POLÍTICA / Recuperada la calma tras la tormenta de octubre de 2016 y las primarias de mayo de 2017

Pedro Sánchez y los suyos ven “la botella medio llena” respecto a la unidad del PSOE

0
José Luis Rodríguez Zapatero y Pedro Sánchez
José Luis Rodríguez Zapatero y Pedro Sánchez y Eider Gardiazabal en la Escuela de Buen Gobierno Jaime Vera. / PSOE (Flickr)

“En materia de unidad”, asegura un alto dirigente del PSOE, “no nos podemos quejar”. Se refiere este miembro de la cúpula socialista a lo mucho que se han sosegado los ánimos en su partido, tras la tormenta que lo azotó hace 18 meses y que acabó con la dimisión de su secretario general, Pedro Sánchez, tras la célebre y tormentosa renunión del Comité Federal del 1 de octubre de 2016. Unas primarias después, celebrados los congresos regionales y provinciales y, por supuesto, el federal, que renovó una Comisión Ejecutiva que no deja margen a dudas: fiel a Sánchez y unas nuevas reglas de juego que, en la actualidad, no harían posible el triunfo de una nueva insurrección de las baronías contra el secretario general, “las aguas bajan razonablemente tranquilas en la familia socialista”, aseguran desde la la Comisión Ejecutiva Federal socialista.

Desde la dirección del PSOE y el entorno más próximo a Pedro Sánchez, no ocultan su disgusto, eso sí, con algunos “gestos” de la baronesa andaluza Susana Díaz, y no olvidan el último plantón que ésta les dedicó con su notoria y comentada ausencia en la Escuela de Buen Gobierno Jaime Vera, del PSOE, a la que sí acudieron el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, o el exsecretario general de la OTAN, Javier Solana, además de barones y dirigentes socialistas. Sin embargo, “esa actitud no debilita al secretario general, sino que la cuestiona más bien a ella, como miembro de la familia socialista”, asegura a cuartopoder.es otro dirigente, que aprovecha para hacer recuento de la recuperación de “adversarios” en las últimas primarias para la causa del PSOE, con Pedro Sánchez a la cabeza: “La relación de Pedro, con todo lo que llovió, se ha retomado con Felipe González, y muchos de los barones que estuvieron alineados contra Pedro en las primarias, trabajan ahora con normalidad dentro de la estructura del partido”.

Publicidad

Otro de los que no han podido ser “recuperados” hasta el momento ha sido el exsecretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien hizo campaña abiertamente frente a Pedro Sánchez y en favor de la candidatura de Susana Díaz a la Secretaría General del PSOE. Según fuentes socialistas, Rubalcaba, incluso, estuvo a punto de tener alguna participación en esa Escuela de Buen Gobierno, pero, finalmente, declino asistir, argumentando a algunos de los miembros de la actual dirección, con los que sigue manteniendo una buena relación personal que “no podía aceptar, después de que la dirección no promocionó a la eurodiputada Elena Valenciano [mano derecha de Rubalcaba en la dirección del PSOE hasta la llegada de Sánchez a la Secretaría General] a la presidencia del Grupo Socialista Europeo, pero todo se andará...”.

Añade otro dirigente y diputado que la situación interna en el Grupo Parlamentario Socialista, en el que Pedro Sánchez se llegó a sentir en franca minoría antes de abandonar su escaño para evitar que le tocara permitir la investidura de Mariano Rajoy “es de absoluta calma”. “No hay situaciones de enfrentamiento”, asegura este diputado, “como sí las hubo anteriormente. La dirección dispone y el Grupo Socialista ejecuta; no hay siquiera discusión sobre los grandes temas y las líneas de actuación dentro del trabajo parlamentario y son muchos los que fueron portavoces  y ocuparon cargos de responsabilidad antes y los han seguido ocupando después, lo que no significa que no haya debates, preguntas, opiniones diversas, etcétera en las reuniones del Grupo, pero, en esencia, todo funciona de forma fluida y pacífica”.

Desde la cúpula socialista son conscientes de que todavía quedan algunas “heridas por cerrar”, pero aseguran que el vínculo al PSOE y “a la pertenencia a unas siglas”, según comenta un miembro del entorno de Sánchez, “acabarán por cerrarlas o, al menos, por hacer ver a quien todavía lo dude, que de cara a futuras elecciones, hay que sumar, por el bien de todos”. Los más cercanos a Sánchez no quieren lanzar las campanas al vuelo, pero están convencidos de que las circunstancias permiten ver la botella medio llena, “aunque haya quien siga intentando subrayar que la botella está medio vacía... Se equivocan quienes lo dicen”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.