PSC y PSOE prolongan dos meses el conflicto sobre el futuro de su relación

Javier Fernández y Miquel Iceta, este lunes, durante el encuentro que han mantenido en la sede socilaista de Ferraz. / Ballesteros (Efe)
Javier Fernández y Miquel Iceta, este lunes, durante el encuentro que han mantenido en la sede socilaista de Ferraz. / Ballesteros (Efe)

El presidente de la comisión gestora del PSOE, Javier Fernández, y el primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, han acordado aplazar el problema de las relaciones políticas y orgánicas entre ambas formaciones mediante la creación de un «grupo de trabajo» de «tres o cuatro miembros» por cada parte que en el plazo de dos meses emitirá un dictamen. Después de hora y media de reunión en la sede de la calle de Ferraz, ambos dirigentes han informado en ruedas de prensa por separado sobre el acuerdo de crear dicha comisión, sin precisar los nombres de las personas que la integrarán ni cuándo ni donde se reunirán.

Fernández e Iceta abordaron las relaciones políticas y orgánicas. Para el PSOE, según explicó Fernández, el acuerdo de federalización del Estado, adoptado por el partido en Granada con la participación del PSC «es el punto de llegada» de lo que debería ser la nueva planta del Estado español, mientras que para Iceta es el punto de partida de la reforma constitucional que los socialistas propugnan. Iceta afirmó que el PSC asume plenamente la declaración de Granada y distinguió el plano jurídico del cultural, sentimental e identitario a la hora de utilizar el término «nación» (catalana). Fernández también distinguió entre los dos planos, pero subrayó la tendencia jurídica a identificar «nación» con Estado y dijo que la comisión de expertos analizará las resoluciones del congreso del PSC para ver si «van más allá» del pacto de Granada. Dejó claro que «en política hay que acostumbrarse a vivir con la decepción» y que el federalismo es el objetivo, pero el medio será el consenso con las demás fuerzas políticas.

Publicidad

Sobre las relaciones orgánicas entre el PSOE y el PSC, Iceta subrayó en varias ocasiones que el protocolo de 1978 ha funcionado bien. «Solo ha habido tres disfunciones en 38 años», la última y más sonada, la discrepancia en el voto a la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. Admitió, no obstante, la «asimetría» entre ambas formaciones porque el PSC está presente en los órganos de dirección del PSOE y no al revés.

En respuesta a si va a batallar para que los militantes del PSC puedan votar en las primarias del PSOE para elegir al nuevo secretario general, evitando así una modificación de fuerzas que escoraría la balanza a favor de la andaluza Susana Díaz si finalmente se presenta, Iceta  dijo que «vamos a defender la mejor relación posible (…) y no quiero creer que eso sea así». «Dejemos esa cuestión de lado», remató después de responder a otra pregunta anterior: «No hemos querido prefigurar esa cuestión».

Al ser preguntado si mantendría la misma relación en el caso de que Susana Díaz se convirtiera en secretaria general del PSOE, el dirigente del PSC dijo que «sí» y recordó que su partido ha demostrado «una lealtad a prueba de bomba con todos los secretarios generales», desde Felipe González a Pedro Sánchez. «Lo ocurrido (con la investidura de Rajoy) es la excepción que confirma la regla; podemos revisar las reglas, pero no provoquemos más excepciones», añadió.

Tampoco el presidente de la gestora, Fernández, quiso aclarar si la revisión del protocolo de relaciones orgánicas afectará al derecho de los afiliados del PSC a participar como ahora en las votaciones internas del PSOE, y se limitó a decir que «no se ha creado una comisión para adelantar las conclusiones». No obstante recordó: «Ya avisé a Miquel Iceta de que las decisiones que adoptaron tendrían consecuencias porque lo que han hecho no sólo es antidemocrático, sino poco serio».

Pese a ello, ambos coincidieron en la conveniencia de mantener la máxima coordinación parlamentaria y política para evitar nuevas disfunciones de voto en el Congreso. Sin embargo dejaron en suspenso la incorporación de un representante del PSC a la dirección del Grupo Parlamentario Socialista y a la Comisión Gestora. Sobre las sanciones a los diputados que rompieron la disciplina de voto, Fernández afirmó que las decidirá la comisión gestora, mientras Iceta dio a entender que las referidas a sus siete diputados quedarán en el ámbito de la dirección del grupo.

Tras el encuentro, la impresión transmitida por uno y otro dirigente fue la de un Iceta a la defensiva, partidario de mantener el actual estatus del PSC y de la mejor coordinación y convivencia posible frente a un Fernández bastante tajante en la exigencia de la revisar los derechos y los deberes de la formación hermana.

PSOE (YouTube)
PSOE (YouTube)