ELECCIONES 10N

Nuet: “Para que llegue la III República española, hay que conseguir antes la catalana”

  • Entrevista al candidato de ERC-Sobiranistes al Congreso

3

El que fuera coordinador general de EUiA, la fuerza hermana de IU en Catalunya, Joan Josep Nuet (Reus, Tarragona, 1964) repite como candidato al Congreso por la coalición entre ERC y Sobiranistes. Su partido, Comunistes, del que es el secretario general, abandonó la coalición con los comunes por diferencias sobre cómo afrontaban estos la delicada situación política que vive Catalunya. Un momento político que lo empaña todo, también a nivel estatal, y que profundiza en dos fuerzas centrífugas: en Catalunya toma fuerza el republicanismo e independentismo mientras en el resto del Estado, el nacionalismo español. Analizamos en cuartopoder, pocas jornadas antes de que se abran los colegios electorales, la situación con el candidato republicano.

- Segundas elecciones en las que comparte cartel con ERC. Desde abril hasta ahora, la principal novedad es la publicación de la sentencia contra los dirigentes independentistas del Tribunal Supremo. ¿Cómo define el momento político actual en Catalunya?

Publicidad

"La sentencia está a la altura del 23F"

- Hay dos grandes diferencias respecto a abril: la sentencia y el cambio de actitud radical respecto a Catalunya y la pluralidad de la izquierda de Sánchez y el PSOE. La sentencia era de esperar, pero cuando la escuchamos nos frotamos los ojos, pues en un país democrático es impensable que por poner las urnas, hacer un referéndum y un debate parlamentario haya una condena de 100 años de cárcel. Esta sentencia va a marcar en rojo la historia democrática española y está a la altura del golpe de estado del 23F y otros hitos en que la democracia española tembló y dio pasos atrás muy importantes.

Es una regresión democrática que todavía no somos capaces de calibrar, pero va a afectar a la lucha obrera y sindical, a la lucha por los derechos civiles y a las libertades democráticas en toda España. Igual que la sentencia del Tribunal Constitucional fue frivolizada por el PSOE pensando que su impacto político iba a ser menor, no hay consciencia de lo que significa esta sentencia. Lo veremos en los próximos meses y años. Estamos a las puertas de una involución, el debate de los cinco candidatos de los partidos españoles confirmó que hay una derechización y que el PSOE será parte del problema y no de la solución.

- Como respuesta a esta sentencia, preparan la Convenció 14D, en la que piden amnistía, autodeterminación y república. ¿Por qué amnistía y no indulto, tal y como apuntan algunos sectores de las izquierdas españolas y catalanas?

- Evidentemente, el indulto tiene una carga franquista y antigua que no podemos tolerar. Indulto es utilizado en boca del PSOE, ahora ya no se atreven a usarlo siquiera, como sinónimo de perdón y arrepentimiento. Siguen ignorando la profundidad política del problema que tenemos en nuestras manos. En cambio, amnistía le da una relevancia política a la situación. Hemos dicho siempre que tenemos un conflicto político y que la solución ha de ser política, no queremos renunciar a la vertiente política del conflicto y de su solución. El PSOE quiere situar el conflicto como un elemento de convivencia y orden público, el conflicto es político y solo mediante la política llegará la solución. En cuanto se apela a un orden jurídico, a que se nos va a doblar en base a procedimientos judiciales, lo que se hace es esconder de nuevo el problema y atajarlo a través de la represión.

Reivindicamos el concepto de amnistía. La amnistía sería una tabla rasa para volver a empezar, sin presos políticos, sin judicialización, ni represión. De ese diálogo, sin ninguna duda, habría un avance y una perspectiva de solución al conflicto en un tiempo que en este momento no controlamos, pero sí con una perspectiva. Otra cosa es esconder el bulto y eso solo va a agravar el conflicto, profundizarlo y cronificarlo. Esto llevará al bloqueo de la política española a corto y medio plazo.

- Sobre la autodeterminación. En el debate, Sánchez anunció la inclusión en el Código Penal de la prohibición de los referéndums. ¿Cómo lo valoran?

"La palabra plurinacionalidad, incluso diálogo, han desaparecido del diccionario del PSOE"

- Va en la línea de las únicas propuestas que el PSOE es capaz de poner encima de la mesa, que son propuestas un poquito más blandas que las del PP o Vox. Represión judicial y represión policial, medidas basadas en el Código Penal. Sánchez piensa que eso va a asustar a miles de catalanes que hace tiempo que le han perdido el miedo no solo a Sánchez, sino al Estado español. Piensa que va a asustar a esos políticos que están dispuestos a pagar con la cárcel el mantenimiento de sus ideas políticas.

Los más de dos millones de catalanes que quieren decidir su futuro, que quieren votar en un referéndum de autodeterminación, mediante la represión no van a dar un paso atrás. Es una política muy equivocada y demuestra cuán prisionero del relato de la derecha es el PSOE, que no es capaz de dibujar una línea diferente, alternativa, democrática, en definitiva, enmarcada en la tradición socialista para resolver este conflicto político. Hoy el PP y Vox le marcan el paso de las propuestas al PSOE. El PSOE se ha derechizado y es irreconocible no solo para los independentistas, sino para todos los demócratas.

La mitad del electorado socialista en Catalunya considera que hay presos políticos, cree que la sentencia es un error grave y que el conflicto solo se soluciona con diálogo. Por tanto, una parte importante del electorado del PSC se siente incómoda con el PSOE. Está enterrando sus perspectivas en Catalunya como partido que está del lado de la solución. Esto es terrible y puede acabar condenando al propio Sánchez a un resultado electoral adverso, pues si el PSC en Catalunya no es capaz de ganar o de tener un buen resultado, el PSOE en el conjunto del Estado tendrá muy complicado ganar. El PSC está quedando condenado por una política del PSOE que quiere competir en votos de nacionalismo español en otros territorios y niega la plurinacionalidad. La palabra plurinacionalidad y diálogo han desaparecido de su diccionario. Una involución muy clara del PSOE y también del conjunto del Estado.

- En la fracasada legislatura, vimos a una ERC con voluntad de facilitar un gobierno de Sánchez. Pero, con este giro del que me habla del PSOE, ¿cuál será la postura de ERC de cara a una investidura?

- En primer lugar, nunca vamos a abandonar el diálogo y la negociación política. Forma parte de nuestro ADN el buscar soluciones políticas a los conflictos y apostar por vías de diálogo incluso con presencia internacional, algo que nos puede ayudar a objetivizar la situación. El diálogo es nuestra bandera, ahora bien, depende que PSOE nos encontremos podremos hablar o no. El PSOE que facilita la criminalización de los partidos y las ideas independentistas no nos permitirá hablar.

Vox dispara prohibiendo las ideas independentistas pero el PSOE le pone la letra y lo traduce en el Código Penal la criminalización del derecho a la autodeterminación. El PSOE hace el trabajo sucio. Con este PSOE no vamos a ningún lugar y nos tendrá siempre en frente de esas actitudes sectarias y de las respuestas al conflicto político que tengan solo un enfoque represivo judicial o policial.

- Esta semana el jefe del Estado visitaba Catalunya y se producían grandes movilizaciones de rechazo a la monarquía. ¿Cómo crees que es y debería ser la relación entre los republicanos catalanes y los del resto del Estado?

"El republicanismo catalán está en opciones de ser primera fuerza"

- Evidentemente, tal y como demuestra la historia desde la II República, los republicanos catalanes y españoles deberían coordinar sus esfuerzos y dialogar. Pero eso hoy no depende del republicanismo catalán, que está disputando ser primera fuerza política en Catalunya. Por desgracia, algunos republicanos españoles sufren la presión mediática y política de este contexto derechizado que coloca a la opción republicana a la defensiva. No hay que achicarse ante las derechas, ante Vox, Ciudadanos o PP.

Primero irán a por nosotros, pero si lo consiguen irán a por el resto. Quien crea que la derrota del republicanismo catalán puede ser positiva para el republicanismo español se equivoca. Derrotar a los republicanos catalanes será la derrota de los republicanos españoles a medio plazo. Por eso, en Catalunya no nos pueden pasar por encima ni las tres derechas, ni tampoco el PSOE. Es importante que el 10N haya una victoria republicana en Catalunya, eso puede ser un acicate para que se inicie un diálogo político y el republicanismo español pueda tomar cuerpo.

Pero no podemos esperar, el republicanismo catalán está en opciones de ser primera fuerza en Catalunya y poner encima de la mesa unos planteamientos que en el resto del Estado todavía no han madurado y que estaríamos encantados de que madurasen. Creemos que es compatible la república catalana con la tercera república española. Pensamos que para que llegue la tercera república española, debemos conseguir antes la catalana.

- Últimamente, también en campaña, estamos escuchando cada vez más un discurso que equipara al comunismo del fascismo. Como dirigente comunista, ¿qué dice sobre esto?

- Es una de las agendas de la extrema derecha a nivel europeo. La extrema derecha intenta imponer una agenda donde hay un revisionismo histórico flagrante, una ocultación del papel del fascismo y una forma de blanquearle, mintiendo de forma descarada. Si hace 80 años se paró al fascismo en Europa, la contribución de los comunistas fue determinante. Sin esa contribución, que significó millones de vidas, probablemente el fascismo habría triunfado en Europa. Eso de convertir a las víctimas en verdugos es una práctica propagandística muy antigua.

- Hemos visto a sectores de la izquierda española, también algunos de la izquierda catalana, muy críticos con las movilizaciones de los jóvenes catalanes tras la sentencia, como la acampada o algunos disturbios. ¿Cómo valora estas movilizaciones de parte de la juventud catalana?

"En Catalunya, el proyecto nacional está fundido con las reivindicaciones sociales y democráticas"

- Las personas y las fuerzas políticas que son críticas ante esta movilización la desconocen. No saben ni su composición de clase ni qué aspiraciones tienen esos jóvenes acampados. Es la misma izquierda que cuando nació el 15M tuvo la misma actitud desconfiada ante ese movimiento, porque no se adaptaba a los roles políticos clásicos que esa izquierda estaba manejando.

La movilización de Plaça Universitat no estaba en el guion, es una sorpresa positiva. En los últimos tiempos, el movimiento soberanista catalán, lejos de aquellas viejas teorías que decían que lo dominaba la burguesía catalana, cada vez más se ha abierto a los sectores catalanes. Las organizaciones de trabajadores cada vez son más importantes en este movimiento. El movimiento de universitarios, hijos de la clase trabajadora básicamente, son personas que no solo tienen en su mente la reivindicación nacional, que también, y no es solo una respuesta a la sentencia. Tiene que ver con sus perspectivas profesionales, laborales y con una generación que siente que su futuro no tiene sobre la mesa una vida digna e independiente.

Son hijos de la crisis económica, política y, evidentemente, también de la territorial. En Catalunya, hace mucho tiempo que el proyecto nacional está fundido con las reivindicaciones sociales y democráticas, se reivindica una mayor participación democrática y mejores derechos sociales, también una mayor libertad desde el punto de vista nacional.

En Madrid, esto no se entiende. La cultura política catalana, desde los años 60 cuando el PSUC lideraba la lucha por las libertades democráticas, tenía claro que el proyecto nacional y el social eran dos caras de la misma moneda. Hoy, vuelve a aparecer. Hay una generación joven que se ha politizado en los últimos años y que marcará la política catalana en los próximos años y que no diferencia la lucha por la soberanía, por la independencia, de sus derechos sociales y democráticos. A algunos partidos que vienen de la tradición marxista y obrera se les paró el reloj hace años, pues ni el 15M aceptaban.

Hoy, el movimiento soberanista es una fuerza de cambio muy importante. No es una visión de la burguesía catalana, sino de jóvenes e hijos de la clase obrera y de gente que cree que el movimiento soberanista y los cambios sociales son la misma cosa. Eso se debe entender en el resto del Estado. No es una reivindicación de ricos, los ricos son aquellas empresas a las que llamó el rey después del 1-O para que sacaran sus sedes de Catalunya. Esa es la burguesía catalana que tiene muy buenas conexiones en Madrid y en Bruselas. La pequeña y la mediana empresa, pero sobre todo una buena parte cualitativa y cuantitativa de la clase obrera en Catalunya ya ha tomado la decisión de organizar la ruptura democrática usando el ariete de la reivindicación nacional sin olvidar los cambios sociales.

3 Comments
  1. The Jardinier says

    En seria competencia con Errejón a ver quien es el puto golfo más golfo de la política española.

  2. Miguel says

    Yo pienso que la República Catalana y la 3ª República de España van cogidas de la misma mano , y el tapón a cualquier tipo de progreso y en cualquier aspecto , es la impresionante madeja de nudos con el clan mafioso de los Borbones capitaneándolo ; más que un «atado y bien atado…» que dijo nos dejaba el desahuciado dictador del Valle de los Caídos .
    Lo del año 1978 se puede resumir en la más y rentable estafa conocida del planeta.

  3. Rafa says

    Los que verdaderamente tienen el poder, los políticos son simples comparsas, tienen todo muy bien pensado para sus intereses. Yo creo que hay que hacer como en Chile y otros paises oprimidos:DECIR BASTA.
    Por supuesto por vias pácificas, pero si hubiese que utilizar otras, serían igual de légitimas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.