Nueva vista en la AN para el caso Alsasua: seis testigos desmienten la versión oficial

  • La Fiscalía sigue pidiendo penas de agresión terrorista, que podría acercar las penas a 50 años

La versión oficial de los dos guardias civiles y sus parejas de lo ocurrido en la madrugada del 15 de octubre de 2016 en el bar Koxka de Alsasua ha quedado en entredicho en la última vista que se está desarrollando en la AN durante la jornada de hoy, miércoles y mañana, jueves. Los testigos que han declarado hoy, inadmitidos como tal durante el juicio que comenzó en abril de 2018, han desmentido la versión oficial, la dada por la guardia civil y tomada como verídica en el juicio a los ocho jóvenes de la localidad navarra. Los ocho jóvenes están condenados a entre dos y doce años de prisión y tres de ellos llevan 800 días en prisión.

En concreto, tal y como informa el colectivo de padres y madres Altsasu Gurasoak, así como su equipo de defensa, dos de los testigos, presentes en el momento de la pelea, han descartado que Jon Ander Cob no estuvo esa noche en el bar Koxka y sobre Julen Goicoechea, han afirmado que no participó en la pelea.

Publicidad

También han descartado que se produjeran los hechos tal y como habían sido relatados por parte de los dos agentes y de sus parejas, unos sucesos en los que no hubo “ni violencia, ni intimidación como vienen afirmando los acusados”, ha resaltado Eva Gimbernat, abogada de Jon Ander Cob.

Una de los testigos que ha declarado hoy es amiga de María José, una de las parejas de los guardias civiles. Ha afirmado que vio al teniente tendido en el suelo y a María José agachada ayudándole y asustada, pero ha querido dejar claro que no vio a Julen Goicoechea pegar a nadie ni empujar, aunque sí estuvo en el bar, y que a Jon Ander Cob no le vio por allí.

Ha reconocido en la sala que después de que se tranquilizase la situación, envió un mensaje a María José para saber qué había ocurrido, pero que no le contestó y desde entonces no ha vuelto a saber nada más de ella.

A lo largo de las algo más de tres horas de vista, los abogados de la defensa de los ocho jóvenes han reiterado que “la sentencia se ha basado en los testimonios de las víctimas y se han obviado las declaraciones de los testigos”. José Luis Galán, abogado de Iñaki Abad, considera acreditada “la falta de credibilidad de los denunciantes”.

El fiscal, José Perals, ha negado que haya ningún tipo de “conspiración” o “montaje policial” y mantiene la petición de 50 años de prisión para algunos de los condenados, al apreciar agresiones terroristas. Ha reiterado su consideración de los hechos ocurridos como “herederos” de las ideas y la estrategia que dictó la banda terrorista ETA y que llevó a las “peores atrocidades” cometidas durante medio siglo.