Podemos rechaza las acusaciones de la APM de que "acosa" a periodistas

amenazas a periodistas Podemos-periodistas
Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, rodeado de periodistas en el último Consejo Ciudadano Estatal./ Dani Gago (Podemos)

La Asociación de la Prensa de Madrid (APM) ha emitido esta mañana un duro comunicado sobre un supuesto “acoso” de Podemos a un grupo de periodistas. El texto de la asociación presidida por Victoria Prego hace referencia a “una petición de amparo de un grupo de periodistas que se sienten acosados y presionados por el equipo directivo de Podemos, encabezado por Pablo Iglesias, así como por personas próximas a ese círculo”. A pesar de que la APM señala que se han considerado los testimonios y pruebas documentales de los afectados, no se incluye ninguna mención concreta ni a los periodistas en cuestión ni a las formas de acoso cometidas. Fuentes oficiales de la APM explican a cuartopoder.es que al margen del comunicado, la asociación no añade ningún comentario o declaración. Desde la formación morada han rechazado las acusaciones y se han mostrado “sorprendidos” por un comunicado del que no tenían ningún tipo de conocimiento.

Publicidad

La asociación profesional pide a Podemos “que deje de una vez por todas la campaña sistematizada de acoso personal y en redes que viene llevando a cabo contra profesionales de distintos medios, a los que amedrenta y amenaza cuando está en desacuerdo con sus informaciones”. Según el texto, el acoso se materializa desde hace más de un año “de manera reiterada” en “ataques a periodistas en sus propias tribunas, en reproches y alusiones personales en entrevistas, foros y actos públicos, o directamente en Twitter”. Además, destaca que las presiones “también se realizan de forma personal y privada con mensajes y llamadas intimidantes”. La APM considera que el “acoso” pretende “minar la credibilidad y el prestigio de estos profesionales, sometidos en ocasiones a un bombardeo constante de mensajes que intentan descalificar o ridiculizar su trabajo y recortar su libertad de información”. Una actitud que, según afirma la APM, es “incompatible con el sistema democrático”.

Para la APM, “la estrategia de acoso de Podemos vulnera de una manera muy grave los derechos constitucionales de libertad de expresión y de libertad de información, y coarta el libre ejercicio del periodismo, que es imprescindible para preservar la salud de una sociedad democrática como la española”. Según la organización, la “inaceptable campaña” está “creando un estado de miedo entre los periodistas” y tiene como fin el de persuadirles de que les conviene escribir al dictado de Podemos, además de tratar de conducirlos hacia la autocensura.

La APM recuerda a Podemos que puede recurrir al derecho de rectificación cuando juzgue que una información incumple el necesario principio de veracidad, “en lugar de atacar de forma inadmisible a su autor o al medio que la publica”. También recuerda que todos los partidos deben ser conscientes de que la crítica respecto al comportamiento y las manifestaciones de quien ostenta un cargo público, aunque pueda molestar o herir, es legítima, de acuerdo a la jurisprudencia emanada del Tribunal Supremo.

Desde el partido morado, la primera en pronunciarse al respecto ha sido la portavoz en el Congreso, Irene Montero. En una entrevista en la Cadena SER ha señalado que no se reconocía en las denuncias de acoso y que le preocupa que el 75% de los periodistas admitan sentir miedo a ser despedidos por sus jefes o medios de comunicación, según los datos de un informe de la propia APM. "No solamente no me reconozco, sino que estoy deseando poder mantener una reunión, o quien corresponda en el partido, para poder saber, porque me extraña que esto se haga publico sin haber tenido una reunión, podíamos haberlo aclararlo antes, pero no pasa nada, lo aclararemos ahora", ha añadido. Fuentes oficiales del partido explican que tienen total disponibilidad para este encuentro aunque entienden, de momento, que la iniciativa tiene que partir de la asociación.

El secretario de Organización, Pablo Echenique, también ha contestado a las preguntas de los medios en la rueda de prensa habitual tras el Consejo de Coordinación. Para el dirigente, el texto les “ha sorprendido” en el partido, sobre todo, “en un país donde existe la ley mordaza o donde el 75% de los periodistas reconoce presiones”. También ha recordado los despidos de periodistas como Jesús Cintora o Ignacio Escolar, además de declaraciones de Federico Jiménez Losantos, que amenazó con disparar a varios miembros de Podemos. “No conocemos ningún detalle, no nos sentimos reconocidos en esas acusaciones. No podemos decir gran cosa más”, ha añadido.

Juan Carlos Monedero se ha pronunciado en términos similares. Ha afirmado que “en ningún caso” le constan esas presiones y que el comunicado ha sido “muy desafortunado al utilizar expresiones similares a las que se usaba cuando ETA amenazaba a periodistas". “El problema no puede ser que algún partido hable con periodistas, el problema es que los periodistas están sometidos a un régimen económico donde están perdiendo buena parte de su libertad”, ha añadido Monedero. El exdirigente y cofundador del partido ha deseado que la APM defienda “con igual ahínco” a los profesionales cuando hay ERE, presiones, cambian titulares, se manipulan las informaciones, se cambia a directores de periódicos y se presiona en los contenidos de los programas. “Cuando la APM actúe así se merecerá un respeto, no solo de la ciudadanía, sino también de los periodistas”. Por último, ha destacado que esta asociación perdió el pasado año 1.200 afiliados, lo que significa que “igual es que no está haciendo bien las cosas”.