El Parlament consuma el cisma y proclama la República Catalana

Actualización a las 15:35 horas

BARCELONA.- República Catalana, no se sabe cuánto tiempo tardará el Estado en actuar. Con 70 votos a favor, 10 votos negativos y 2 en blanco, el Pleno del Parlament ha decidido proclamar la independencia de Catalunya el mismo día que el Senado ha activado la aplicación del 155. Más de la mitad del Pleno, que tiene 135 diputados, han votado independencia. Los diputados de Ciudadanos, PSC y PP se habían ausentado del Pleno. Nos encontramos con la paradoja de que Catalunya sea, simultáneamente, una república independiente y una autonomía intervenida. La respuesta del Estado no se hará esperar.

Publicidad

Antes, se habían votado las propuestas de resolución de Ciudadanos, PSC, PP y CSQP, que no han sido aprobadas. En el momento de la votación de la resolución independentista, los diputados del PSC y Ciudadanos han abandonado el Pleno. El grupo de JxSi ha solicitado el voto secreto, una vez que Forcadell ha avisado que la aprobación de esta resolución puede tener efectos legales. Desde el PP y CSQP han pedido que no sea secreto, que los diputados que voten por la independencia deben dar la cara. La CUP ha justificado el voto secreto como una forma de evitar la represión. García Albiol, del PP, llamó “cobardes” a los independentistas por no dar la cara. Acto seguido, los diputados del PP también abandonaron el salón. Se ha votado en urna, voto secreto.

Las inmediaciones del parque de la Ciutadella, en su interior, se encuentra el Parlament, están repletas de gente. ANC y Òmnium Cultural han convocado a sus seguidores en la esquina de las calles Pujades y Lluis Companys. Universitats per la República han convocado a estudiantes y trabajadores a cortar la circunvalación en su intersección con la calle Wellington, en la otra esquina del parque. Los bomberos se concentran en la calle Pujades con Wellington y los comités de defensa del referéndum en la puerta del parque de la calle Marqués d’Argentera. Fuerte presencia policial, de los Mossos, y mucha gente en las calles en los alrededores del Parlament.

Actualización a las 14:48 horas

El Pleno del Parlament ha comenzado con una hora y media de retraso. Los grupos han marcado sus posiciones sobre las resoluciones que se votarán próximamente. Entre ellas, la de la mayoría independentista, JxSi y CUP, de proclamación de la República Catalana e inicio del proceso constituyente. Un día clave para Catalunya y para el resto del Estado. Plenos simultáneos en el Parlament y en el Senado, donde se tramita la puesta en marcha del artículo 155 de la Constitución sobre Catalunya.

El primero en hablar ha sido el diputado Carlos Carrizosa, de Ciudadanos, el principal partido de la oposición. Muy duro contra el president Carles Puigdemont le ha echado en cara que “va a pasar a la historia como el presidente que arruinó Catalunya” y le ha advertido que “no va a conseguir partir España”. Tras Carrizosa, ha sido el turno de Eva Granados, del PSC. “Catalunya es una sociedad plural y queremos que siga así, los socialistas estamos al lado de la gente que no está por aventuras políticas”, ha asegurado Granados, que ha recordado a Puigdemont que el PSC ha intentado hasta el último momento abrir vías de diálogo. “Nadie quiere que se aplique el artículo 155, pero es consecuencia de la salida de la legalidad”.

Tras la diputada socialista, ha sido el turno de Marta Ribas, por parte de CSQP. La coalición izquierdista parece que, tras dudas de última hora, votará unido en contra de la DUI y, también, de la aplicación del artículo 155. Ribas ha asegurado que “nuestro puente de diálogo se mantiene firme”. “Proponemos diálogo y amplias mayorías para hablar de todas las soberanías, pero respetando que el modelo estatal lo tenemos que escoger entre todos”, ha añadido la diputada ecologista.

El diputado popular, Alejandro Fernández, ha optado por un tono socarrón, ridiculizando al independentismo. Les ha dicho que todos los que no piensan como ellos, son considerados fachas. Ha conseguido las risas de la bancada cuando, dirigiéndose a Puigdemont, le ha comentado: “Hasta usted fue considerado ayer facha durante tres horas”. Al vicepresident Junqueras se ha dirigido para decirle que “no se cree sus lágrimas de cocodrilo”. “España es maravillosa y porque los catalanes somos españoles es más maravillosa todavía”, ha concluido.

Después de la intervención de Fernández, ha sido el turno de los independentistas. En primer lugar, ha hablado el diputado Carles Riera de la CUP. “Ha llegado la hora del pueblo, construyendo república desde abajo”, ha asegurado el diputado anticapitalista, que ha homenajeado a los detenidos Sánchez y Cuixart y la mayoría independentista ha acogido la propuesta con una sonora ovación. “Este paso lo hacemos de pie, con la cabeza bien alta. No de rodillas ni como súbditos, sino como personas libres y sin miedo”, ha proseguido. Por su parte, el diputado que fue expulsado de JxSi por su relación con supuestos casos de corrupción, no ha dejado claro qué va a votar, se puede intuir que votará a favor de la independencia, pero no ha quedado muy claro.

maniparlament
Manifestación en las inmediaciones del parque de la Ciutadella de Barcelona donde se encuentra el Parlament. / Alerta 1-O

Por parte de JxSi ha hablado Marta Rovira, dirigente de ERC. “Nosotros no queremos imponer la independencia a nadie, porque hemos sometido nuestra opción política a las urnas y ganamos y la volvimos a someter a las urnas el pasado 1 de octubre y volvimos a ganar”, ha explicado la diputada republicana, recordando que el Govern está apoyado por una mayoría parlamentaria democrática. “Vienen tiempos difíciles y de tensión, pero no tenemos alternativa”, ha advertido Rovira. Tras ella, por alusiones, ha subido a la tribuna Inés Arrimadas, la presidenta de Ciudadanos. Mirando a los ojos a Puigdemont le dice: “El que acaban de cometer es el mayor ataque a la democracia”.

Momentos previos al pleno

Otra vez el Parlament custodiado por los Mossos d’Esquadra. Otra vez los helicópteros de las fuerzas de seguridad sobrevuelan a poca altura el cielo de Barcelona. Hoy, 27 de octubre, se reanuda el Pleno iniciado ayer en el que se podría declarar la independencia de Catalunya. Con un ojo en Barcelona, en el Parlament, y otro en Madrid, en el Senado, los legisladores catalanes votarán las resoluciones presentadas por los distintos grupos. En Madrid todo avanza para una inminente aplicación del artículo 155 que supondría la mayor intervención al autogobierno de Catalunya desde la dictadura franquista. En los pasillos del Parlament, nerviosismo. Nadie sabe qué puede pasar. La tensión en el grupo de JxSi es patente, no hay certeza de que no haya deserciones en las votaciones.

No hay certeza de nada. Después del día de ayer, en el que el president Carles Puigdemont, sometido a fuertes presiones desde varios frentes, cambió de postura en varias ocasiones: proclamación de independencia, convocatoria de elecciones autonómicas, traspaso de la decisión al Parlament… Lluis Corominas y Marta Rovira, de JxSi, y Mireia Boya y Anna Gabriel, por parte de la CUP, han presentado la resolución (PDF) que, previsiblemente, se aprobará hoy en la que abogan por «constituir una república catalana como estado independiente soberano, democrático y social». Otra propuesta compartida por ambos grupos independentistas llaman a iniciar el «proceso constituyente». Los otros grupos también han presentado resoluciones que se votarán hoy en el Pleno. PSC y Ciudadanos proponen la convocatoria de elecciones autonómicas. El PSC además, se refiere a una futura reforma federal de la Constitución. Ciudadanos, por su parte, reclama la dimisión del vicepresident, Oriol Junqueras, y conseller de Economia por la «fuga de empresas» de Catalunya. PP y Ciudadanos también piden la aprobación de un compromiso contra la fractura social en Catalunya. CSQP aboga por evitar la DUI y, además, se muestra tajante contra la aplicación del 155.

En la resolución independentista, una vez proclamada la República Catalana e iniciado el proceso constituyente, abogan por el inicio de las negociaciones con el Estado español para encontrar «un régimen de colaboración», negociaciones «sin condicionantes previos» para establecer «un régimen de colaboración». También pide a la comunidad internacional y a la Unión Europea la vigilancia de que no se violen «los derechos civiles y políticos» en Catalunya y apuestan por su rápida integración en la comunidad internacional y en la UE. También piden a los países que reconozcan la «nueva república».

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, vive sus horas más tensas. Los letrados del Parlament le advierten, de nuevo, de que votar la independencia es anticonstitucional, por lo que podría suponer causa penal contra ella. Han presentado un informe (PDF) en el que avisan a la Mesa de que no se puede votar la resolución independentista de JxSi y CUP. La presión sobre Forcadell es enorme, pero la que fuera presidenta de la ANC ya ha visto cómo su sucesor en el cargo de la organización independentista ya está en la cárcel, Jordi Sánchez. Los grupos parlamentarios de Ciudadanos, PSC y PP abandonarán el Pleno si se vota la independencia. La sesión, prevista para las 12 horas, se retrasa. Ciudadanos y PSC han presentado dos propuestas de reconsideración que están siendo estudiadas por la Mesa. Paralizado, de momento, el Pleno. Forcadell leería la declaración de independencia simbólica firmada el pasado 10 de octubre por los diputados del Parlament fuera del Pleno. Esta declaración, parece, no se someterá a votación. Sí que se votarán las dos resoluciones de los independentistas, la de la proclamación de la república y la que llama a iniciar el proceso constituyente.

Mientras tanto, en la calle, cada vez se agrupa más gente en las inmediaciones del Parlament. La ANC ha convocado a sus seguidores. Universitats per la República llama a cortar la circunvalación que pasa por otro de los laterales del Parque de la Ciutadella. En caso de que se declarara la independencia y se aplique el 155, la actuación del Estado sobre representantes y cargos públicos catalanes e instituciones no tardará. Los Comités de Defensa del Referéndum, plataformas ciudadanas organizadas por barrios y pueblos catalanes a raíz del 1-O, así como la ANC y Òmnium podrían hacer llamamientos para que la gente defienda, de forma pacífica, las instituciones catalanas y se interponga entre los agentes y los cargos públicos que puedan ser detenidos. La tensión política y social, de nuevo, llega a niveles insospechados en Catalunya. Pero nadie puede asegurar que una llamada de última hora no cambie el tablero de juego.