La oposición vuelve a unirse contra Rajoy, esta vez para reformar la 'ley mordaza'

Congreso de los Diputados Canal Parlamentario (YouTube)
(El debate, entre el inicio del vídeo y el minuto 52:48. La votación entre el 3:51:10 y el 3:53:18).

Cinco días después de que echase abajo el el real decreto-ley de reforma del régimen laboral de los estibadores, la oposición ha vuelto a unir sus fuerzas en el Congreso de los Diputados para aprobar la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana aprobada en solitario por el Partido Popular el 26 de marzo de 2015. Gran parte de los grupos parlamentarios han destacado que la solución no es la que proponen los socialistas de volver a la ley de 1992, la conocida como Ley Corcuera (por el ministro del Interior de entonces) que fue corregida por el Tribunal Constitucional, y que estuvo en vigor hasta 2011.

Publicidad

El Pleno ha dado luz verde con una holgada mayoría de 211 votos a favor y 130 en contra la proposición de ley presentada por el Partido Nacionalista Vasco (PDF) para la reforma de la ley mordaza, impulsada por el polémico ministro del Interior Jorge Fernández Díaz. La Cámara baja también ha aprobado con mayoría absoluta --177 votos a favor, 131 en contra y 33 abstenciones, de Ciudadanos-- el iniciado la tramitación de la proposición de ley presentada por el Grupo Socialista para derogar la Ley de protección de la Seguridad Ciudadan a (PDF).

Al tratarse de una ley orgánica la tramitación requiere un protocolo de aprobación más estricto que la enmienda de otra normas de menor rango. Según informa el Congreso de los Diputados en su propio sitio web, una vez aprobada la toma en consideración, se abre el plazo para presentar enmiendas al articulado, que serán debatidas en ponencia y, posteriormente, votadas en comisión, que elaborará un dictamen, el cual debe ser elevado a Pleno, donde es necesario el respaldo de la mayoría absoluta de la Cámara, al menos 176 votos, para ser remitida al Senado. Y esta mayoría absoluta requerida es la que amenaza con dejar sin efecto la propuesta del PSOE.

La iniciativa socialista, propone, entre otras medidas, derogar las sanciones a las personas que participan en manifestaciones, como los que lo hacen delante del Congreso y el Senado, y por utilizar imágenes de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, como es el casos de los periodistas y medios gráficos. Asimismo, buscan imposibilitar los registros personales en lugares públicos, "dejando prácticamente desnudas a personas en la vía pública", y que deje de ser infracción grave la falta de respeto a una autoridad pública o a un miembro de las fuerzas de seguridad.

Por su parte, el PNV propone cambiar 44 preceptos de la ley mordaza con el objetivo de que ésta sea "más respetuosa con los derechos fundamentales y las libertades públicas". Entre otros aspectos, abogan por establecer un "procedimiento legal y efectivo" de devoluciones en frontera, respetando la normativa internacional de derechos humanos y de protección internacional. También plantean que no sea necesaria la comunicación previa alguna de las reuniones o manifestaciones espontáneas y pacíficas "siempre que no perturben la seguridad ciudadana y que deje de ser infracción grave el uso no autorizado de imágenes o datos personales o profesionales de autoridades o miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, o protestar ante las cámaras parlamentarias.

José Alberto Martín-Toledano, portavoz de Interior del PP, ha hecho hincapié en que se están utilizando "falsas premisas" para rechazar la normativa aprobada en 2015 por mayoría absoluta por los populares. También ha acusado a la oposición de hacer "afirmaciones demagógicas" y de utilizar argumentos de "desgaste político" porque, en su opinión, la Ley de Seguridad Ciudadana no hay supuesto una regresión de derechos.