Los socios de Rajoy ya dan por hecho que no se aprobarán los Presupuestos para 2018

Andoni Ortuzar en Barcelona en la celebración de la Diada de 2017
Andoni Ortuzar, presidente del Euskadi Buru Batzar del PNV (en el centro de la imagen), en Barcelona, con motivo de la celebración de la Diada de 2017. / PNV (Flickr)

El bloqueo institucional en Cataluña tiene, asimismo, en suspenso la negociación presupuestaria. “No habrá negociación presupuestaria con el PNV”, asegura a este diario un dirigente nacionalista vasco, “mientras siga en vigor el artículo 155”. Con idéntica rotundidad, este mismo interlocutor, niega que se hayan sentado siquiera “ni formal, ni informalmente” a hablar de las cuentas del Estado y desmiente así a quienes, en los últimos días, lanzaban mensajes de que los Presupuestos Generales estaban prácticamente cerrados, solamente a la espera de que se forme gobierno en Cataluña y se levantase, en consecuencia, la aplicación del artículo 155, que mantiene en manos del gobierno de Mariano Rajoy la gestión de la Generalitat de Cataluña.

Publicidad

Otras fuentes de la formación jeltzale apuntan que, tal como van los acontecimientos en Cataluña, “parece que habrá que gestionar con los Presupuestos de 2018 prorrogados, porque la cuestión catalana se ha enquistado, no parece que se vaya a desbloquear de inmediato y no tiene sentido ponerse a negociar en el mes de abril”. Para entonces, según estas mismas fuentes, ya habría que estar pensando en el borrador de los Presupuestos de 2019, algo que tanto a PNV como a Ciudadanos les parece “difíciles” de consensuar.

Publicidad

Desde ambas formaciones, socias del gobierno en la aprobación presupuestaria de 2017, admiten que, siendo 2019 año electoral (se celebran elecciones municipales, autonómicas y europeas) será más complejo cualquier acuerdo, “pero hay que sentarse en todo caso”, apunta otro responsable del PNV. Este mismo dirigente, sin embargo, añade que “quien puede decantar la decisión de aprobar o no los presupuestos de 2019 es Ciudadanos”. En su opinión, los de Albert Rivera “tienen dudas sobre si aprovechar su avance en las encuestas y forzar un adelanto electoral o mantener la legislatura vigente, pero hasta que no resuelvan sus dudas van a  seguir dando disgustos al PP”.

La no aprobación  de unos presupuestos para el presente ejercicio supone que varios de los “logros” obtenidos por vascos y canarios pueden no tener continuidad, pero también le permite al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, gestionar un presupuesto más restrictivo de lo que, en todo caso, sería el de 2018, al manejar un presupuesto prorrogado, con unas previsiones de crecimiento menores. Hay quienes, de entre sus socios en esta empresa, aseguran que “a Montoro le viene dios a ver, con lo que le gusta recortar…“.