Valerio: “Me asusta que PP y Cs se puedan apuntar a los postulados de Vox en pensiones”

  • Entrevista con la ministra de Trabajo y cabeza de lista por Guadalajara del PSOE para el 28-A.

Magdalena Valerio nació en Torremocha (Cáceres), pero decidió volcar su talento profesional y político en Guadalajara, tierra de la que es cabeza de lista para las elecciones del próximo 28 de abril. Desde junio de 2018, ostenta la cartera que más preocupa a los españoles según el CIS: la de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Con un pie en Guadalajara y otro en Madrid, esta semana se enfrenta a la recta final de una convocatoria electoral decisiva que, con probabilidad, arrojará un Congreso muy fraccionado. Sin embargo, asegura que es una “persona con tendencia al optimismo”: “El pesimismo es muy malo para la salud y para todo, incluido para la democracia”.  

La ministra comienza la semana recibiendo a cuartopoder.es para charlar sobre las elecciones, trabajo, retos de futuro, pensiones y lo que puede ocurrir más allá del 28 de abril.

Publicidad

— Si gana las elecciones el PSOE, ¿van a derogar la reforma laboral o solo sus aspectos más lesivos?

— Hemos dicho sistemáticamente que lo que vamos a hacer es derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral. Hemos regulado el registro de jornada, que es un paso importante. En el Congreso de los Diputados se ha estado debatiendo durante dos años el artículo 42 del Estatuto de Trabajadores y también se ha trabajado en la primacía del convenio de sector frente al de empresa y sobre la ultractividad. Al final no se ha podido llegar a un acuerdo. Había que poner de acuerdo a PDeCat y PNV, pero también a Podemos, Compromís, PSOE… En cuanto se convocaron las elecciones llegamos a la conclusión de que era inviable y optamos por no hacerlo por decreto ley.

"Hay que elaborar un Estatuto de los trabajadores del siglo XXI"

También llevamos en nuestro programa algo importante. Hay que elaborar un Estatuto de los Trabajadores del siglo XXI. En este momento de la historia tenemos una economía muy globalizada, con nuevas modalidades de trabajo traídas por la digitalización. Tenemos el reto de la robótica, el reto demográfico o el cambio climático. Estamos en un mundo nuevo y al Estatuto de los trabajadores se le han hecho muchos retoques parciales. En el último real decreto, que se aprobó el 8 de marzo, incluimos que nos dábamos un plazo de seis meses para crear una comisión de expertos y expertas para plantear un nuevo Estatuto de los Trabajadores. Me gustaría que esa comisión fuese plural y que tuviesen representación de los agentes sociales. También que no solo fuesen personas teóricas, que sepan de derecho laboral que es muy importante, sino que también estén acostumbradas a aplicarlo, que hayan estado negociando convenios colectivos, responsables de recursos humanos de empresas, personas que estén en los sindicatos...

También hay que hacer una nueva ley de prevención de riesgos laborales, ya que esta data del año 95. Son más de 20 años. Está repuntando la actividad en la industria y en el sector de la construcción y, en cuanto lo hace, empiezan a hacerlo también los accidentes laborales. Me consta que los agentes sociales se lo toman en serio, hacen visitas de empresa, se hacen cursos… pero hay que seguir insistiendo. Objetivo, siniestralidad 0. Es esencial también la prevención de los accidentes ‘in itinere’ o en misión, los accidentes de tráfico dentro de la jornada laboral.

— A su juicio, ¿qué nuevos derechos tiene que incluir ese Estatuto de los Trabajadores?

"Le cambiaría el nombre al Estatuto de los Trabajadores y le pondría Estatuto de las personas trabajadoras"

— No hemos profundizado en la materia, hay que esperar que los expertos digan. Estamos en el siglo XXI. Hay que adoptar medidas para prevenir el abuso en estas nuevas modalidades de trabajo y que no se utilicen para someter a condiciones laborales de explotación a los trabajadores. El Estatuto de los Trabajadores tendrá que clarificar las nuevas formas del trabajo. Creo que también hay que hacer mucho hincapié en la igualdad y la eliminación de la brecha de género. El decreto ley que se aprobó al respecto es un primer paso, pero queda mucho por hacer: fomento de los planes de igualdad, racionalización de horarios, más políticas de conciliación, permisos de paternidad y maternidad...  Son temas que van a estar ahí, en este nuevo Estatuto de los trabajadores y las trabajadoras. Yo ya le cambiaría el nombre, le pondría Estatuto de las personas trabajadoras.

—¿Hay que modernizar el catalálogo de las enfermedades laborales?

— El problema es que son 'númerus clausus', cerrados. Conforme la realidad avanza, hay que ir añadiendo enfermedades. Una de las últimas modificaciones se ha dado en la mesa de diálogo social específica para la hostelería. Se ha ampliado el número de enfermedades que pueden contraer las camareras de piso, haciendo especial hincapié en problemas que tienen en la muñeca, el túnel carpiano, etc. por los esfuerzos que hacen al mover carritos o elevar colchones muy pesados.

Hay algo en nuestra legislación que no es muy conocido. Aunque una enfermedad no esté en el listado, si se contrae con motivo u ocasión del trabajo, se considera accidente laboral, siempre que haya informes que lo avalen.

— Ahora en campaña es un clásico que los partidos hagan promesas a los autónomos, ¿qué ofrece el PSOE que no ofrecen el resto de fuerzas?

"Hay autónomos que están sobrecotizando y otros que infracotizan"

— Obras son amores, que no buenas razones. El PSOE ofrece seguir apoyándolos. La primera ley que hubo sobre el trabajo autónomo se hizo en el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero. Lo ideal es que los autónomos coticen en función de sus ingresos reales. Hay autónomos que están sobrecotizando y otros que infracotizan.

Se ha hecho un cambio en el RETA por el que se cotiza un poco más todos los meses para tener más prestaciones. Hay algo que muchos autónomos no saben. A partir del día 60 de la baja médica tienen bonificada la cotización. Una persona que tiene un comercio o un bar y se pone enfermo, tiene que buscar a alguien que te sustituya. Tienes que pagarle un sueldo a la persona, la cotización y pagar la tuya integra. A partir del día 60 no tienes que pagar esta última.

Estábamos elaborando un plan más potente del apoyo del autoempleo y de apoyo. Lo retomaremos. Esto se está haciendo con las asociaciones y también pasará por la mesa de diálogo social.

También se han puesto medidas para apoyar el autoempleo de jóvenes en localidades pequeñas, teniendo en cuenta esa España vacía. Este verano, en un proyecto liderado por la Alta Comisionada de Reto Democráfico, se aprobó una partida de 80 millones de euros para fomento del emprendimiento en jóvenes menores de 30 años en poblaciones de menos de 5.000 habitantes o entre 10.000 y 5.000 que hayan visto cómo en la última década ha bajado su población.

—Usted confía en la próxima legislatura en poner de acuerdo a muchas personas diferentes. Es optimista.

— Cada vez más. Yo soy una persona con tendencia al optimismo. El pesimismo es muy malo para la salud y para todo, incluido para la democracia. Me preocupan algunas cosas que estoy escuchando a lo largo de la campaña. Descarriló el proyecto de presupuestos de 2019 porque algunos partidos decidieron votar a favor de unas enmiendas a la totalidad de devolución. No sé si llegaron a un acuerdo porque en ese bloque estaban PP, Ciudadanos y los independentistas. No sé si se sentaron y dijeron que se iban a cargar entre todos los presupuestos. Eran sociales y muy interesantes porque apostaban por un sistema fiscal progresivo donde pagasen más los que más tienen. Pagaban más los que cobrasen más de 130.000 euros, más las grandes empresas que las medianas y pequeñas... También se ha hablado de los impuestos a las transacciones financieras, las famosa tasa a las tecnológicas, la reducción de IVA a unos productos…

También descarrilaron la reforma laboral y el Pacto de Toledo. Fue muy lamentable que después de dos años y medio de trabajo, en el último momento descarrilase. En este caso, fue por Podemos y ya se habían convocado elecciones.  La siguiente (legislatura) va a ser más complicada. Creo que al PSOE le avala una trayectoria de lucha por derechos y libertades, hemos gobernado muchos años en la democracia. Confío en que muchas personas progresistas se hayan dado cuenta de somos capaces de poner la economía al servicio de las personas y recuperar derechos y libertades.

"Vox no cree en el sistema público de pensiones de reparto"

No quiero vaticinar resultados, pero tiene toda la pinta de que va a entrar en el Congreso de los Diputados el partido Vox con las posiciones preocupantes que está planteando. No cree en el sistema público de pensiones de reparto. A mí eso sí me preocupa, ¿qué posición va a adoptar en el pacto de Toledo? Apuestan por una especie de sistema con una pensión mínima y que luego cada uno con sus ahorros se pague un fondo de pensiones privado. Los sistemas complementarios son libres, no tengo nada en contra. No sé qué van a decir muchos jóvenes que no tienen ni para irse de casa de sus padres si encima tienen que ahorrar para una pensión digna. Es una tomadura de pelo. No hay margen en los sueldos de la mayoría de los trabajadores de este país para que su futuro cuando sean mayores dependa de lo que sean capaces de ahorrar.

Los planteamientos de Vox cuestionan la violencia de género, son machistas, racistas... el planteamiento que hacen de la inmigración es increíble teniendo en cuenta que estamos en un país de personas que se han tenido que ir a buscar la vida fuera. ¿Qué les va a decir a los agricultores de Huelva para recoger la fresa?¿que no la recoja nadie? Este año ha habido que autorizar un contingente de unas 19.000 personas que vienen de Marruecos a recoger la fresa. Sus planteamientos sobre la inmigración son dementes, quieren menos Europa, cargarse todas las comunidades autónomas… La suerte es que la Constitución está bastante blindada.

Me asusta más que Ciudadanos y PP se estén apuntando a estas cuestiones. Como han hecho una coalición de gobierno en Andalucía, ahora está por ver quien compite en el territorio de la extrema derecha, a ver quien dice la cosa más gorda. En materia de defensa de un sistema público de reparto, ya hay un preacuerdo en el Pacto de Toledo para garantizar el poder adquisitivo de las pensiones, que no cambien ahora de idea. El señor Lacalle dijo que no había que subirlas, sino bajarlas, pero me parece que luego rectificaron. A mí lo que me asusta más es que PP y Ciudadanos se puedan apuntar en algunas cuestiones, como el sistema público de pensiones, a los postulados que está defendiendo Vox. Confío en que no. A veces en campaña se magnifican las cosas. Confío también en que la ciudadanía de a pie no se fíe mucho de grupos políticos que plantean soluciones tremendamente simplistas, ridículas, por no decir kafkianas, a problemas muy complejos.  Confío en que no se fíen de esos cuentos chinos. Si bajan los impuestos, tienen que recortar las prestaciones. 

Si algo hay que hacer es apostar por una fiscalidad progresiva porque estamos seis puntos por debajo de presión fiscal en relación a la media de la UE y también estamos cinco puntos por debajo en gasto social. Tenemos que hacer sostenible nuestro sistema, es bueno y merece la pena luchar por él.

— En las elecciones de Guadalajara se reparten muy pocos escaños, ¿lo ve también con optimismo?

"Respeto la demoscopia, pero creo más en la democracia"

— Lo veo con optimismo. Pero cuidado, no confundamos ir ganando en las encuestas con ganar las elecciones. Eso ha dado muchos disgustos en el pasado a algunos líderes políticos de nuestro país. Dio algún disgusto a Pablo Iglesias porque sorpasaba en las encuestas y a Albert Rivera porque era ya presidente del gobierno en las encuestas. Por eso yo creo que no ha terminado de digerir, ni él ni alguno más, la moción de censura del año pasado. Me fío mucho más de las urnas que las encuestas. Respeto la demoscopia, pero creo más en la democracia.

En Guadalajara, si sucede lo que vaticina la encuesta del CIS sería bastante histórico porque no ocurre algo similar desde el año 1982. En Guadalajara se reparten 3 escaños en el Congreso y cuatro en el Senado. Si sucede eso el 28 de abril, sería para estar de enhorabuena.

Magdalena Valerio, número 1 del PSOE por Guadalajara para el Congreso de los Diputados y ministra de Trabajo. / Maria Artigas

— El FMI el otro día arrojaba una previsión de un paro que podría estancarse en el 14%, ¿qué hacemos con las personas que ya no van a volver a trabajar?

— Es verdad que en este país el paro estructural ha sido siempre bastante elevado. De hecho, en los tiempos de bonanza económica, antes de esta última crisis, lo máximo que conseguimos fue bajar el desempleo al 7 u 8% en algunos trimestres de la Encuesta de Población Activo (EPA). Eso para algunos países de nuestro entorno es elevado, aunque nosotros en las estadísticas de desempleo tenemos un registro muy estricto. El Gobierno acaba de aprobar un plan para erradicar el paro de larga duración. Ahora tenemos un millón y medio de personas desempleadas de larga duración, la mayoría mujeres, y queremos en tres años reducir ese desempleo en medio millón de personas.  No queremos que se eternicen en el desempleo.

Queremos que las personas desempleadas estén protegidas y por eso hemos aprobado el subsidio para mayores de 52 años. Hemos apostado por una atención muy personalizada con 3.000 orientadores y orientadoras. También hay que apoyar a los jóvenes con un plan de empleo joven.

En el plan llamado Reincorpora-T se va a trabajar de manera muy personalizada con itinerarios de inserción, viendo qué déficits se formativos tiene para completar la formación. También se apuesta por que cada vez haya más certificados de profesionalidad para que los que no tengan estudios puedan acreditar su competencia, y por las competencias digitales. Hay que prepararse para los empleos que están surgiendo: digitales, verdes, en la economía de los cuidados para atender a personas con discapacidad y mayores… No nos vamos a conformar y espero que en esto no tenga razón el FMI.

— Ustedes pusieron en marcha un Plan Director por un Trabajo Digno ¿qué resultados ha dado?

—Los resultados han sido francamente buenos. Es un plan muy amplio con más de 50 medidas de acción y con algunas medidas internas, de reordenación de la propia inspección trabajo para mejorar las herramientas de lucha contra el fraude laboral. Utilizamos el big data para tener conectados todos los datos. Seguirá habiendo visitas de empresa, pero se irá a aquellas donde la herramienta detecte indicios de fraude, aunque también seguirá habiendo denuncias y la inspección irá. Un trabajo digno es estable, bien retribuido y seguro, por eso, también hay una línea de acción para la prevención de los riesgos laborales.

Se va a reforzar la inspección, desde el 2018 hasta el 2021 habrá 833 personas más entre inspectores y subinspectores. Dentro de este Plan Director por un Trabajo Digno se han hecho dos planes de choque para controlar la temporalidad abusiva y el contrato a tiempo parcial en fraude de ley. También se está vigilando mucho la figura del autónomo usada de manera fraudulenta, lo que llamamos falsos autónomos.

En cuanto a conversión de contratos temporales en fraude de ley a indefinidos, se mandaron más de 80.000 cartas en la que se decía que había indicios de que existía alguna irregularidad y se les daba un mes. A finales de enero hicimos una evaluación y el 70% de esos contratos temporales se habían convertido en indefinidos, más de 61.000 contratos. También nos hemos dado cuenta de que hay empresas que cuando han visto esta actuación, sin necesidad de recibir la carta de aviso han empezado a convertir contratos temporales en indefinidos, es lo que se denomina el efecto ejemplarizante.

Con los contratos a tiempo parcial hemos tenido menos éxito, en torno a un 17% ha incrementado la jornada. Se hacen seis millones y medio de horas fuera de la jornada habitual en nuestro país, pero  hay más de la mitad que ni se cobra ni se cotiza. Hay muchas denuncias en la inspección de personas porque no se respeta su jornada de trabajo. Eso es un fraude a la persona trabajadora, pero también a la Seguridad Social. El 8 de marzo se aprobó un decreto ley donde también se incluyó el registro de jornada.

— Hablemos de un nuevo perfil, el del trabajador que desarrolla su jornada en casa, como autónomo, sin acudir al centro de trabajo y sin tener siquiera compañeros, ¿cómo puede el Estado detectar los abusos en estos casos?

— El domicilio es inviolable. No se puede entrar en un domicilio a comprobar si se cumplen medidas de seguridad y salud. Es uno de los problemas que hay para ver si se cumple la normativa en el trabajo de personas empleadas del hogar. La persona si considera que está sometida a un abuso, la inspección de trabajo existe y puede presentar una denuncia anónima.