de sacar adelante un decreto que amparaba esa misma práctica. Pero ya te digo, el trabajo en la calle y la institución tienen que ir de la mano. Lo que tenemos que buscar es el equilibrio.

— ¿Qué ha conseguido Podemos estando en el Parlamento andaluz?

— Podemos ha conseguido muchas cosas dadas las circunstancias y los diputados que tenemos. En primer lugar, que el Parlamento sea mucho más plural. Que sus paredes sean de cristal, porque ahora no hay nadie al que no le llegue lo que allí ocurre, ya que nos preocupamos por visibilizar las propias contradicciones que tiene el PSOE a diario. Un ejemplo de esto es la reciente votación de la ley LGBTI, donde los socialistas votaron en contra de una ley contra la homofobia. El PSOE de Susana Díaz está muy cómodo cuando está en la batalla de quién es más de izquierdas. Pero realmente se desfigura cuando tiene que decidir de qué lado está. Eso lo estamos viviendo en Podemos. Hemos hecho mucho pero es todavía más lo que tenemos que hacer dentro de la institución.

— Otro debate que hay en el partido es cómo debe ser la relación con el PSOE. En su caso se da la circunstancia de que Susana Díaz ha sido una de las principales impulsoras de dejar gobernar a Mariano Rajoy.

"La manera de gestionar que está teniendo Susana Díaz cada día se parece más a la
del PP en Madrid"

— Tener al PSOE andaluz enfrente no nos pone las cosas fáciles. No compartimos en absoluto la manera de gestionar que está teniendo Susana Díaz, que cada día se parece más a la del PP en Madrid. Ni por supuesto compartimos que haya facilitado el Gobierno de Mariano Rajoy. Sin embargo, entendemos que la tarea que nosotros tenemos por delante desde Podemos es hacer propuestas que cambien la vida de la gente. Eso no se consigue con grandes discursos sino que la única forma de conseguirlo es poniendo en el centro los intereses de los andaluces y andaluzas.

— Ahora hay un debate estatal en el que se visibilizan aún más diferentes sensibilidades dentro del partido. Tanto a su candidatura como a la de Lizárraga se les considera 'errejonistas'. ¿Está de acuerdo con esa calificación? ¿Cómo se relaciona el proceso andaluz con el debate a nivel estatal?

— Como soy de Andalucía Plaza a Plaza y lo que pedimos es la autonomía andaluza, con el CIF o el subgrupo propio, con quién estoy es con la gente de las plazas y los círculos. Esas corrientes, ese debate, distorsiona la realidad de Podemos y más en Andalucía. Nuestra organización se caracteriza por ser tan plural como la propia gente. Me parece que reducir el debate a corrientes o familias hace que lo distorsione. Y más en un caso como Andalucía, con un proceso liderado por tres mujeres poniendo encima de la mesa un proyecto político. No estoy de acuerdo con que se nos asocie con lo que pasa a nivel estatal o que tengamos que etiquetarnos. Andalucía Plaza a Plaza somos los de abajo contra los de arriba, la gente de las bases, y no nos gustan las etiquetas en ningún caso.

— Señalaba en otra entrevista que en vez de 'errejonista' se definía 'gentista' o 'placista'.

— Claro. Si me hacéis esa pregunta de qué soy, si 'pablista' o 'errejonista', contesto que soy 'placista'. Soy de la gente de las bases, hemos puesto en marcha un proyecto precioso, nos hemos reencontrado en las plazas que es donde nacimos. Tenemos un proyecto por un Podemos transversal, democrático, participativo y especialmente útil para los andaluces y andaluzas.

— ¿Qué relación debe tener Podemos con IU? Por lo que nos llega, la relación con el partido de Antonio Maíllo es buena. ¿Cómo se debe construir el espacio común en Andalucía?

— Nosotros primero tenemos que acabar este proceso y ver cuál es el resultado. Una vez que finalice, si la candidatura ganadora es la nuestra, que estoy convencida de que así será, una decisión de ese calado se debe tomar no sólo en el seno de la dirección política sino junto a nuestros inscritos; independientemente de que la relación con Antonio Maíllo es fantástica y sobra decir que tenemos posicionamientos políticos comunes.

1 Comment
  1. Marco says

    Si de extrema izquierda se refiere a los que queremos un socialismo de verdad…….pues soy extremista que te cagas!!!

Leave A Reply

Your email address will not be published.