Operación Jaque del Loco: una propuesta comunicativa para Unidas Podemos

  • ¿Qué postura debería tomar Unidas Podemos (UP) ante la irrupción a nivel nacional de la plataforma de Íñigo Errejón (Más País)?    
  • La respuesta es clara: anticiparse  
 

0

Rubén Fernández-Avilés, publicista (especialista en marketing digital) e historiador

¿Qué postura debería tomar Unidas Podemos (UP) ante la irrupción a nivel nacional de la plataforma de Íñigo Errejón (Más País)? No es una pregunta menor, pues su aparición va a condicionar la campaña electoral de UP, ya que deberá competir con esta plataforma no solo a nivel electoral, por, en gran medida, el mismo nicho de electores, sino que también tendrá que pugnar por algunos de los mismos marcos, adaptando el relato y la postura derivada del fracaso de la conformación de gobierno.

En primer lugar, por mencionarlo brevemente, aunque no sea de lo que atañe este artículo, en la batalla electoral UP deberá realizar un esfuerzo extra en Madrid, ya que el resultado de esta provincia puede tener muchas repercusiones, entre otras:

Publicidad

  • Asentamiento de la plataforma errejonista como partido hegemónico futuro de la izquierda alternativa al PSOE.
  • Plebiscito mediático sobre el liderazgo de Iglesias y de Errejón.
  • Pérdida de diputados importantes como Rafael Mayoral o Gloria Elizo.
  • Reducción o evaporización de la capacidad de UP para negociar un gobierno de coalición.

Un resultado en Madrid que fuera claramente a favor de UP, que no viera muy mermados los escaños conseguidos en abril, sería un frenazo muy importante para la carrera política de Íñigo Errejón y de un espacio que pudiera rivalizar con UP, lo que no solo daría a UP una mayor capacidad de maniobra de cara a negociar de nuevo un gobierno de coalición, sino que le permitiría en los próximos años (re)construir la estructura territorial del partido con mayor tranquilidad. Es por ello por lo que es vital la batalla por Madrid.

Esta batalla daría para un análisis más pormenorizado, pero permítanme dar un par de pinceladas. La campaña de Madrid para UP no debe basarse en lo mediático, sino que debe ser barrio a barrio, pueblo a pueblo, calle a calle. Si hay un sentimiento principal en los barrios de Madrid no es la desafección política en sí misma, sino como consecuencia del profundo sentimiento de abandono. Ahí está la abstención, el todos son iguales (algo que, por cierto, no ha paliado el ayuntamiento de Manuela Carmena). UP debería centrar sus esfuerzos en llevar a sus principales dirigentes a las calles de los barrios. No en mítines, sino en paseos, escuchando a la gente. En las zonas de Madrid más castigadas por la crisis (sobre todo, el cinturón al sur de la M-30), algo tan sencillo como sentirse escuchado puede decantar el voto. Es vital que UP comprenda cómo se siente la gente a la que quiere representar. Es vital que la gente perciba a los políticos de UP como uno de ellos, no como unos políticos iguales al resto.

Con la irrupción de Más País podemos prever cuales van a ser los mantras que, desde los medios de comunicación, y desde la propia plataforma, se van a repetir hasta la saciedad, en pos de comparar a esta plataforma con UP, a saber:

  • Pablo Iglesias es un político radical e inflexible, que ha purgado a todos los que le llevaban la contraria, utilizando la foto de Vistalagre I, que es una imagen visual poderosísima para instalar ese imaginario.
  • Pablo Iglesias, debido a esta personalidad, se ha quedado solo y aislado, no es capaz de unir, y muchos de sus antiguos compañeros y fuerzas aliadas se están uniendo a Errejón, que sí es un líder capaz de dialogar y llegar a acuerdos.
  • Ambas ideas se enlazarán con el marco que venía persiguiendo el PSOE desde el comienzo de la negociación: no hay gobierno porque Iglesias ha vuelto a decir no a un gobierno socialista, porque Iglesias es un sectario, en contraposición a Errejón.

Estas tres ideas entrelazadas son las que van a formar el marco dentro del cual van a querer cercar a UP. No se va a tratar tanto de confrontar proyectos como liderazgos, de los cuales subyacen las características de las propias formaciones políticas. No es UP el problema, no es UP el culpable de la repetición electoral, es Iglesias. El objetivo siempre ha sido y es derribar a Pablo Iglesias. En su figura se va a centrar el marco, como hemos visto.

Por ello, si dentro de estas tres ideas podemos saber que van a tratar de acorralar a UP, que esto va a condicionar la lucha con la plataforma errejonista y la consecución de unos resultados electorales que permitan a UP tener capacidad para negociar un gobierno de coalición, la pregunta sería qué debe hacer UP para contrarrestar este marco. Si asumimos que Más País, que presumiblemente va a apoyar Manuela Carmena (con lo que eso significa), y lo que esta representa en el imaginario colectivo (lo que los medios van a tratar de hacer que represente, en contraposición a UP, como hemos visto), van a ser el ariete utilizado para romper las murallas de UP, está claro que la primera respuesta que hay que dar a la pregunta es que el primer objetivo de UP debe ser frenar la fuerza del ariete.

Así pues, ¿qué debería hacer UP? La respuesta es clara: anticiparse. Anticiparse al relato que van a tratar de imponer desde el mismo momento del anuncio de Errejón como candidato. Anticiparse y realizar un movimiento que quiebre de raíz ese relato, para toda la campaña electoral, desde antes de comenzar.

¿Cuál sería ese movimiento rápido y audaz, esencia del mejor Podemos? ¿Cuál sería esa táctica sorpresiva, que devuelva a UP la iniciativa? Mi propuesta es la siguiente: Iglesias saliendo en rueda de prensa para anunciar que tiende la mano a Errejón y ofrece a su plataforma que se unan a UP.

Sería un movimiento que nadie hubiese previsto, que dejaría descolocados a todos, y que supondría comenzar a ganar el (tan manido) relato desde el minuto 1. Sería una propuesta que rompería por completo las ideas con las que la plataforma de Errejón quiere presentarse en toda España, en contraposición a UP: capacidad de unir, de tejer alianzas, de escuchar, de dialogar, de no bloquear. Además, rompería el vuelo inicial de la campaña errejonista, pues la mejor opción sería anunciar el ofrecimiento a las pocas horas de la oficialización de la candidatura de Errejón.

La imagen de Iglesias en comparecencia de prensa, tendiendo la mano, sería una imagen tremendamente potente, que serviría de pistoletazo de salida de la campaña de UP, al tiempo que dinamitaría el comienzo de la de tus adversarios.

Esta acción permitiría romper las ideas sobre las que se va a construir el marco, las cuales comentábamos anteriormente. Iglesias se mostraría como un líder que es generoso y mira por el interés general (lo cual iría ligado a su renuncia a entrar en el Consejo de Ministros y a la propia dificultad de dar ese paso tras todo lo ocurrido con la salida de Errejón), que es flexible, que tiene intención de unir y no es sectario.

Este movimiento tendría dos ideas argumentales que funcionarían a modo de cepo alrededor de Más País. La primera: centrada en que no hay tantas diferencias entre el proyecto de Errejón y el de UP como para enfrentarse en las urnas, por lo que se le tiende generosamente la mano para que se unan bajo el paraguas de UP, como ya lo están otros partidos. Y la segunda, la que echaría el cierre sobre el relato errejonista: si no acepta estaría reflejando que su proyecto es más parecido al PSOE y cercano al pacto de este con C´s, al tiempo que demostraría que Errejón es una persona ambiciosa y egoísta, que prefiere dividir el voto progresista en vez de unir fuerzas para mejorar la vida de la gente.

Todo movimiento tiene sus riesgos y respuestas. El de este podemos prever que podría ser, desde las tertulias y columnas políticas, que UP muestra miedo de la plataforma de Errejón y debilidad al ofrecer su integración. Pero partimos de la base de que, haga lo que haga UP, siempre habrá sectores mediáticos que critiquen y busquen abrir grietas. No obstante, en el clima que vivimos, me atrevo a aventurar que esas voces azuzando que UP tiene miedo vendrían de orillas muy a la derecha, que el gesto de UP sería generoso, responsable y acertado para el consenso general, sobre todo progresista (y para los líderes de opinión de dicho sector), y que Errejón decepcionaría a gran parte del electorado al rechazar la integración.

Como decíamos, toda maniobra tiene sus riesgos, pero siempre es mejor romper el asedio al que te quieren someter, asaltar e instalarse en los marcos de los adversarios, que estos tengan que buscar nuevas e imprevistas escaramuzas, y tener la iniciativa.

No se trata de buscar que Más País se una a UP, porque presagiamos que rechazaría la mano tendida, sino de que lo parezca, de revertir el marco en el que quieren encerrar a UP, de cerrar el paso a la nueva plataforma ya, justo al anunciar que se presenta, de tomar la iniciativa y que la potente imagen de un Iglesias estadista y generoso, ofreciendo colaboración para poner el país al servicio de la gente, sea el acto de lanzamiento de la campaña de UP.

En el ajedrez al jaque mate más rápido se le conoce como jaque mate del loco. Consiste en que sean los propios peones del rival quienes cooperen involuntariamente para acabar con el rey. Siguiendo el símil del ajedrez, que tanto gusta a algunos de los que integran Más País, en este caso serían los propios argumentos esgrimidos por la plataforma de Errejón para presentarse los que se les volverían involuntariamente en contra, con una jugada comunicativa rápida como la que proponemos. Operación Jaque del Loco.

Leave A Reply

Your email address will not be published.