“España es un despropósito”: el rapapolvo de Ana Orama en el Congreso

La diputada de Coalición Canaria en el Congreso, Ana Oramas, se ha convertido este miércoles y por unos escasos minutos en la voz de la conciencia del Congreso de los Diputados, interpelando a sus compañeros de Hemiciclo sobre la deriva de España en los últimos días: «Se están cargando la obra de la Transición, nos están llevando al extremo», argumentaba para pedirles a las fuerzas mayoritarias que echen el freno, paren y reflexionen. «España es un despropósito», ha llegado a decir. 

En su corta intervención, Oramas ha repasado los temas de actualidad para echar un rapapolvo a sus compañeros, desde Catalunya a las elecciones andaluzas. Primero, ha empezado disparando hacia los «nostálgicos» de la Segunda República, en una referencia a Unidos Podemos, y a los «republicanos independentistas» en defensa de la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Para ello, se ha valido de las palabras del republicano Alejandro Lerroux, presidente del Consejo de Ministros de la República, hace 84 años ante el desafío soberanista: «En Cataluña, el Presidente de la Generalidad, con olvido de todos los deberes que le impone su cargo, su honor y su responsabilidad, se ha pertimido proclamar el Estat Catalá. Ante esta situación, el Gobierno de la República ha tomado el acuerdo de proclamar el estado de guerra en todo el país».

Publicidad

Tras leerlas, se ha dirigido a sus compañeros: «No me vengan a decir que el Estado español se está defendiendo hoy de forma desproporcionada e injusta por usar un artículo de la Constitución que aprobaron aquí los catalanes».

Oramas no se ha ahorrado dureza a la hora de animar a los diputados a «acabar con el circo y empezar con la política»: «En vez de traer impresoras y camisetas deberíamos empezar a traer neuronas y sentido común».

Impresentables o demagogos

Pero los independentistas no han sido los únicos en recibir el rapapolvo de la canaria, que también ha tenido para el bipartidismo a propósito de las elecciones andaluzas. Les ha reprochado que Pablo Casado Casado pusiera el «grito en el cielo» porque Sánchez llegue al Gobierno con los votos de Bildu y los independentistas y, ahora, el PSOE haga lo mismo cuando Ciudadanos y PP estudian ocupar la Junta de Andalucía de la mano de Vox y siendo Susana Díaz la candidata más votada. «O los dos tienen razón y son ambos unos impresentables o ninguno tiene razón y son todos unos demagogos»

También ha reprochado el comportamiento en las primeras horas poselectorales de Pablo Iglesias, al que ha calificado como «el líder de la izquierda radical», que llamó a la movilización antifascista: «Contra la decisión de las urnas, protestas callejeras, contra los votos, gritos», relataba Oramas, que lamentaba que se tuviera que aplicar a la democracia española el viejo dicho «entre todos la mataron y ella sola se murió».

Por último, le ha pedido a los grandes partidos que se paren a reflexionar.  «Se están cargando la obra de la Transición, están liquidando la democracia española, nos están llevando al caos y al descrédito. Sus ambiciones personales y sus enfrentamientos partidarios están debilitando a este país y a sus pueblos. La gente no se merece esto».