Las calles y los juzgados toman protagonismo entre la gran polarización política

  • El inicio del juicio contra dirigentes independentistas coincide con el inicio del debate presupuestario en el Congreso
  • Las movilizaciones de las derechas y ultraderechas, de independentistas y feministas tomarán las calles durante las próximas semanas

La inflamación política ha subido esta semana con la manifestación convocada el próximo domingo en la plaza de Colón de Madrid por las derechas y ultraderechas de PP, Ciudadanos y Vox, para reclamarle a Pedro Sánchez la convocatoria de elecciones. Las declaraciones de los dirigentes de estos partidos han subido de nivel. El presidente del PP, Pablo Casado, ha arremetido con duras palabras contra el independentismo catalán, contra el movimiento feminista y el aborto y, también, contra el Gobierno de Pedro Sánchez a raíz de la polémica suscitada esta semana en torno a la figura de un relator independiente que coordine las conversaciones entre partidos políticos sobre la cuestión catalana.

De esta manera, se aproximan unas semanas de agitación política y social, en las que coincidirán distintas movilizaciones sociales de distinto índole, además del juicio contra los dirigentes sociales y políticos independentistas catalanes en el Tribunal Supremo, al mismo tiempo que se iniciará el debate presupuestario en el Congreso.

La movilización bajo el lema “Por una España unida. Elecciones ya” que convoca el tripartito de las derechas y ultraderechas el próximo domingo a las 12 horas en Colón se prevé multitudinaria. El PP ha anunciado que facilitará el viaje a las personas que se quieran desplazar a la capital el próximo día 10 de febrero. Las derechas y ultraderechas quieren, de esta manera, sacar a la calle su reclamación al Gobierno de un adelanto electoral. El clima social se caldea. Sánchez vive momentos difíciles, una buena parte del PSOE, liderado por barones autonómicos como los presidentes de Castilla-La Mancha o Aragón, Emiliano García-Page y Javier Lambán, se han levantado contra la política de diálogo y distensión del presidente con Catalunya. La presión interna a Sánchez en el PSOE vuelve a ser enorme.

Publicidad

Con esta manifestación se despedirá esta semana y la próxima estará marcada por el inicio del juicio en el Supremo contra los dirigentes independentistas y por el comienzo del debate presupuestario en el Congreso de los Diputados. Así, el próximo martes, día 12 de febrero comenzará el juicio que se prevé que tenga una duración de tres meses, en sesiones de martes a viernes desde las 10 a las 18 horas. Los primeros días estarán dedicados a las cuestiones previas, posteriormente será el momento de las declaraciones de los acusados y, después, de los testigos llamados a declarar. La sentencia se conocerá, previsiblemente, después de las elecciones municipales, autonómicas y europeas de mayo.

Durante estos meses de juicio en Madrid, las organizaciones independentistas han convocado distintas movilizaciones, prioritariamente en Catalunya, pero también en Madrid. El mismo día 12 llaman a realizar paros laborales en Catalunya de 10 minutos a las 12 horas y se celebrará una manifestación en Barcelona por la tarde. El sábado 16 de febrero, a partir de las 17 horas una gran manifestación recorrerá la Gran Vía de Barcelona, desde la plaza de España hasta terminar en la plaza Universitat. El sindicato catalán Intersindicial-CSC ha convocado una huelga general el jueves 21 de febrero. Será el sábado 16 de marzo cuando las entidades y partidos independentistas y soberanistas se movilicen en Madrid, a partir de las 17 horas.

La próxima semana también será el momento en el que se inicie el debate presupuestario en el Congreso de los Diputados. Un momento en el que se volverá a medir la frágil mayoría parlamentaria que sustenta al Gobierno de Sánchez. De momento, han anunciado enmiendas a la totalidad el PP, Ciudadanos y ERC, por motivos completamente distintos. Queda por ver si ERC la mantiene, la presión de la derecha sobre el Gobierno puede generar una reafirmación de la mayoría de la moción de censura, que puede cerrar filas en torno a Sánchez dada la virulencia de la derecha. El martes 12 y el 13 se debaten y votan las enmiendas en el Pleno. La tramitación de las cuentas anuales, de seguir adelante más allá de la próxima semana, podría durar tres meses.

Las calles también serán protagonistas estas próximas semanas por las distintas movilizaciones que ha convocado el movimiento feminista en su hoja de ruta hacia la huelga general laboral, estudiantil, de cuidados y de consumo del próximo 8M. Sindicatos como CNT, CGT, Intersindical o Cobas han convocado huelga de 24 horas, mientras que los mayoritarios CCOO y UGT vuelven a quedarse atrás y convocan paros de dos horas. El movimiento feminista ha sido objeto de críticas de las derechas y ultraderechas durante los últimos meses, el 8M será motivo, previsiblemente, de aumento de la temperatura política. Las declaraciones de las derechas y ultraderechas serán inflamatorias conforme se acerque la fecha.

El próximo viernes comenzará la campaña Más de 1.000 motivos. Con ella, las activistas de la Comisión 8M llaman a las mujeres a hacer públicos sus motivos para secundar la huelga de marzo. El 14 de febrero, coincidiendo con la celebración de San Valentín, lanzarán actividades bajo el lema Enamoradas de la huelga feminista. El 16 de este mes, desarrollarán acciones informativas en distintos mercados. El 23 de marzo, las feministas celebrarán el Eventazo, una acción de activación a la sociedad de cara a la huelga. En marzo, hasta el 8M, se desarrollarán distintas acciones para calentar motores de cara a la huelga, entre ellas, celebrarán un carnaval feminista o una carrera para “correr sin miedo” en lugar de “correr por miedo”. Semanas de alto voltaje político y social.