PACMA espera entrar en el Parlamento Europeo en mayo de 2019

  • La formación afronta optimista el próximo ciclo electoral, animada por el aumento de votos, la creciente sensibilidad animalista y la subida de afiliados.
  • Se dibuja como antagonista de Vox, que ha hecho una defensa a ultranza y casi identitaria de la caza.

2019 es el año clave. Así lo percibe el partido animalista PACMA, que espera que las próximas elecciones europeas sean su puerta de entrada a las instituciones. La formación afronta optimista el próximo ciclo electoral, animada por el aumento de votos que han tenido en los últimos comicios, por la creciente sensibilidad animalista de la sociedad española y por la subida de afiliados. Plantearán una campaña en positivo para contrastar con la crispación de la política actual y se dibujarán como la antítesis más pura del ultraderechista Vox: "Cuando Abascal habla de aquellos que quieren prohibir la caza o la tauromaquia, está hablando de PACMA", defienden los animalistas.

En 2019 se abrirán hasta cuatro urnas: generales, europeas, autonómicas y municipales. La circunscripción única de las europeas hace que los animalistas se muestren más esperanzados en dar el salto a las instituciones que en otras plazas, como los comicios generales, donde el sistema de circunscripciones y la Ley D’Hont les dificulta el acceso. Aún así, en esta campaña advierten de que su entrada en la instituciones será para conseguir victorias concretas y no para bloquear: "Nosotros no hubiéramos tumbado unos Presupuestos Generales del Estado", explican sobre los recientes acontecimientos políticos que han precipitado el adelanto electoral.

De hecho, se muestran convencidos de que las elecciones europeas serán su primer salto institucional. Desde hace varios meses trabajan con once representantes de partidos animalistas europeos para aunar un bloque común, según cuentan desde la formación.

Publicidad

El salto a la política institucional es importante para la formación porque supone ampliar influencia, ganar recursos y más visibilidad en los medios para difundir su mensaje, que ahora sus seguidores comparten por las redes sociales. Los animalistas presumen de que siempre que se abren las urnas, sus votos aumentan. En 2016 obtuvieron 286.702  papeletas para el Congreso y 1.213.871 votos en el Senado

Tomando como referencia las últimas elecciones de Andalucía, los animalistas también duplicaron cifras. Mientras en 2015 recibieron 31.958 apoyos (0,8%), el pasado 2 de diciembre aumentaron hasta los 69.905 (1,93%), un crecimiento sostenido pero que aún no ha permitido que entren en las instituciones.

El voto útil animalista

Una de las principales referencias a nivel europeo de PACMA se encuentra en el país vecino. El diputado André Silva, del Partido de las Personas, los Animales y la Naturaleza, consiguió que no se sacrificasen animales abandonados, que se llevase al parlamento luso debates como el de las corridas de toros o que los animales dejasen de considerarse como cosas. "Para nosotros es el paradigma de lo que se puede hacer con un solo diputado en las cortes", explican estas fuentes.

Pese a la entrada en 2015 de nuevas fuerzas al Congreso, PACMA cree que aún tiene un nicho que no se ha cubierto por ninguna propuesta política: "A la izquierda no le preocupan los animales", concluyen. Ni siquiera 'salvan' en este aspecto a Unidos Podemos, a quienes reprochan no haber sido "valientes" para trabajar por el fin de la tauromaquia o la caza. "Nosotros tenemos propuestas más factibles que la independencia de Cataluya", bromean en su sede de la calle Preciados de Madrid, en referencia a los partidos independentistas, que con pocos escaños en el Congreso tienen una influencia muy superior a su representación.

El próximo día 26 presentarán a sus candidatos. Prometen llevar en sus listas solo a personas que "se comprometan con los valores de partido". Son conscientes de que en el Congreso encontrarán barreras importantes para algunas de sus iniciativas: "Somos el partido que defiende las propuestas antitaurinas en la España de las corridas".

Sin embargo, desde el partido apunta a que el interés por las causas animalistas ha ido creciendo y presumen de que han pasado de los 5.000 afiliados. Consideran un logro que sin tener el apoyo mediático del que gozan fuerzas extraparlamentarias como Vox sus votantes se mantengan al alza.

El antagonista de Vox

Mientras Vox defiende las corridas, PACMA es antitaurino, mientras Vox se erige defensor de la caza, PACMA la rechaza, mientras Vox ataca la "ideología de género", PACMA está presidido por una mujer, Silvia Barquero. Para los animalistas, el partido de Abascal es el antagonista a su proyecto. Eso sí, durante la campaña pretenden confrontar argumentos y no entrar en la descalificaciones.

Creen que durante los últimos años ha habido tímidos avances. Se señalan como decisivos en haber puesto el foco en el Toro de la Vega, en la entrada en vigor, aunque con 30 años de retraso, del Convenio Europeo sobre Protección de Animales de Compañía, o de que se abriese el debate sobre la prohibición de animales en los circos.

Como prioridad para la próxima legislatura señalan la Ley de "sacrificio 0" a los animales y el fin de la tauromaquia, aunque saben que la primera puede generar más consenso que la segunda.