Castigar al proxeneta y al putero: propuestas para una ley abolicionista contra la prostitución

  • Las organizaciones feministas que apuestan por el fin de la prostitución tienen esbozados los principios básicos de una "ley abolicionista del sistema prostitucional
  • Dirigentes destacadas del PSOE se declaran abolicionistas, pero el Ministerio de Igualdad podría recaer en Unidas Podemos, donde sigue vivo el debate
 

4

Una nueva legislatura, un debate abierto y un nuevo gobierno. Son tres ingredientes que abren una nueva oportunidad para luchar contra la prostitución en uno de los países europeos donde más se consumen estos servicios. Aunque para eso, tiene que haber voluntad política. Las asociaciones abolicionistas tienen ya los valores básicos de una ley que ponga coto a la prostitución. Mientras, miembros destacados del PSOE se declaran abolicionistas  y en Podemos sigue vivo el debate.

La prostitución divide al feminismo español y enciende acalorados debates en su seno. Por un lado, se encuentran aquellas que creen que el "trabajo sexual" debe regularse para que estas mujeres dejen de estar al margen del sistema. Por otro, aquellas que opinan que la explotación sexual no admite ningún tipo de tolerancia legal. En este último flanco, webs como Feminicidio.net tienen los principios de una ley abolicionista del sistema prostitucional. Antes de comenzar a esgrimir los pilares de esa legislación, las fuentes abolicionistas aclaran: abolir no es prohibir (no plantean castigar a las prostitutas), para ellas trata y prostitución son lo mismo y la "libre elección" de vender el cuerpo es una trampa.

Uno de los modelos a seguir es el de la ley Sueca, que ya en 1999 prohibió la prostitución, siendo pionera en este camino. Su legislación se basa en atacar la demanda, no la oferta, y en que, por tanto, el delito sancionado sea comprar sexo. A las entrevistadas también les gusta el modelo francés. El país vecino comenzó a penalizar a los clientes en 2016, en un proceso no exento de polémica. Las abolicionistas argumentan que en los países donde se ha regularizado, no solo ha aumentado la prostitución, sino también la explotación.

Penar la tercería locativa

En España, la prostitución se encuentra en un limbo legal. Sin embargo, basta pasear por polígonos industriales o calles céntricas de las grandes ciudades para que la oferta de mujeres salga al encuentro del caminante. Pero estas imágenes, que forman parte del paisaje español, son una pequeña parte: "En nuestro país se permite un sistema en el que los dueños de los locales alquilan habitaciones a las mujeres prostituidas y ellas son explotadas sexualmente para pagarlas", explica Graciela Atencio, directora de Feminicidio.net.

El objetivo es que la legislación española se guíe por las premisas del Convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena, firmado en 1950 , donde se establece que los estados se comprometen a castigar a quien "mantuviere una casa de prostitución, la administrare o a sabiendas la sostuviere o participare en su financiamiento" o "diere o tomare a sabiendas en arriendo un edificio u otro local, o cualquier parte de los mismos, para explotar la prostitución ajena".

Por tanto, el primer objetivo de las abolicionistas españolas es que se introduzca la tercería locativa en el Código Penal para que los proxenetas que alquilan habitaciones a las mujeres sean sancionados. "La prostitución se ha desplazado a muchos pisos a los que no puede entrar la Policía", explican desde Mujeres por la Abolición.

¿A quién hay que sancionar?

"Pedimos un rescate total con las mujeres", afirman desde Mujeres por la Abolición. La directora de Feminicidio.net va por el mismo camino: "El abolicionismo no es prohibición. Se pide la descriminalización total de las mujeres prostituidas, desde la atención psicológica hasta alternativas económicas como la renta básica, la reparación laboral, etc".

Las sanciones, en su opinión, tienen que concentrarse en "todas las formas de proxenetismo", pero también en la demanda: en los clientes. "En este país se deberían haber tomado medidas. España es el primer país consumidor de prostitución de Europa y el tercero a nivel global, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?", se pregunta Atencio. La Ley de Seguridad Ciudadana, la llamada 'Ley Mordaza' ya plantea multas por la prostitución, mientras algunos municipios plantean sanciones para los clientes. Además, creen que es necesario que las fuerzas de seguridad y los funcionarios del Estado reciban formación especializada para las intervenciones con "víctimas". 

Entre los puntos básicos de esta ley abolicionista, plantean que las mujeres prostitutas asesinadas cuenten como víctimas oficiales de violencia de género. En España, hay pocas estadísticas fiables sobre el número de mujeres prostituidas, los clientes o el número de pisos, así que también quieren que el Estado recoja estos datos.
También exigen más educación afectivo-sexual en todos los niveles educativos para atacar el corazón de la prostitución: la desigualdad entre el hombre consumidor y la mujer, que aparece en esta ecuación como un objeto de consumo. También exigen campañas públicas para desincentivar la prostitución.

¿Lo hará el futuro gobierno?

Algunas de estas últimas propuestas ya están recogidas en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género. A nivel municipal también se van diseñando distintas recetas. En los últimos años se ha tejido una Red de Municipios Libres de Trata, de la que son miembros más de un centenar de consistorios.

Sin embargo, las abolicionistas han intensificado en los últimos años su actividad dentro del feminismo para defender la prohibición de comprar sexo. La propia vicepresidenta del gobierno en funciones, Carmen Calvo, se ha declarado "abolicionista". Sin embargo, las palabras no se han correspondido con medidas aprobadas en este año de gobierno socialista: "Que lo haga con una ley y no con declaraciones y buenas intenciones", sentencian desde Mujeres por la Abolición.

En su programa electoral de noviembre, el PSOE dedicaba un epígrafe explícito a "abolir la prostitución" con el impulso de una "ley integral contra la trata con fines de explotación sexual para sancionar penalmente a quienes contribuyan o se beneficien de la prostitución ajena, sancionando la demanda y la compra de prostitución". También incluían otras promesas como "planes de formación para empleados públicos". cuartopoder ha preguntado al PSOE por sus planes concretos para abolir la prostitución de un futuro gobierno, pero no ha logrado ninguna respuesta de fuentes oficiales, en plenas negociaciones del gobierno de coalición.

A Mujeres por la Abolición también les preocupa que la entrada de Unidas Podemos en el Gobierno, o que incluso ocupe la cartera de Igualdad y descafeíne las intenciones abolicionistas: "No tienen claro si la prostitución atenta contra los derechos humanos", ironiza esta portavoz.

A las abolicionistas no les vale una ley contra la trata, que sí generaría consenso más amplio entre todas las fuerzas políticas: "Eso es cubrir el expediente, a las abolicionistas no nos vale".

4 Comments
  1. Julia says

    Como trabajadora sexual estoy hartita de que se plantee siempre el mismo debate polarizado Regulación Vs Abolición. Hay otros modelos. Las trabajadoras sexuales (Hetaira, CATS, OTRAS, Genera, Colectivo Caye) no queremos ni regulación, ni abolición. Los dos modelos nos perjudican gravemente, uno estigmatizándonos y empujándonos a la clandestinidad (abolicionismo) y el otro impiniendo obligaciones injustas (regulacionismo).
    Tanto el modelo suizo como el alemán han demostrado ser un fracaso. Preferimos la despenalización de la prostitución (modelo neozelandés), reduce el estigma y nos da más derechos.

  2. Aboli says

    El modelo neozelandés es el que más beneficia a los proxenetas. El apartado 5 de la Prostitution Reforma Act define al proxeneta como un operador que tiene derecho a decidir cuándo y dónde las mujeres son prostituidas, cuanto dinero cobta al putero y cuánto de ese dinero va a la prostituida. La gente que se burla del sufrimiento de las prostituidas llamando trabajo sexual a la prostitución y defiende el modelo de Nueva Zelanda pertenecen a organizaciones promovidas por proxenetas

  3. jose luis says

    aquí en España, van a obligarnos a la mayoría a comprarnos muñecas hinchables, cada vez más sofisticadas, aquí los ricos y algunos politicos se tiran a montonada de mujeres éo si no les pagan pero les dan regalos a tutiplen, aquí según las feministas cada mujer hace con su cuerpo lo que quiere, entonces no veo el problema para que una mujer venda u cuerpo durante x tiempo, pague sus autonomos como cualquier trabajo y por cierto del tema de los gays que los hay a patadas de éso que es lo mismo no dicen nada, no lo entiendo.

  4. Luis LC says

    Ole tu co*o, Julia (si pongo la palabra, recogida en el diccionario de la RAE posiblemente me censurarán). Me alegro de que alguien que conoce bien la materia intente abrir los ojos de las fundamentalistas antisexo (¿o es sólo antisexo heterosexual?). Lo mejor del conjunto de paridas es eso de que «prostitución y trata son inseparables». ¿Por qué? ¿Porque os conviene en vuesta cruzada antisexo que tanto complacería al caudillo y al Vaticano? Porque la realidad que cualquiera que se acerque a este mundo es que lo que abunda son ls profesionales libres, a veces asociadas entre ellas. Eso sí, lo que queda a la vista de los mentalmente simples (=lo que aparece en televisión) son justamente los otros casos, los de trata. Pero en su conjunto son una ridícula minoría.

Leave A Reply

Your email address will not be published.