Moix se ve obligado a dimitir por el escándalo de su sociedad en Panamá

El fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix,
El fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, responde a las preguntas de los periodistas, ayer, poco antes de la reunión que mantuvo ayer miércoles en Palma de Mallorca con el fiscal jefe de Baleares, Bartolome Barceló. / Cati Cladera (Efe)

El Fiscal Anticorrupción, Manuel Moix, se ha visto obligado a dejar el cargo, después de comprobar cómo el gobierno le retiraba el apoyo y que sus propios compañeros de la carrera fiscal le pedían que dimitiera, tras conocerse que compartía con sus tres hermanos una sociedad ‘offshore’ en Panamá heredada de sus padres. La noticia de su dimisión la ha dado el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, tras mantener una reunión con su subordinado. En una comparecencia ante los periodistas, durante la que no ha admitido preguntas, ha dicho que ha tenido que aceptar la renuncia “irrevocable” presentada por Moix, aunque, a su juicio, “no haya existido ningún tipo de irregularidad o ilegalidad” en la tenencia de la citada sociedad.

Maza ha ha añadido que ha tenido que aceptar la decisión de Moix de abandonar el cargo “por motivos personales”.

Publicidad

La gestión de Moix, que solo ha permanecido 87 días en el cargo, ha estado precedida por la polémica y los enfrentamientos con otros fiscales por discrepancias en la investigación de algunos asuntos de corrupción como el caso Lezo.

Por su parte, el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, ha asegurado este jueves que el fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, puede haberse «equivocado en algunos casos» como «todas las personas», pero ha recalcado que es «un gran fiscal» y «un hombre justo».

Europa Press (YouTube)