La revolución ‘sanchista’ y los interrogantes tras la victoria

2
Victoria de Sánchez
Pedro Sánchez estrecha la mano de sus dos rivales, anoche, durante la foto que se hicieron tras conocer los los resultados de las primarias. / Javier Lizón (Efe)

Tras los muchos esfuerzos realizados por miembros de la Comisión Gestora, para lograr una imagen de los tres aspirantes, anoche hubo un segundo para la imagen de la integración, la foto efímera del vencedor, Pedro Sánchez, junto a Susana Díaz y Patxi López y dos indicios claros de que esa integración que se predica difícilmente se va a producir. Susana Díaz (que quedaba ayer claramente derrotada, tras obtener menos votos que avales había recibido previamente) se comprometía a "arrimar el hombro y ponerse a disposición de lo que el PSOE necesite", y no de su secretario general, o de Pedro Sánchez, al que ni siquiera mencionó por su nombre. Sí lo hizo Patxi López, quien anunció que se pondría "detrás" de su secretario general. Poco después, durante el discurso de Sánchez, se escucharon protestas y abucheos de algunos militantes presentes en la sede socialista, cuando Sánchez intentó agradecer su participación a sus rivales Díaz y López. No parece que sea fácil unir al PSOE. Pero no es el único interrogante que se cierne sobre la victoria de Pedro Sánchez.

La remodelación del Grupo Parlamentario, en el que solamente 15 de sus miembros mantuvieron el "no es no" en la votación de investidura de Mariano Rajoy. La cuestión preocupa en las filas sanchistas y el mismo secretario general advirtió que acometería cambios en un Grupo que se le mostró incluso hostil durante su última etapa como líder del partido y en el que él mismo no estará ya presente.

Publicidad

La celebración del Congreso Federal del PSOE, cuyos delegados serán elegidos próximamente y en el que es el secretario general quien propone la lista de la nueva Comisión Ejecutiva Federal, pero al que una abultada abstención por parte de sus "críticos" podría dejar en una situación de debilidad evidente.

La relación con los barones territoriales que apostaron por Susana Díaz y que, por tanto, han perdido en sus respectivos territorios, ante sus respectivas militancias. Si bien Sánchez aseguró recientemente que no pensaba desestabilizarlos, es el propio resultado el que los desestabiliza, porque han perdido ante sus bases, aunque mantienen su cargos institucionales. Con ellos tendrá que lidiar el reelegido secretario general y buscar una relación de lealtad.

El transcurso de la legislatura, que en el PP presumen corta tras la victoria de Sánchez. Sin embargo, el nuevo secretario general necesita tiempo para reorganizar ese nuevo PSOE que, aseguraba anoche, va a "construir" y que definió como "el partido de la izquierda y creíble". Pedro Sánchez se ha comprometido a pedir la dimisión de Rajoy como primera medida como líder renovado de los socialistas, pero él y su entorno son conscientes de que el PSOE está hecho jirones y necesita tomarse un tiempo para fortalecerse, restañar heridas y recuperar votantes.

2 Comments
  1. eledonio says

    A PARTIR DE LAS ELECCIONES EN EL PSOE

    DEDUCCIONES:

    – … los avales – con
    nombre + DNI – no han coincidido con los individuales y secretos votos
    militantes.

    – Los aparatos de los partidos – y quizás hasta
    la propia necesidad de ambos – más que desacreditados, han quedado de hecho
    destruidos.

    EQUIVALENCIAS:

    – El voto militante es al voto de los aparatos
    en los distintos niveles territoriales, lo que la voz y el voto individual,
    según conciencia, deberá serlo – y lo será – tanto en el Congreso como en el
    Senado, al igual que en cualquier otra expresión política.

    CONSECUENCIAS INMEDIATAS:

    – Éste es el enorme giro que a partir del
    21-05-2017, ha quedado establecido como señal indubitada, pero de forma
    definitiva, no sólo para el quehacer político español, sino con trascendencia europea
    y progresivamente mundial. Creemos que sobre estas bases ha de quedar inscrita
    la política para ahormar el próximo futuro. Saludos.

  2. Un veí de Carcaixent says

    El basurero de la historia lo van llenando, en estos momentos, Antonio Hernando, Óscar López, César Luena, … todo el equipo más próximo al cadáver de Sánchez, quien vive de aquel buen regate que le hizo a la muerte política. Esto solo significa el canto del cisne de Sánchez. Nada hasta hoy, objetivamente, ha cambiado en el PSOE desde el rememorado uno de octubre, en el que a Sánchez se le descabalgó de la secretaría porque no fue capaz de ofrecer al país otra cosa distinta a terceras elecciones. Aquel regate salió bien porque se lo hizo a su propio partido, el cual para aquel entonces, en ya su penúltimo día, le importaba un rábano. No en balde el dilema de terceras elecciones o abstención lo resolvió Sanchez queriendo morir matando, queriendo terceras elecciones, aunque fuera a costa de la voladura del PSOE.
    Sin embargo, el destino político depara paradojas. Lo que ha permitido a Sánchez sacar la cabeza ha sido la prepotencia de las élites del PSOE, que han pretendido demostrar a sus correligionarios que para matar a su enemigo interno no hacía falta el uso de ninguna violencia orgánica -¡ilustres lelos!-.
    Ahora, de nuevo en la secretaría a la que ha llegado por la misma vía que lo hizo la primera vez, Sánchez se encuentra en el mismo dilema (abstención o terceras elecciones), salvo que pretenda que Ciudadanos vaya a replantearse el apoyo al PP en una hipotética moción de censura suya, cuestión esta que ya quedó dilucidada, sin solución de continuidad, después de su fracasada investidura.
    A Sánchez (y a los que quedan) le bastará el perdón de sus sepultadores para convertirse en el secretario de todos, que es el único objetivo en el que ha creído desde el principio. Como cadáver sin remedio, Sánchez lo único que va a pretender es que le llenen de flores el nicho, después de que solo por un tiempo permanezca vacío. Luego, ingresará en el basurero de la historia, será el momento en que Rivera levante su acta de defunción.

Leave A Reply

Your email address will not be published.