Díaz y López temen que Sánchez base su campaña en deslegitimar a la Gestora

40
SusanaDiaz-PatxiLopez
Susana Díaz y Patxi López, candidatos en las próximas primarias para liderar el PSOE junto a Pedro Sánchez, en un acto celebrado en enero de 2014 en San Sebastián. / Efe

Tras las denuncias realizadas ayer por la candidatura de Pedro Sánchez y, en concreto, por el valenciano José Luis Ábalos, a cuartopoder.es, sobre las supuestas irregularidades detectadas en la actualización del censo de militantes que está llevando a cabo la Gestora del PSOE, partidarios de la candidatura de Patxi López, así como de la de Susana Díaz, han expresado su temor, ante este diario, a que Sánchez y sus colaboradores basen su estrategia de primarias en una campaña de «deslegitimación permanente» de los órganos institucionales del PSOE.

Publicidad

Con respecto a esa denuncia sobre las afiliaciones que se han intentado hacer y que se han paralizado desde la Comisión Gestora del PSOE, miembros de este órgano de transición hasta el próximo Congreso Federal, aseguran que todas las altas y bajas que se están dando en el partido se están haciendo de forma escrupulosamente legal y con arreglo a los Estatutos. De hecho, fuentes del órgano que gestiona el partido, recuerdan que «las afiliaciones masivas, por ejemplo están prohibidas desde hace tiempo». Se refiere en este punto a las cerca de 200 peticiones de ingreso que se han registrado en la provincia de Albacete y que la Gestora ha paralizado, para un estudio pormenorizado de cada caso.

Una antigua colaboradora de Sánchez y actualmente «no alineada», según ella misma se define, aseguraba ayer estar «convencida de la transparencia escrupulosa y de la limpieza con que se está llevando a cabo la elaboración del censo de los militantes con derecho a voto del PSOE». Asimismo, está dirigente expresaba ayer su temor a que la siembra de la sospecha que se inició ayer, sea un arma que utilice la candidatura de Sánchez durante toda la campaña. «Eso es muy peligroso – subraya esta misma fuente- porque la siembra de la sospecha permanente es lo que hizo Donald Trump en su campaña electoral. Quizás a él le fue muy bien, pero no a su partido, ni a las instituciones de su país».

Por último, uno de los colaboradores de Patxi López en su carrera por la secretaría general coincide en expresar su convicción de que «no hay ni puede haber sombra de duda o de sospecha sobre las cuestiones de organización». Este último interlocutor teme, en la línea de otros anteriores, que «algunos intenten sembrar permanentemente la sospecha, porque si llegamos con un clima enrarecido al día de las primarias, nada frenará incluso las sospechas de los resultados y se dificultará mucho la unidad de todo el partido, detrás del nuevo secretario general».

Las denuncias de los partidarios de Sánchez han puesto en guardia a otros dirigentes, por lo que temen se pueda convertir en una campaña de acusaciones y desconfianzas que desemboque en una brecha insuperable, después de las primarias. Ninguno de los consultados ve por ahora una escisión en el horizonte, pero sí temen una fractura de la que el PSOE no se recupere en mucho tiempo.