ENTREVISTA / Secretario general de Podem Catalunya

Albano Dante Fachin: "No creemos en un referéndum unilateral"

SATO DÍAZ | Publicado: - Actualizado: 10:30

albano3
El secretario general de Podem, Albano Dante Fachin, en una imagen de archivo. / Efe

BARCELONA.– La situación política en Cataluña se tensa por momentos. El Govern de Carles Puigdemont se mantiene firme en su promesa de que convocará un referéndum de autodeterminación en otoño, mientras que el Gobierno de Mariano Rajoy asegura que no lo hará. El famoso choque de trenes, si no cambian mucho las cosas, no tardará en llegar y la escalada verbal entre uno y otro bando va en aumento. Esto hace que los distintos partidos tengan que ir adaptando sus estrategias políticas a una velocidad vertiginosa. De todo esto hablamos con Albano Dante Fachin (Bahía Blanca, Argentina, 1976), secretario general de Podem Catalunya, partido que está celebrando una serie de asambleas por distintos municipios catalanes para que las bases se manifiesten sobre cuál debe ser la postura ante la convocatoria de un referéndum unilateral, una vez parecen agotadas las posibilidades de que la consulta sea pactada con el Estado.

— Ya se está debatiendo en los círculos de Podem cuál debe ser la postura de su partido ante el referéndum unilateral. ¿Cómo se están desarrollando estos debates? ¿Qué opciones se plantea Podem? 

— Parece un eslogan, pero es que intentamos que sea verdad. Queremos que las decisiones políticas se tomen desde abajo. Hemos empezado a debatir sobre el posicionamiento que tendría Podem Catalunya en el escenario de que se convoque un referéndum unilateral. Planteamos tres escenarios. El primero, que no creemos en un escenario unilateral y nos quedamos al margen. El segundo, que no creemos en un referéndum unilateral pero, ya que lo convoca el Govern, participaremos, no creyendo que sea un referéndum, pero sí una movilización, como en el 9N, en el que Colau fue a votar… yo voté nulo… Se entendió el carácter participativo del 9N y ahora hay encuestas que dicen que la mitad de los votantes de Ciudadanos, incluso, irían a votar. Más allá de esas etiquetas de choque de trenes, la sociedad catalana está por delante de esa reducción de que hay unos que apoyan la constitución y otros que no… El tercer escenario es aceptar el referéndum unilateral como válido, votar y asumir el resultado. Sería el escenario que defienden las tesis abiertamente independentistas.

Ante estos tres escenarios, desde la dirección hemos apostado por la segunda opción, no nos apartamos de que no creemos en un referéndum unilateral, pero creemos que hay que hacer un referéndum, sabiendo que con el PP delante no se puede hacer, pero tampoco nos podemos quedar quietos. Ahora han empezado los debates y hay gente de los círculos que nos dice que todavía no se sabe lo que quiere hacer el Govern por lo que es difícil tomar una decisión. Es verdad, tenemos la información con pinzas. El otro día fuimos a la reunión a la que nos convocó Puigdemont y no nos dijo nada nuevo. Parece que pronto se sabrá algo.

— Ayer Echenique aseguraba que Podemos no apoyará ninguna consulta unilateral. ¿Cómo influye esto a este proceso que están desarrollando en Podem?

— Podem Catalunya entiende el derecho a decidir como un derecho democrático. Para ejercerlo de forma efectiva entendemos que es necesario un acuerdo con el Estado o con la comunidad internacional y seguiremos luchando hasta conseguirlo. A pesar de esto, si este acuerdo y reconocimiento no se da y el Gobierno de la Generalitat convoca una consulta, creo que Podem Catalunya tendría que participar en esta convocatoria entendiéndola como un acto de movilización cívica y de empoderamiento social. Los debates continúan porque queremos conocer la opinión de nuestras bases al respecto. Es momento de debatir y dialogar. Yo no creo que si es unilateral, sea un referéndum. Pablo Iglesias ya dijo que un referéndum unilateral sería una movilización legítima. Es lo que planteamos en el supuesto segundo, el que apoyo. Lo que nosotros defendemos es que tiene que ejercerse el derecho a decidir.

— Puigdemont sigue adelante con el referéndum, pero Rajoy renuncia a negociar. ¿Se plantean qué postura tomar ante la convocatoria de un referéndum unilateral por parte del Govern, pero se están planteando qué harán ante una reacción del Estado si este se convoca?

“El problema del PP con Cataluña es el mismo que tiene con todos los demócratas del Estado”

— Si plantearnos previamente el escenario de una posible convocatoria sin acuerdo ya es complicado, ante la reacción del Estado, más todavía. No tenemos elementos para impulsar un debate concreto. Partimos de un punto: el PP da miedo democrático, es autoritario. Estos días tenemos la comisión en el Parlament sobre la Operación Cataluña y queda claro que el PP tiene unos tics y unas formas de hacer  política muy preocupantes. Más allá de los acuerdos y no acuerdos hay cosas que nunca vamos a permitir. La escalada verbal de los últimos días es preocupante. Eso es reflejo de la incapacidad que tiene el Gobierno del PP para gobernar este país. La respuesta del PP ante lo que pasa en Cataluña demuestra que es un gobierno inútil, sin altura de Estado. Rajoy es el presidente de un país europeo y parece que lo es de un club de petanca, sin ofender a ningún club de petanca. El PP demuestra incapacidad absoluta para entender que el Estado español ha entrado en otra fase. Es inútil para gobernar. Los ruidos de sables dan miedo. La escalada verbal con tertulianos diciendo barbaridades, acusando a la CUP de querer poner muertos en la calle… Son locuras. Muchas de las mentiras e intoxicaciones del PP hacia el catalanismo son las mismas armas que utilizan en el resto del Estado contra los del Alvia, contra los que denuncian corrupción… El problema que tiene el PP contra Cataluña es el mismo que tiene contra cualquier persona demócrata de cualquier punto del Estado. Eso en el resto del Estado se tiene que entender. Aquí se llama Operación Cataluña, en Madrid podría ser Operación Podemos. Son autoritarios.

— “Inútil” es una palabra que utiliza mucho últimamente. En la comisión sobre la Operación Cataluña en el Parlament dijo que Fernández Díaz era un ministro inútil y eso le llevó a un encontronazo dialéctico con una diputada del PP…

— Quiero reivindicar la palabra “inútil”. Si a Fernández Díaz lo nombraron para crear una Policía política que da miedo, es muy útil. Si lo nombraron para velar por el cumplimiento democrático de las normas, es inútil. Porque ineficaz, parece que quiere decir que lo intenta pero no llega, pero inútil es que no tiene voluntad de intentar ser demócrata, no es útil para la democracia.

— Se han dicho cosas muy fuertes en esta comisión. ¿Cómo la valora?

— Muchas cosas de las que se han dicho en el Parlament ya estaban publicadas. La Operación Cataluña, sobre las cloacas del Estado, parece que se está asumiendo como algo normal. El hecho de que venga gente al Parlament, periodistas, jueces… da espacio y se oyen cosas que son muy graves y deberían tener más importancia. Da miedo. Aquí tenemos una comisión de Operación Cataluña y en el Congreso otra. Allí, PP, PSOE y Ciudadanos tienen mayoría y han acordado quiénes son los comparecientes, dejando fuera a personas muy importantes de esta trama: Eugenio Pino, Villarejo, Gago… Aquí, en el Parlament, como las mayorías son otras, sí que hemos incluido a otra gente clave, pero aquí cuesta más obligar a que la gente comparezca, porque justifican que es sólo un parlamento autonómico. Usaremos todas las herramientas legales como Parlament y a nivel popular para que esta gente venga aquí. Villarejo amenazó a los partidos y a los diputados con que si les hacían comparecer, tendrían problemas. Esta mafia está amenazando parlamentos y lo peor es que los partidos se sienten amenazados y actúan en consecuencia. Uno de nuestros principales objetivos es que esta gente comparezca. Lo que allí han impedido PP, PSOE y Ciudadanos, aquí podemos conseguirlo, que vengan y daremos respuestas a preguntas que se hacen en todo el Estado.

— Todo esto debería terminar en una investigación judicial…

“Con lo que se ha dicho en el Parlament sobre la Operación Cataluña debería abrirse una investigación judicial”

—  Al final de todo, iremos a los jueces. Con lo que ya se ha dicho aquí, con el link del canal Parlament, tendría que ser suficiente para que fuera investigado. Esperaremos a ir a la Fiscalía por si conseguimos que venga el resto de comparecientes porque tendría más fuerza. A mí me preocupa igual que persigan a Podemos, la CUP o Convergència con informes falsos. Lo que no puede pasar es que escuchemos lo que hemos escuchado y no pase nada.

— Volvamos al tema del referéndum. ¿Puigdemont convocó la semana pasada a distintos partidos para tratar el tema del referéndum unilateral. Los comunes no asistieron. ¿Por qué fue usted?

— Por coherencia y responsabilidad. Por coherencia, porque llevamos tiempo criticando a Puigdemont por no dar explicaciones y, cuando nos llama, hay que ir. Por responsabilidad, porque creemos que en todo este tema falta diálogo y nosotros siempre hemos dicho que hay que dialogar. Si el president te convoca, te guste más o menos quién es el president, entendemos que lo normal es ir. Es el president de la Generalitat e, igual que cuando el rey hace consultas, hay que ir por muy republicano que seas. Fuimos a escuchar pero, dicho esto, fuimos un poco para nada, porque no explicó nada. Esta reunión generó malestar en los comunes, argumentaban que este espacio no debe sustituir a otros espacios como el Pacte Nacional per el Referéndum. Creo que está bien planteado ese temor, porque, obviamente, no puede sustituir al Pacte, un espacio mucho más amplio, como tampoco puede sustituir al Parlament. Nosotros creemos que una cosa no quita la otra. Justamente por eso, una de nuestras propuestas fue que se siguiera convocando el Pacte Nacional. Lo propusimos, lo aceptaron y al final fue esa la noticia. Fuimos muy útiles al asistir a la reunión.

— ¿Echó a los comunes de menos en la reunión?

— Entiendo que la convocatoria fue patillera, yo tenía un mensaje el sábado por la tarde, una llamada el domingo, y la reunión era el lunes… Creo que se ha hecho esto de una manera un poco de aquella manera. Son situaciones muy rápidas, hay mucho nerviosismo en el ambiente. Igual que nosotros tenemos muchas cosas de unión con los comunes y su posicionamiento, por ejemplo, hace dos semanas nosotros planteamos participar en el referéndum sin considerarlo referéndum, también el Ara publica que los comunes harán eso. Compartimos muchas cosas, y luego cada uno va a la velocidad que su organización o estrategia considera oportuno. Hay muchas cosas en común y tenemos que trabajar conjuntamente en este aspecto, igual que con los independentistas. Creemos que el referéndum es la solución.

— Se están viendo diferencias entre Podem y los comunes desde que decidieron no integrarse en el nuevo sujeto político. En un principio eran organizativas, ahora se ven también políticas. ¿Hay perfiles propios?

— Lo organizativo es profundamente político, es una obviedad, pero lo tengo que decir. El escenario que se puede abrir en Cataluña en las próximas semanas nos obliga a tener una posición. ¿Quién la decide? Pronto tendremos que dar una respuesta política muy importante. Nosotros hemos iniciado unos debates y no descartamos hacer una asamblea ciudadana pronto. Un 67% de los votantes de CSQP iría a votar en un referéndum unilateral. Nosotros no reconocemos ese escenario, pero tenemos que darle más vueltas a la cuestión. Es verdad que la política parlamentaria y la velocidad de la política catalana es brutal, pero yo me pregunto: si tus votantes participarían en una movilización como esta, habrá que plantearse cómo participar. Nosotros creemos que tomar esta decisión entre 25 personas te puede llevar a la política de toda la vida, pero abriendo la participación a miles de personas es otra cosa. Tenemos que evitar que se nos coma el tacticismo, sin obviar que es algo inherente a los partidos. El programa electoral de CSQP podría avalar un referéndum unilateral. Es verdad que ese programa electoral responde a un momento político muy concreto

Ya se vieron otras diferencias en cuestiones como la Unión Europea, etc. Creemos que cuando la organización no se mantiene pegada a la gente, corremos el riesgo de actuar desconectados de lo que pasa. Tenemos el deber de no repetir los viejos errores de la política anterior al 15M, que muchos de ellos tiene raíz organizativa y luego tienen consecuencias políticas. Por ejemplo, partidos que defendían la Sanidad Pública ya había antes del 15M, pero había un problema organizativo que hacía que la gente saliera a decir “no nos representan”. Muchos problemas de la política anterior al 15M eran organizativos. Ahí es donde ha habido esta disfunción y por eso ahora Podem no está en ese espacio.

— ¿No ha habido ningún acercamiento ni se ha tratado el tema desde la fundación de Catalunya En Comú?

“Después de cuatro meses en los que nos dedicamos mucho al proceso de los comunes, que hasta ahora ha sido fallido, estamos centrados en trabajar nuestra organización”

— No hay ningún acercamiento. Obviamente tenemos contacto directo, trabajamos conjuntamente en las instituciones. Pero, sobre cómo trabajar juntos a nivel autonómico, no hay nada nuevo. Después de cuatro meses en los que nos dedicamos mucho a aquel proceso que hasta ahora ha sido fallido, ahora nos hemos centrado en trabajar nuestra organización. Siempre está la puerta abierta, pero estamos trabajando Podem.

— Se celebre el referéndum o no, caerán unas elecciones catalanas a finales del 2017 o principios del 2018, seguramente. Una opinión personal, no veo a Iglesias viniendo a hacer campaña a Cataluña frente a Colau…

— Estamos trabajando Podem para que aquello en lo que creemos, una manera participativa de organizarse y trabajar políticamente, lo fortalezcamos. A partir de ahí, en la medida en que seamos capaces de buscar un espacio donde trabajar conjuntamente, lo haremos. Es difícil que compartiendo tantas cosas como compartimos no lleguemos a una manera de trabajar conjunta. No hablo de cuestiones jurídicas, si coalición, si federación… Hablo de lo que le importa a la gente, de trabajar conjuntamente por unos objetivos compartidos. Es verdad que podríamos haber hecho un esfuerzo y llegar a un acuerdo desde las direcciones, pero si las cosas no se hacen bien, nos dejamos a gente por el camino y eso ya le pasó a la izquierda post-transición, que se dejó a mucha gente en casa. Después de tanta lucha en la calle en la Transición, hubo un cierre por arriba, y eso ahora no nos lo podemos permitir. Siempre es bueno llegar a acuerdos, pero si los acuerdos no se pactan con la gente, te dejas a muchas personas en el camino. Si la unidad es dejarse a gente por el camino, la izquierda ya cometió ese error, por eso salió la gente a decir “no nos representan”.

— No parece que vaya a prosperar la moción de censura de Unidos Podemos. El PSOE no la apoyará, han dicho. ¿Fueron las formas y el momento de plantearla cuando el PSOE estaba en plena recomposición interna?

— Creo que la moción de censura no tiene que ser leída en relación al momento que vivía el PSOE, sino al del país. Es que la situación es muy preocupante con la legalización de la corrupción, con todo lo que está pasando en las fiscalías. Creo que estamos en un momento de crisis de Estado y alguien tiene que decir algo. Por otro lado, salió Pedro Sánchez, percibido como el nuevo PSOE, y ahí Podemos dijo que si tenían otra propuesta, adelante, la aceptábamos. Eso se tenía que hacer. Este momento de crisis de Estado tiene que ver también con cómo echaron a Pedro Sánchez por la puerta de atrás. No podemos esperar más, no podemos estar esperando al PSOE.

— El PDeCat no apoyará tampoco la moción, y eso que Podemos es un partido que defiende por todo el Estado un referéndum para Cataluña…

— ¿El PDeCat? Convergència. Convergència parece la versión pobre del PNV. Van de rupturistas, pero les cuesta mucho romper. Cuesta entenderlo si vemos lo que dicen, pero si vemos lo que hacen, como lo que estamos viendo con el caso Palau, se entiende perfectamente que no nos apoyen en la moción. No está en sus genes, dicen que desconectan pero no consiguen desconectar.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend