La ONU pide que se investigue la matanza de 16 palestinos, por disparos israelíes, en Gaza

Palestinos portan el cuerpo de Jihad Abu Jamous, que fue abatido el viernes en los enfrentamientos con las tropas israelíes
Palestinos portan el cuerpo de Jihad Abu Jamous, que fue abatido el viernes en los enfrentamientos con las tropas israelíes en la frontera con Israel al este de la Franja de Gaza. / Mohammed Saber (Efe)

Gaza vive este sábado una jornada de luto y huelga nacional por la muerte de al menos 15 gazacíes, la mayoría jóvenes que rondaban la veintena. El Ejército israelí abrió fuego y lanzó gases lacrimógenos durante las protestas de la Gran Marcha del Retorno para reivindicar el derecho a volver de todos los refugiados, que congregaron a decenas de miles de personas este viernes frente a la frontera israelí, y al menos 1.400 personas resultaron heridas –20 de ellas se encuentran en estado crítico–. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, por medio de un portavoz, ha afirmado estar “profundamente preocupado” por los disturbios en el territorio ocupado y ha pedido una “investigación independiente y transparente” para aclarar lo acontecido.

Este es el sangriento comienzo de las seis semanas de protesta que el movimiento islamista Hamas ha convocado hasta el 15 de mayo por el 70 aniversario de la Nakba (catátrofe), fecha en la que los palestinos marcan el inicio de su desposesión y éxodo para la creación del Estado de Israel en 1948. Esta primera masacre ante el mes y medio de reivindicación que tendrá lugar en los territorios ocupados desata el temor de que la enorme tensión que existe en Gaza pueda escalonarse y que nos encontremos en el preámbulo de un nuevo gran enfrentamiento entre Hamas y el Estado israelí.

La indignación se ha desatado entre los palestinos por los vídeos de la jornada de este viernes que circulan en Internet y en los que aparecen disparos del Ejército israelí a manifestantes. Según Israel, los fallecidos eran milicianos, los principales instigadores de la protesta. Este sábado ha vuelto a haber nuevos enfrentamientos en la frontera entre Israel y la Franja de Gaza. Fuentes médicas palestinas han informado de que al menos 13 jóvenes gazacíes han resultado heridos por disparos de las fuerzas israelíes. Mientras la ONU ha hecho un llamamiento a Israel para que ejerza la “máxima contención” a fin de evitar muertes y ha precisado que “la fuerza letal solo debería ser el último recurso”, el Ejército israelí ha advertido este sábado de que podría ejecutar una operación militar si continúan las manifestaciones y los disturbios en la valla.

Derramamiento de sangre

El comienzo de las ‘Seis semanas de la ira’ se ha convertido en tragedia. Las marchas se habían organizado por el Día de la Tierra, una jornada donde se protesta contra la confiscación de 2.100 hectáreas de terrenos palestinos por Israel terminó con la vida de seis civiles a manos del Ejército israelí. A la protesta de este 30 de marzo acudieron unas 30.000 personas, según el las fuerzas israelíes, y 40.000, según fuentes palestinas.

Las manifestaciones de este viernes se realizaron en cinco puntos de la Franja de Gaza cercanos a la frontera, donde Hamas ha instalado tiendas de campaña, puntos de agua y enfermerías para que los palestinos puedan instalarse durante las ‘Seis semanas de la ira’. Los organizadores del acto de reivindicación, asociaciones civiles y facciones de Hamás, habían llamado a que las reivindicaciones se realizaran de manera “pacífica” y habían asegurado que no habría lanzamiento de piedras contra los soldados israelíes.

Las protestas comenzaron de manera tranquila. Más tarde hubo manifestantes que se acercaron a la línea divisoria más de lo permitido. Israel había desplegado un amplio operativo militar. Un centenar de tiradores se encontraban preparados para disparar ante el riesgo de ataques o infiltración en el territorio. Según Israel, abrieron fuego para responder al lanzamiento de piedras, neumáticos ardiendo y cóctels molotov contra los soldados. Mientras el Ejercitó aseguró que dos de los muertos en la frontera pertenecían a una fuerza especial de Hamas y que otros dos fueron abatidos por la noche tras disparar contra sus tropas en el norte de Gaza, la organización islamista acusa a Israel de disparar “de forma indiscriminada” contra civiles que se encontraban desarmados.

Jornada de luto y de huelga con nuevos enfrentamientos

Los enfrentamientos a baja intensidad en la frontera han continuado este sábado, día en el que el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ha decretado luto oficial. Se han sucedido los funerales de los muertos en los violentos disturbios, que son enterrados en la Franja de Gaza, mientras negocios privados, escuelas, universidades e instituciones públicas permanecen cerradas. Las autoridades iraelíes achacan el incremento de violencia al intento de Hamás de provocar muertes para desviar la atención sobre el fracaso de “su régimen en Gaza”, mientras el movimiento islamista lo niega y suma su causa a la del pueblo palestino.

El brazo armado del movimiento islamista ha anunciado “una respuesta en el lugar y el momento adecuado”. Por otro lado, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Abu Mazen, enfrentado con Hamás por considerarles la causa del fracaso de las negociaciones a nivel interno y los autores del intento de asesinato del primer ministro, ha censurado “la agresión israelí” y ha pedido la intervención internacional ante el número de “mártires” provocados por Israel. La tensión en la zona no ha hecho más que incrementar en los últimos meses. A la terrible situación económica de la Franja de Gaza, se le suman factores como las divisiones entre las autoridades palestinas o el polémico traslado de la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén.

Publicidad