El sorpasso de Vox al PP en Madrid quita el sueño a Pablo Casado

  • Monasterio adelantaría en este momento a Díaz Ayuso en la contienda electoral, algo que, de confirmarse, sería un duro golpe para el PP
  • Otro de los vaticinios que se repiten machaconamente en los datos manejados por el PP es que el partido más votado sería el PSOE y su candidato, Ángel Gabilondo

Las encuestas siguen sin ser favorables al PP. Los datos propios, los trackings que manejan diariamente en el cuartel general popular, han hecho saltar las alarmas en la cúpula dirigente, en la madrileña calle Génova. Madrid, que ha sido durante décadas bastión electoral del partido que preside Pablo Casado, puede dejar de serlo, no sólo el 28-A, sino el 26 de mayo, en los comicios municipales y autonómicos. De hecho, los sondeos que manejan los populares casi a diario marcan un posible sorpasso o adelanto en intención de voto de VOX al PP.

La fragmentación del voto de derechas se ceba, en el caso de Madrid, con el PP, cuyos dirigentes, según han confirmado a cuartopoder.es en el entorno de Casado, previeron esa posibilidad hace meses y decidieron, por tanto, atajarla colocando al frente de la lista a la candidata Isabel Díaz Ayuso.

Los candidatos del PSOE-M a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo (i), y del PP, Isabel Díaz Ayuso./ EFE

Publicidad

El perfil más duro de Díaz Ayuso y la voluntad de colocar al frente de esa lista a una mujer hicieron decantarse a Casado por esa apuesta personal: una Díaz Ayuso que, aunque era poco conocida entre el electorado madrileño, tenía que ser un revulsivo frente a la que, pese a no haber sido nombrada todavía, todo el mundo considera la candidata in pectore de VOX a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio.

Así, Monasterio adelantaría en este momento a Díaz Ayuso en la contienda electoral, algo que, de confirmarse, sería un duro golpe para el PP, aunque el partido consiguiese, finalmente, estar presente en el gobierno de la Comunidad. En todo caso, otro de los vaticinios que se repiten machaconamente en los datos manejados por el PP es que el partido más votado sería el PSOE y su candidato, Ángel Gabilondo. El ex ministro de Educación no conseguiría – según advierten desde la dirección del PP- formar gobierno con el resto de opciones de la izquierda, también fragmentada, porque seguirían sumando más escaños entre PP, Vox y Ciudadanos.

La cuestión es que Ciudadanos, en su política de no establecer acuerdos con Vox (con el matiz de última hora aportado por Albert Rivera de que aceptarían los votos de la extrema derecha para sus investiduras, aunque no se plantean poner los suyos al servicio de Vox) pone en serio riesgo esa mayoría a la que alude el PP, puesto que no es lo mismo poner sus votos al servicio de una investidura de un candidato del PP (como ya hicieran en las elecciones de 2015 al apoyar la investidura de la expresidenta Cristina Cifuentes) que votar a una candidata de Vox.

Todo apunta que el puzle madrileño va a arrojar un difícil resultado el próximo 26 de mayo y el resultado final dependerá en buena medida de la capacidad de movilizar al electorado que tengan unos y otros durante la campaña, de los errores y aciertos de los partidos y candidatos.

En todo caso, Madrid es clave para el PP, ya que de no mejorar el resultado final las previsiones que ahora manejan tendrían que afrontar el hundimiento en uno de sus principales bastiones y asumir y defender ante el partido y los críticos que esa estrategia y esas candidaturas que fueron apuestas personales de Casado. Como en los últimos tiempos, desde el entorno del presidente del PP repiten que “queda mucha campaña por delante”.