SATO DÍAZ | Publicado: - Actualizado: 09:22

elisendaalamany4
Elisenda Alamany, número dos por Barcelona de Catalunya En Comú Podem, en un acto de precampaña. / CeC

BARCELONA.- Recién iniciada la campaña electoral, recibe a cuartopoder.es la número dos de la candidatura Catalunya En Comú Podem, Elisenda Alamany (Hospitalet, Barcelona, 1983). Esta profesora de lengua catalana es portavoz y responsable del área de comunicación de Catalunya En Comú, el partido que lideran Xavier Domènech y Ada Colau desde el pasado abril, cuando confluyeron ICV, EUiA, Barcelona En Comú y Equo. Ha sido uno de los pesos pesados en la conformación de esta nueva formación política y está llamada a serlo también en el grupo parlamentario que surja tras el 21-D. Número dos por la provincia de Barcelona, fue concejal en Castellar del Vallès por Candidatures Alternatives del Vallès. Durante la entrevista, hablamos de la excepcionalidad de estos comicios, con candidatos en prisión o fuera del Estado, convocados por Moncloa y no por la Generalitat. También de cómo afrontan las elecciones los comunes, a los que las encuestas no les dan unos resultados muy positivos pero, sin embargo, tendrían la llave de la gobernabilidad tras el 21-D. Crítica con el proceso independentista y su hoja de ruta, no duda en cargar contra el bloque de Ciudadanos, PSC y PP por la intervención del autogobierno catalán y la aplicación del 155.

— Las encuestas no dan muy buenos resultados para Catalunya En Comú Podem de cara al 21-D. Siempre recuerdan que esto también sucedió en las generales, cuando En Comú Podem finalmente las ganó, o en las municipales, cuando ocurrió lo mismo con Barcelona En Comú. ¿Esperanzada en la remontada?

— He leído una crónica que me ha gustado mucho en la que decía que si Catalunya fuera ‘Juego de Tronos’, nosotros seríamos Jon Snow. Creo sinceramente que el escenario no es el mismo que el de las elecciones al Congreso, este escenario está extremadamente polarizado. Sin embargo, digan lo que digan las encuestas, sabemos que tendremos la llave después de las elecciones. Tenemos la llave para terminar con los bloques que nos han traído hasta aquí, por un lado, el de la unilateralidad y, por el otro, el bloque constitucionalista que quiere retornar a un orden que responde al pasado y no al futuro. Nosotros queremos volver a la normalidad democrática, pero mirando hacia el futuro y entendiendo que el Estado autonómico está agotado, por lo que tenemos que restaurar el autogobierno catalán y dirigirnos hacia un nuevo marco constitucional. Somos la llave para afrontar este debate.

— Efectivamente, las encuestas dicen que serán determinantes para la conformación de un Govern. Hablan de que Domènech es el ‘candidato Borgen’. ¿Por qué Domènech tiene ese perfil? ‘(Borgen’ es una serie televisiva en la que la protagonista llega a ser primera ministra danesa, siendo su formación minoritaria, debido a los vetos que se hacen entre sí el resto de candidatos).

«Xavier Domènech no sería el presidente independentista ni el constitucionalista, sería el presidente de todos los catalanes»

— En todos los vetos que han existido en las últimas semanas, el único veto que no hay es hacia Domènech. Eso quiere decir que es una persona a la cual la gente y otras fuerzas políticas con planteamientos ideológicos diferentes perciben como una persona de consenso capaz de sentar en la misma mesa a quienes piensan diferente. Lo ha sabido hacer en nuestra propia fuerza política, donde ha reunido a distintos partidos y sensibilidades, también lo ha hecho hacia fuera. Eso se da por hecho, es una persona de consenso y tiene una tradición de recoger el catalanismo progresista y también de avanzar y salir de este bloqueo. Domènech no sería el presidente independentista ni el constitucionalista, sería el presidente de todos. Esta idea va cuajando y creo que es acertada.

— Iceta dice lo mismo…

— Ya… Lo que pasa es que Iceta responde a al proyecto político de Pedro Sánchez, quien se presentó con las ideas de la plurinacionalidad y de ser alternativa al PP y ninguna de las dos ha cuajado. A parte, el PSC es un partido que ha contribuido a la aplicación del artículo 155 y a suspender el autogobierno, no el autogobierno de los independentistas, si no el autogobierno de toda Catalunya. Como decía, el PSC lo único que es capaz de aportar es un cierto orden que mira al pasado, pero no es capaz de afrontar los nuevos retos que debemos afrontar: una reforma territorial, mantener que Catalunya sea un motor de cambio que sirva para otros territorios del Estado español… Sinceramente, la Comisión Territorial en el Congreso que venía a colación, en cierta medida, de la aplicación del 155 no ha servido absolutamente para nada. Al final lo que dice Mariano Rajoy es que sólo sirve para hablar y para nada más. Me queda la duda de si a Sánchez le engañan continuamente o si Sánchez nos engaña continuamente a todos.

— Los socialistas dieron apoyo a la aplicación del 155… ¿Había otra solución después de que Puigdemont llevara a cabo la declaración unilateral de independencia?

— Llegamos a aquella situación por un fracaso de la política de los dos bandos, por parte del Gobierno de Rajoy y por parte del Govern de Puigdemont, que no convocó elecciones. Después de la declaración de independencia, que fue suspendida, creo que existían otras vías que se hubieran podido hacer también por la vía constitucional. La solución del problema catalán no es convocar elecciones, se pueden repetir los mismos resultados aunque haya algunas subidas y bajadas. Después de declarar la independencia, tendría que hacer política ficción, porque es un escenario que nosotros intentamos evitar de todas las maneras, pero seguramente suspender el autogobierno, continuar con la intervención de las finanzas y de las medidas de seguridad no era la mejor vía, ni lo continúa siendo. Por lo tanto, esperaremos a las elecciones, pero después habrá que establecer un diálogo, este problema no se soluciona ni mediante los tribunales ni enviando más policías a Catalunya, en eso creo que estaremos de acuerdo todos.

elisendaalamany1
Elisenda Alamany, durante un acto de precampaña. / Catalunya En Comú Podem

— El PSC propone una Hacienda propia para Catalunya, una medida que contrasta con el apoyo al artículo 155 y la intervención del autogobierno…

«Queremos saber si el PSC, cuando sea mayor, quiere ser una sucursal del PSOE o una fuerza catalanista y progresista»

— Nosotros ya la planteamos en la conferencia que hizo Domènech. Nosotros apostamos por una Hacienda propia y solidaria, es un hecho que recoge el Estatut. Creemos que es una manera de avanzar en el autogobierno y de empezar a hablar de la financiación. Resulta curioso que, contemplándose en el Estatut, ahora la proponga el PSC en campaña, cuando la podría haber propuesto desde hace tiempo. Estas mayorías para esta propuesta ya existían, no hacía falta esperar a campaña. Muchas veces el PSC hace propuestas que luego el PSOE en Madrid las acaba rechazando. Queremos saber qué quiere ser el PSC cuando sea mayor, si quiere ser una sucursal del PSOE o una fuerza catalanista y progresista. Pero vamos, encantada de que incorpore esta propuesta, la apuntamos para el día 22 de diciembre, es uno de los avances constituyentes en los que podemos trabajar conjuntamente.

— Los comunes, en cierta medida y visto lo visto, han sido unos visionarios. Decían que el 1-O sería una movilización masiva, pero que no sería un referéndum vinculante; que después de esto, habrían unas elecciones especiales que cada uno llamaría de una manera diferente; que la unilateralidad no llevaría a ningún sitio como después han reconocido dirigentes independentistas… ¿Cómo se soluciona el problema territorial?

— De entrada he de decir que nos hemos sentido muy solos defendiendo cosas que ahora se ven como la solución finalmente. No hay fórmulas mágicas más allá de ir a las demandas transversales de la sociedad. Nosotros decimos que hay una demanda potente, que atraviesa a todo el electorado, que es un referéndum acordado. Por ello, proponemos un Pacto de Claridad para llegar a acuerdos de qué participación sería necesaria para el referéndum, cuál sería la pregunta… Quiero decir, intentar articular política y socialmente cómo ha de ser este referéndum y que esto cristalice en Pacto de Claridad. Pero tampoco queremos pasarnos otra legislatura con un único debate, queremos que los debates sean múltiples y diversos. Somos los únicos que estamos poniendo sobre la mesa la urgencia de una agenda social y ciudadana que necesita el país. No son debates independientes, si alguno quiere construir un país nuevo no lo puede hacer sin su gente. El debate del estatus político para Catalunya se ha desligado totalmente de qué modelo social queremos, independientemente de si era un estado independiente o no. Para nosotros es central el modelo social que queremos para Catalunya y este debate está pendiente.

— Volviendo al Pacto de Claridad, explíquelo. Fue un pacto que funcionó en Canadá…

«Lo peor que le puede pasar a la sociedad civil catalana es que dependa de hojas de rutas. Proponemos un debate constituyente»

— Se trataría de implicar al Parlament, pero también a actores de la sociedad. Sería coger la potencia que tenía el Pacte Nacional pel Referèndum, que a veces se utilizó sólo como un pacto a medida para el Govern. Creemos que debe servir para expresar la pluralidad social de Catalunya, de los movimientos sociales, del tejido asociativo, de las plataformas que existen… A partir de aquí, articular un debate real sobre el referéndum, la participación, qué pregunta o preguntas… Hay que preguntar también sobre el modelo social del país. Una vez que este debate esté desarrollado y exista un consenso de una mayoría social amplia catalana, llevarlo al Congreso de los Diputados. Eso sería básicamente el Pacto de Claridad, en todo caso, no nos quedamos solamente en la defensa del referéndum, sino que lo entendemos como una vía paralela para avanzar en los modelos de país que queremos. Lo que ha pasado en los últimos meses es que plataformas que servían para generar este debate se han instrumentalizado por la hoja de ruta del Govern. Lo peor que le puede pasar a la sociedad civil catalana es que dependa de hojas de rutas, de estar al servicio de lo que diga el partido que gobierna. Sería un debate constituyente.

— Los independentistas consideran que no habrá nadie en Madrid que escuche estas propuestas.

— Yo les preguntaría a los independentistas que con quién quieren pactar la independencia entonces. Creo que muchas veces en Catalunya se ha intentado hacer lo más difícil y se ha dejado de lado lo que es posible. A mí el mantra de que el referéndum es imposible no me gusta. También era imposible romper con el bipartidismo en el Estado español y se hizo posible. Parecía imposible que hubiera un 57 por ciento de la población española que estuviera a favor de un referéndum pactado y se ha hecho posible. Nosotros nunca hemos defendido vías exprés. Hemos entendido que el PP era un adversario muy poderoso para resolver el conflicto de Catalunya y en eso nos hemos centrado, en intentar echarlo: hemos presentado la moción de censura en el Congreso, hemos luchado para que la soberanía de Catalunya no se toque, hemos llevado políticas de cambio a los ayuntamientos, como en el caso de Barcelona, Madrid y Valencia… Nunca nos hemos movido de esta posición, siempre hemos defendido el referéndum. Otras fuerzas soberanistas cogen la bandera del referéndum, la dejan, la vuelven a coger… Si la vuelven a coger, nosotros ya tendremos los deberes hechos y bienvenidos serán el resto. No creo que esta demanda transversal se pueda dejar de lado, y más después de haber visto el recorrido que ha tenido la unilateralidad. Pensar que el referéndum es imposible y pensar que la independencia es posible me parece muy ingenuo.

— Joan Tardá dice que para hacer república la tienen que hacer conjuntamente los independentistas y los autodeterministas. ¿Qué le piden a ERC para llegar a acuerdos en un futuro cercano?

«Catalunya no ha avanzado en libertad estos últimos 18 meses, ni ha avanzado en igualdad social y, ni mucho menos, ha avanzado en fraternidad»

— Primero, claridad. Todavía no ha quedado claro si ERC está pensando en investir de nuevo a Puigdemont, nosotros no lo haremos, no investiremos a ningún partido de derechas, tampoco a Arrimadas ni a Albiol. Les pedimos que apuesten por una mayoría progresista que pueda desbloquear a Catalunya en términos nacionales y sociales. Creo que es ERC quien tiene que decidir si prefiere seguir con esta vía muerta, si quiere seguir perpetuando la austeridad en este país en pro de un debate que sólo se centra en ellos o si prefiere abrir el debate, avanzar en el autogobierno y poner una agenda ciudadana en el centro. Ya digo que hay muchos discursos diferentes últimamente, después de la declaración de independencia hablaban del referéndum nuevamente, después sale Marta Rovira y vuelve a hablar de unilateralidad, de un gobierno legítimo y otro ejecutivo… Hay confusión dentro de ERC y tienen que decidir si quieren ser un referente progresista o si supedita todo a una agenda fracasada.

— Domènech ha presentado hoy en el Cercle d’Economia una serie de medidas, como la apuesta por una banca pública, una transición enegética, un SMI de 1.000 euros… En los últimos meses, en Catalunya pero también en el resto del Estado, no se escucha mucho un discurso social…

— Últimamente el debate se ha centrado en un solo eje que no habla ni de más soberanía, ni de más derechos, ni de más democracia. Hablemos más de valores republicanos concretos y no tanto de república en abstracto. Desde la Revolución Francesa los valores republicanos son los de libertad, igualdad y fraternidad. Ni Catalunya ha avanzado en libertad estos últimos 18 meses, hemos acabado con la intervención del autogobierno, ni ha avanzado en igualdad social y, ni mucho menos, esta mayoría gubernamental, incluyendo el apoyo de la CUP, ha avanzado en fraternidad, en la búsqueda de alianzas más allá de Catalunya. Ha sido una defensa en abstracto de una república que no se ha articulado en hechos a nivel político. No se entiende este proceso, pero dicen que como la hoja de ruta ha fracasado, en el Estado español no pueden haber aliados. Por lo tanto, los aliados que hemos tejido los comunes no son válidos, dicen, para defender la soberanía de Catalunya. Cuando fracasa la hoja de ruta, como no ha llegado ningún tipo de reconocimiento ni apoyo de Europa, ahora Europa tampoco sirve. Todo esto ha supuesto un repliegue, un aislamiento, que al final nos empobrece como país. Por lo tanto, libertad, igualdad y fraternidad, y los únicos que hemos trabajado por esta fraternidad y buscar alianzas en el Congreso, lo que nos ha permitido hacer un recurso contra la aplicación del artículo 155, hemos sido los comunes con sus confluencias. Desgraciadamente, en Catalunya existe el mantra de cuanto peor, mejor. No nos gusta este mantra.

elisendaalamany2
Elisenda Alamany entre Vicenç Navarro y Pablo Iglesias durante la convención programática de Catalunya En Comú Podem. / Catalunya En Comú Podem

— Iglesias dijo el otro día en un acto de campaña que el independentismo había despertado el fascismo en el resto del Estado. Ha habido una reacción y un crecimiento de la catalanofobia en el resto del Estado, es indudable. ¿Cómo se puede solucionar esta situación?

«Ni España es el PP, ni Catalunya la mayoría gubernamental que hemos tenido, nuestro espacio expresa un punto de encuentro»

— Creo que lo que quiso decir Iglesias el otro día es que cuando hay una frustración por el fracaso de la política surgen los monstruos y esto es lo que ha pasado. Los monstruos del fascismo han existido siempre, no sólo en Catalunya, también en otros sitios, en Madrid y en Valencia, por ejemplo, lo hemos visto pasear por las calles. Esto es posible también por la impunidad que le otorga el PP. Cuando existen posiciones monolíticas que no quieren establecer ningún tipo de diálogo nos encontramos ante un bloqueo que no ayuda a calmar a la sociedad ni a parar el odio entre las partes. También vemos cómo hay actitudes irresponsables por parte del PP, cuando sale Albiol a cargar contra la escuela catalana, eso crispa y tensiona más el clima. Espacios políticos como el nuestro defienden que tenemos más en común que lo que nos separa. Ni España es el PP, ni Catalunya la mayoría gubernamental que hemos tenido, Domènech y nuestro espacio expresa un punto de encuentro. Es el momento de pensar más en debates urgentes para la sociedad que no en bloques y dinámicas que nos han llevado a esta situación.

— También hemos visto en los últimos meses cómo se ha despertado una movilización españolista que no había antes en Catalunya. ¿Cómo se sitúan ante esta nueva realidad?

— Esto pone en evidencia que el debate en los últimos meses ha pilotado sólo sobre si Catalunya debe ser un estado independiente o no. Cuando favoreces sólo este debate surgen las defensas identitarias de un lado y otro. Cuando lo que quieres es buscar un horizonte esperanzador para las clases medias y populares debe dar igual la bandera que tengas. Es una lección a aprender para el futuro, que el modelo de país que se quiere construir tenga en cuenta las necesidades, preocupaciones y derechos de la gente, de lo contrario surgen fuerzas populistas y de ultraderecha como Ciudadanos que mezcla una cosa con la otra. Se puede hacer pensar que aquellos que no quieren pensar del status político para Catalunya están preocupados por una agenda social ciudadana, cuando no es así, es al contrario: la política populista de Ciudadanos está de acuerdo con la reforma laboral, la amnistía fiscal… Por tanto, no soluciona la preocupación de la gente. Pone en evidencia que hemos tenido sólo un debate en un sólo eje y hace crecer el sentimiento identitario.

— Volviendo a las medidas económicas que ha presentado Domènech. Tal y como se ha visto, el Tribunal Constitucional las podría echar para atrás como ha sucedido con otras medidas aprobadas en el Parlament.

«A pesar de Montoro y del Constitucional, el Ayuntamiento de Barcelona ha sido capaz de ser uno de los que más apuesta por inversión social»

— Creo que esto, con la misma asfixia económica hay ayuntamientos que lo han hecho. Un ejemplo de ellos es el de Barcelona. A pesar de Cristóbal Montoro y del Tribunal Constitucional, ha sido capaz de ser uno de los ayuntamientos que más apuesta por inversión social de forma diferenciada al resto del Estado. También lo ha hecho el de Madrid. Es obvio que el Constitucional y Montoro son un impedimento, pero no pueden ser excusa para dejar de hacer cosas. En el Parlament, estos últimos 18 meses hemos visto que fuerzas que votaban radicalmente en contra en el ámbito nacional, como el PP y JxSi, después se ponían de acuerdo en las bases sociales y económicas que hacen país. En el caso del PDeCat está la reforma laboral, el no tocar los impuestos a las rentas más altas o el impuesto de sucesiones o no abaratar las tasas universitarias como se había comprometido el Parlament. El modelo de país que quieren dibujar no es necesariamente más esperanzador o no va en la línea de construir más soberanía. Se construye en abstracto, pero no con medidas. Han sido muy obedientes con la austeridad de Montoro, el déficit, no aumentar la deuda. Esta legislatura debe servir para que desde el Parlament se avance hacia un país más social y libre, una cosa no puede ir sin la otra.

— Con candidatos en prisión, ¿estas elecciones pueden ser legítimas?

— Serían legítimas si las hubiera convocado el president del Govern. Estamos en un momento de excepcionalidad democrática. Tenemos que lanzar un mensaje inequívoco al PP de que hay mayorías progresistas que pueden desafiar al Régimen del 78, eso es lo que le da miedo al PP. Lo que no le da miedo al PP es la unilateralidad, ya lo hemos visto, al final tenemos medio Govern en la prisión y líderes de la sociedad catalana también. No son legítimos, pero no podíamos permitir que a estas elecciones sólo se presentara precisamente el bloque que ha castigado al autogobierno catalán.

— Una última pregunta. ¿Cómo vivió el 1-O? ¿Con qué se queda de aquella jornada histórica?

«El 1-O se dieron unos anhelos de cambio mayoritarios, no sólo responden independentistas, también soberanistas»

— Me levanté a las cinco de la mañana y fui, con mi padre, al colegio que hay en frente de casa, en Castellar del Vallès y estuvimos hasta la tarde protegiendo el colegio electoral. Creo que lo que aprendimos el 1-O es que fue una movilización donde no sólo había independentistas, sino que mucha gente se movilizó a favor de la democracia y en contra de la represión. Esta potencialidad fue lo que deberíamos recoger para generar un proyecto de país. Aquello fue una movilización en clave democrática y a partir de aquel día hay unos anhelos de cambio mayoritarios, pero que no sólo responden a anhelos independentistas, también soberanistas. En la medida en que cada posición de cambio la circunscribimos solamente al independentismo, perdemos la oportunidad de articular mayorías de cambio en Catalunya. Esta es la lección que debemos aprender del 1-O.

 

 

  • florentino del Amo Antolin

    Una entrevista esclarecedora; pero sobre todo incisiva. La coherencia de los Comuns, no solo por boca de Elisenda y tambien de Podemos global; es de agradecer, si, porque aunque haya matices… Dicen lo que piensan, y hacen lo que dicen. Mirarán de reojo las encuestas; pero anteponen los valores sociales, por encima de otras elucubraciones. Tambien con la libertad democrática, por el derecho a decidir; soportando guerras sucias desde su nacimiento. ¡ Dignidad, fraternidad !… Cuando se están inventando formulas para dejar lo más limpio en politica asqueados de ella. Elisenda, hace una apreciación que yo he discutido con amigos; El 155 se aplica ” manu militari a todos los Catalanes; no solo a los independentistas “. Las ofertas en una campaña electoral tan ruin… Que los que te aplican con mala baba esos articulos ” excepcionales ” ; protegen la brutalidad ultra, invaden de fuerzas justicieras el tetano de un Pueblo pacifico… Esos, no pueden arreglar nada. La triple alianza PP + PsoE + C´s; se hacen fuertes con el legado del dictador; Son la sirga del : Atado, y bien atado. Ni más, ni menos !.

  • Julio Loras Zaera

    ERC sólo es, en lo social, un partido liberal (no confundir con neoliberal).

  • Julio Loras Zaera

    La entrevista es interesante, pero ha quedado en ella muy poco espació para lo que los comunes denominan”eje social” y el lenguaje de la entrevistada, sin llegar a ser tecnocrático, me parece que no conectará mucho con la “gente común”, especialmente con la clase obrera de origen fuera de Catalunya.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend