Barberá muere de un infarto 48 horas después de declarar ante el Supremo

2
Rita Barberá muere
Ritá Barberá cuando atendía a los periodistas el pasado lunes a su salida del Tribunal Supremo. / Emilio Naranjo (Efe)

La senadora y exalcaldesa de Valencia Rita Barberá ha fallecido a las 7:00 horas de hoy miércoles en el hotel Villarreal de Madrid, a los 68 años de edad, como consecuencia de un infarto, según han informado fuentes del servicio de emergencia de la Comunidad de Madrid (Summa). Su fallecimiento se ha producido apenas 48 horas después de que declarara ante el Tribunal Supremo tras declarar voluntariamente como investigada o imputada por un delito de blanqueo de dinero relacionado con el caso Imelsa cuando era alcaldesa de la capital valenciana.

Hasta el lugar se desplazaron facultativos del Summa, que han atendido a Barberá en parada cardiorrespiratoria, y a la que durante más de treinta minutos practicaron maniobras de reanimación, si bien finalmente solo pudieron confirmar el fallecimiento.

Publicidad

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, se ha desplazado hasta el hotel para interesarse por los detalles de la muerte de Barberá.

El pleno del Congreso, donde se celebra la primera sesión de control al Gobierno en esta XII Legislatura, ha guardado un minuto de silencio en memoria de la política valenciana.

2 Comments
  1. Y más says

    R.I.P.

  2. eleusipo says

    CREANDO ODIO E INSALVABLES TABIQUES, POLÍTICOS Y HUMANOS: ….ciertamente os honra, Ribó, Valdomí y los demás, ciertamente, pues nadie puede entrar en el Congreso únicamente como político dejando su ser humano a la puerta o colgado en una percha, puesto que eso es absolutamente contrario a naturaleza; o bien dejarnos fuera lo estrictamente humano y entrar dentro sólo como animales, es imposible de todo punto, pues lo esencial y permanente es lo humano y luego, y si cabe, conllevaremos lo que sea, como políticos o como picapedreros, eso es igual, es lo de menos; reconocer a quien sea como persona por encima de cualquier avatar, constituye aquello que nos distingue, nos enriquece y nos ayuda a convivir…¿ no te parece, Ribó, amigo, no te lo parece a ti…? Mis saludos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.