MOVILIZACIÓN / Denuncian que la concentración ha perdido su carácter reivindicativo

El Orgullo Crítico contraprograma “el capitalismo rosa” del WorldPride en Madrid

MARÍA F. SÁNCHEZ | Publicado: - Actualizado: 09:54

Pancarta de la Plataforma del Orgullo Crítico 2017 durante una protesta.
Pancarta de la Plataforma del Orgullo Crítico 2017 durante una protesta./ Orgullo Crítico Madrid (Twitter)

El WorldPride 2017, el Orgullo Mundial LGTBI que se celebra este año en Madrid, es un acontecimiento sin precedentes. Según los organizadores, unos tres millones de personas acudirán al evento, una cifra que supondría el mayor número de visitantes en la historia de la ciudad. Los asistentes participarán en un amplio programa de actividades culturales y de ocio, pero también alimentarán un negocio de proporciones mayúsculas que levanta las críticas más ácidas. Para el Orgullo Crítico, un movimiento que se forja en 2006 como contestación a la mercantilización y la despolitización de la celebración oficial, la cita no representa más que “capitalismo rosa” al servicio de unos pocos y carece del carácter reivindicativo que debería tener.

La Plataforma del Orgullo Crítico Madrid 2017, que nace tras el nombramiento de Madrid como capital para el desarrollo del WorldPride, reorganiza este movimiento contestatario ya existente. La convocatoria puso en alerta a este sector crítico por ver en esta cita internacional “una amenaza directa” a sus “identidades disidentes sexuales y/o de género”. Desde hace años denuncian “la mercantilización del orgullo oficial de Madrid” gestionado por “un puñado de empresarios (Aegal) con el objetivo de llenarse los bolsillos de dinero rosa desvistiéndolo de todo el contenido reivindicativo y revolucionario·con el que nació”.

Creen que el evento es cada vez “más elitista” y destinado a “hombres gays blancos, musculados, homonormativos y con pasta para pagar fortunas en sus fiestas, bares y barras que muchas veces usurpan el espacio público”. Todo ello con “el beneplácito de un Ayuntamiento” que en este caso “sigue las mismas políticas que sus antecesores del PP” y con “la complicidad de las organizaciones LGTB vendidas al capital”, critican.

Contra “la mercantilización de la lucha” y por los derechos del colectivo LGTBIQ+, la Plataforma del Orgullo Crítico celebra este miércoles 28 de junio una manifestación bajo el lema “Disidencia es Resistencia” que partirá de la Plaza Nelson Mandela (Lavapiés) y finalizará en Plaza de España. La idea principal es realizar una marcha reivindicativa, con bloques como el No Monógamo o el de Asexualidad, para conmemorar el Día Internacional del Orgullo y exigir la igualdad del colectivo a todos los niveles. “Este año no acabaremos nuestra manifestación del 28J en el barrio de Chueca, porque con la fiesta del #WorldPrideCaca el barrio está tomado”, denuncian en sus redes sociales.

En su manifiesto para el 28J condenan “la utilización capitalista y heteropatriarcal” de la reivindicación y también cuestionan el modelo del madrileño barrio Chueca, donde “el dinero y el ocio se venden como referentes” de su liberación. También saldrán a la calle contra las agresiones lesbo/homófobas y tránsfobas, así como la violación de los Derechos Humanos de las personas refugiadas. “Mientras que el orgullo oficial nos propone “viva la vida”– el lema de este año– las personas migrantes mueren en el Mediterráneo, y otras son desahuciadas, pierden su empleo o son represaliadas por luchar”, claman.

La Plataforma se define como anticapitalista, autogestionada, transfeminista, asamblearia, antirracista, horizontal, antiespecista, apartidista, anticolonialista, antifascista, anticlasista y anticapacitista. Las personas que trabajan en la misma se consideran disidentes sexuales y/o de género y luchan contra “una visión estereotipada” de sus identidades, así como contra “una mercantilización y comercialización de estas y de sus derechos”.

Este año el Orgullo Crítico, que se organiza en ejes y comisiones — Accesibilidad, Homonacionalismo, Diversidad y Violencias, Capitalismo Rosa–, no solo se ha centrado en planear una manifestación, sino que lleva dos meses organizando charlas, debates y talleres sobre temas como la gestación subrogada, la prostitución, las feministas y queer en Palestina… El pasado 17M midieron sus fuerzas con una marcha en Madrid por el Día Internacional contra la Lesbotranshomofobia y bajo el lema ‘Vuestro odio no cabe en nuestras calles’.

 

Capitalismo rosa, gentrificación, homonacionalismo y pinkwashing

El Orgullo Crítico se ha centrado en definir y trabajar sobre estos conceptos para combatirlos.

  • Capitalismo rosa: Es la incorporación del movimiento LGTBIQ+ y la diversidad sexual a la economía de mercado en torno a parejas de hombres gays que demandan bares, discotecas, turismo y productos especializados.
  • Gentrificación: Es proceso de transformación de los barrios céntricos de la ciudad para reformarlos que conlleva un encarecimiento de los alquileres. Llegan las clases más enriquecidas y se van las clases populares. El proceso muchas veces va ligado a la comunidad LGTB como en el barrio de Castro en San Francisco o Chueca en Madrid.
  • Homonacionalismo: La guerra global contra el terrorismo ha llevado a algunos países como Estados Unidos e Israel a incluir a algunas personas LGTBIQ+, siempre que cumplan criterios de raza, despolitización, clase etc. Esta falsa inclusión les sirve para justificar un discurso de criminalización contra la población musulmana.
  • Pinkwashing: Es una de las manifestaciones del homonacionalismo. Consiste en utilizar el discurso y el activismo LGTBIQ+ con otros fines. Ocurre cuando una empresa homófoba en sus políticas laborales utiliza a una pareja de hombres gays o cuando un partido como el PP exhibe una bandera arcoíris para renovar o limpiar la imagen.

 

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend