Sánchez se presenta en campaña como la opción del “sentido común y progreso”

  • El presidente del Gobierno participa, en Sevilla, en la presentación de la candidatura de Juan Espadas a la alcaldía de la capital andaluza
  • Recuperará el subsidio de desempleo a mayores de 52 años esta legislautra

Unidad interna en el PSOE. Esta era una de las motivaciones principales de Pedro Sánchez para convocar elecciones anticipadas para el próximo 28 de abril. Evitar las voces disonantes de los barones durante la campaña, muy críticos con la política del presidente del Gobierno con respecto a Catalunya. Hoy ha dado un paso en este sentido, participando en la presentación de la candidatura de Juan Espadas, alcalde de Sevilla, que se volverá a presentar en las municipales de la capital hispalense en mayo. 

Sánchez inicia su campaña electoral, de este modo fotografiado, junto a Susana Díaz, su permanente rival interna, y señalando algunas de las que serán las claves de su campaña con las que pretende mantenerse en la Moncloa la próxima legislatura: frente a la derecha “que entiende una sola España en la que solo caben ellos”, Sánchez apuesta por “una España en la cabemos todos”. Promete unidad de España, frente a los que la dividen en “ciudadanos de primera, de segunda y de tercera”. Reivindica el líder socialista, frente a los discursos incendiarios de las derechas y ultraderechas de PP, Ciudadanos y Vox, la “política útil, cargada de sentido común, respeto y tolerancia que deje de enfrentar a los españoles”.

Sánchez pide una “mayoría rotunda para sacar a este país de la crispación” y, para conseguirla, ha anunciado algunas medidas que el Gobierno desarrollará antes de que termine esta legislatura y se ha comprometido a que, si gana las elecciones, su futuro gobierno “aprobará los presupuestos sociales” que fueron tumbados en el Congreso la semana pasada. “Ser testarudo en política es una virtud”, ha asegurado Sánchez, asegurando que en las próximas semanas se aprobará “el subsidio de desempleo a los mayores de 52 años”. También, antes de que termine la legislatura, el Gobierno recuperará la cotización a la seguridad social de los cuidadores no profesionales, en su mayoría mujeres familiares de dependientes.

El líder socialista ha hecho un repaso por algunos de los logros del Gobierno durante los nueve meses transcurridos desde la moción de censura a Mariano Rajoy en distintas materias: reducción de la ratio entre profesores y alumnos en la educación pública o un plan por la calidad del empleo. Y ha reinvindicado la política estrella, la subida del SMI a 900 euros.

También ha explicado que no se ha conseguido realizar todo lo que pretendían desde el Gobierno, y se pone tareas para la próxima legislatura, en caso de que Sánchez se mantenga en la Moncloa: el impulso al sistema nacional de dependencia o llegar al 5% del PIB en educación pública en educación. Ha criticado el “filibusterismo parlamentario” de PP y Ciudadanos y su capacidad de bloquear en la Mesa del Congreso y Senado la tramitación de algunas medidas, como el derecho a la eutanasia, la derogación de la reforma laboral y la ley mordaza, una ley de bebés robados o medidas contra el desempleo para parados de larga duración.

Pistoletazo de salida en Sevilla de la campaña socialista de cara a las elecciones del 28 de abril. En los parlamentos anteriores al del presidente del Gobierno, tanto Susana Díaz como el propio alcalde de Sevilla han hecho un llamamiento a la unidad de los socialistas para la larga campaña que ya está en marcha y que terminará el 26 de mayo con las elecciones autonómicas en la mayoría de comunidades, municipales y europeas. Sánchez ha reivindicado al PSOE como el partido del “sentido común, moderación y progreso”. Sánchez pretende situarse en la centralidad del tablero político y pone rumbo a las urnas confrontando, principalmente, contra las derechas y ultraderechas.

Publicidad