ENTREVISTA

Rosa Medel: “Desde 2008, se ha recortado para hospitales públicos y no para privados”

  • Entrevista con la portavoz sobre sanidad de Unidas Podemos en el Congreso

0

Rosa Medel (València, 1957) es la portavoz de temas sanitarios en el Congreso de los Diputados de Unidas Podemos. Diputada por la provincia valenciana, obtuvo el acta de diputada cuando Héctor Illueca tomó posesión como director general de Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Medel es oftalmóloga de profesión en el Hospital Universitario Doctor Peset en València. Destaca por haber sido activista en defensa de la sanidad pública. También es licenciada en Geografía e Historia.

- Ayer conocíamos el dato del mayor número de muertos por covid-19 desde que comenzó esta crisis. ¿Qué valoración hace de la gestión que está haciendo el Ministerio de Sanidad?

- La gestión es correcta. Estuve escuchando la intervención del ministro en la comisión de Sanidad del Congreso, a la que no pude asistir por estar en casa y en mi lugar fue mi compañero Rafa Mayoral. Creo que la relación que hizo de cómo se afrontó la crisis desde el primer momento fue un relato fiel a lo que ha sucedido. Creo que el Ministerio ha seguido lo que les ha recomendado la OMS desde el principio, desde que se identificó al coronavirus.

Es una situación grave, día a día va cambiando y hay que cambiar los protocolos y esto requiere muchas veces improvisaciones en las soluciones. Eso hay veces que tiene mucha dificultad. La primera, ¿cómo conseguir material para proteger fundamentalmente al personal sanitario y las personas de riesgo? En estos momentos, el mercado está totalmente anárquico, no hay regulación, todos los países están comprando materiales al mismo tiempo. No teníamos ninguna reserva de ese material, eso te obliga a comprarlo fuera y nos encontramos con un problema de desabastecimiento y también de acaparación por parte de algunas empresas.

"Son los epidemiólogos los que tienen que decidir"

Creo que la gestión es la que toca. A fin de cuentas, en una situación así el personal técnico, los epidemiólogos son los que tienen que decidir. Son los que entienden, los que saben las medidas que hay que tomar para aplanar la curva epidemiológica. Se trata de esto, de aplanar la curva para que el sistema sanitario pueda absorber el mayor número de enfermos para rebajar el número de muertos lo máximo posible. Considero que en eso está el Gobierno.

- Se critica mucho al Ministerio de Sanidad la compra de los tests fallidos o defectuosos comprados en los últimos días.

- El ministro explicó que el problema este no es de los mayores, pueden suceder cosas peores. La partida de tests defectuosos tenía homologación europea para la compra y comercialización en todo el espacio comunitario. Encima, no se compró en China, fue un proveedor nacional, que lo ha traído de China a través de una empresa que no constaba en la lista de proveedores del Gobierno chino. Quiero decir que esa compra es independiente del resto de compras que ha hecho el Gobierno de España al chino.

De hecho, no se utilizó. El Instituto de Salud Carlos III analizó toda la documentación aportada por la empresa, no había ninguna alerta en la Agencia Española del Medicamento. Aún así se testó, se hicieron dos pruebas en paralelo y se comprobó la baja sensibilidad, por lo que se retiró. Estas cosas pueden pasar. El Gobierno, si el producto tiene la homologación que toca, lo compra.

- Otra crítica contundente contra el Gobierno viene por la falta de material de protección y prevención para el personal sanitario. ¿Qué valoración hace de estas críticas?

"Tenemos que aprender de esta situación"

- Efectivamente, no hay material. Hay que importarlo y eso ocasiona que no haya suficiente como para prevenir el contagio. ¿Qué ha pasado? Que el personal sanitario se ha contagiado. Ahora parece que está llegando. Tengo información de que al Hospital Universitario Doctor Peset de València ya está llegando el material.

Claro, si no te puedes abastecer, no puedes defenderte. El problema no es que no haya dinero para comprarlo, es que no llega el material. Es difícil, están todos los países del mundo comprando al mismo tiempo. Esto nos alerta para que si estas situaciones se pueden volver a repetir en el futuro, hay que tenerlo en cuenta, ahora nos ha pillado de improvisto. Tenemos que aprender de esta situación.

- ¿Cuáles deberían ser los siguientes pasos, según Unidas Podemos, para gestionar esta emergencia?

- Creemos que en cuanto se tengan los tests rápidos, se tienen que aplicar al personal sanitario y de alto riesgo para detener la cadena de contagios. No solo son las medidas de confinamiento, los tests son imprescindibles.

Además, creo que en el día a día, la situación de cada momento irá modificando el protocolo, no puede ser un protocolo rígido. Y son los epidemiólogos los que tienen que decidir esto, los expertos en epidemiología. Ellos son los que dicen por dónde tenemos que ir cada día. A la gente le preocupa este cambio de normas, pero las normas han de cambiar en situaciones que no controlamos totalmente. Estamos en un sistema que por mucho que cierres barreras e inmovilices a la gente hay factores que se escapan.

Pensamos que, en general, la primera barrera de contención de la enfermedad ha de ser en atención primaria. Esto es así porque el 80% de los casos son leves y no deben ir al hospital, deben quedarse en sus domicilios, tratados y controlados por el profesional de atención primaria. Eso hace una barrera para los hospitales que deben tratar los casos moderados que precisan ingresos, así como los casos graves que precisen o no asistencia en UCI. Para eso están los hospitales.

Hay veces que eso no puede ser posible. Yo no sé si habría casos en los que la atención primaria se tendría que restringir para abastecer de ese personal sanitario a los hospitales. Si se puede, la mejor barrera es la primaria, desde ahí se derivarán los casos necesarios a los hospitales. Esa es nuestra recomendación.

- Cuando se declaró el estado de alarma, el Ministerio de Sanidad adquiría la capacidad de poner los recursos de la sanidad privada al servicio del Gobierno para afrontar la epidemia. ¿Se han puesto todos los recursos de la sanidad privada necesarios a tal efecto?

"Todo tiene que estar supeditado al interés público"

- Sé que hay parte de la sanidad privada que se ha puesto al servicio de la crisis. También sé, por lo que he leído en prensa, que ha habido hospitales privados que se han acogido a los ERTE y están cerrados. Claro, no sé cuáles son las características de esos hospitales. La empresa que ha cerrado siete establecimientos en Madrid por tiempo indefinido y porque su personal no está en primera línea de lucha contra la pandemia, según dicen…

Claro, yo no sé si estas clínicas se dedican a cirugía plástica o a qué y si tienen la capacidad de formar parte del sistema de salud, no sé si cuentan con los medios. Pero, lo que sí pienso es que ese personal podría pasar al sistema público de salud, se necesita. Esta es una opinión, pues no sé qué características concretas tienen estas clínicas, pero todo tiene que estar, en estos momentos, supeditado al interés público. El Ministerio de Sanidad tiene que ser quien lo gestione.

- Lanzó hace unos días un hilo en Twitter muy duro con la gestión de la Sanidad en la Comunidad de Madrid a raíz de que la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, aplaudiera la gestión del PP de la Sanidad de la Comunidad de Madrid. Hablaba de tres modelos de los hospitales en Madrid. ¿Cómo funciona el primer modelo, el de financiación privada?

- Es una copia del modelo inglés, que se llama así. La gestión es privada, es una empresa. Normalmente son distintas empresas que se asocian, construyen el hospital y gestionan el hospital. Pero en este modelo el personal sanitario es público. En Madrid, no pertenecía al sistema nacional de salud, sino a seis empresas públicas. En 2016, la fase del personal pasó al sistema público.

- Habla de un segundo modelo, el de las concesiones administrativas.

- En este, el personal laboral es contratado por la empresa privada. En el primero, corre a cargo, el personal, del sistema público, aunque sea a través de una empresa intermedia.

- El tercer modelo sería el caso de la Fundación Jiménez Díaz. La concesión de un área sanitaria pasa a depender de un hospital privado.

- Ahí fue sencillamente que la Comunidad de Madrid cedió un área sanitaria de 200.000 habitantes con dos ambulatorios, se cedió a la Fundación Jiménez Díaz y se le encarga. No hay que construir hospital ni nada, simplemente un área de salud es gestionada por una empresa privada.

- Parece que el mantra de que “lo privado funciona mejor que lo público” se está desmontando…

"Es más barata la gestión pública"

- Claro, es que no es verdad ese mantra. De hecho, hay montones de estudios que se han hecho comparando la gestión pública con la gestión privada. Yo he seguido, concretamente, el caso de la privatización en la Comunidad Valenciana, soy de València y pertenezco a Acdesa, la asociación de defensa de la sanidad pública, que pertenece a la Fadsp, la federación estatal. Ellos editan una revista en la que hay muchos estudios comparando, estudios incluso de la Generalitat Valenciana que gestionaba el PP, que reconocían que era más barata la gestión pública. Además, la gestión privada no solo no es más barata, sino que la empresa privada ha de llevarse un beneficio. Entonces, ese dinero no recae nunca en los pacientes ni en los servicios.

En el periodo desde la crisis económica del 2008, se ha recortado el dinero para los hospitales públicos pero no para los privados. De hecho, en muchas ocasiones, se ha aumentado, porque la ganancia de esas empresas tenía que ir en aumento. Eso es lo que no entendió la señora Cayetana Álvarez de Toledo. Efectivamente, había aumentado la partida a la sanidad madrileña, pero ese dinero no iba a la inversión pública, iba a los hospitales privados que tenían que seguir teniendo su tasa de beneficios. Parece que Álvarez de Toledo no se dio cuenta de ese detalle.

Lo que se está financiando es el beneficio de las empresas privadas, empresas que tienen los clientes asegurados, los enfermos, el dinero asegurado… Así cualquiera tiene una empresa privada: sacar dinero público para las manos privadas, para que unos señores se forren. Eso ni siquiera es una privatización, si lo analizas en profundidad es un fraude.

Leave A Reply

Your email address will not be published.