2021 arranca con la certeza de una legislatura para rato… ¿Y Gobierno de coalición?

  • La opinión es prácticamente unánime tanto en la derecha como en la izquierda del espectro político: tras la aprobación de los PGE para 2021, hay legislatura para rato
  • Dentro de la izquierda señalan una fecha clave en 2021, para adivinar cómo puede transcurrir el resto de la legislatura: el 14 de febrero, día de las elecciones catalanas
  • Los socialistas no quieren que se dé el escenario soñado por ERC: alzarse con el primer puesto, a una considerable distancia de Junts

4

La opinión es prácticamente unánime tanto en la derecha como en la izquierda del espectro político: tras la aprobación de los PGE para 2021, hay legislatura para rato.

Aquellos que pensaron que la pandemia se llevaría por delante al gobierno de Pedro Sánchez, con su insomnio, y su socio Pablo Iglesias, como un buen número de dirigentes populares consultados por cuartopoder.es, han cambiado de opinión y ahora se preguntan si la tensión entre los socios acabará en naufragio del gobierno antes de lo previsto.

Una vez más, hay unanimidad tanto en la derecha como en la izquierda en que PSOE y UP no terminarán juntos la legislatura, incluso los protagonistas, en privado, admiten que es más que probable que sus caminos se separen antes del final de la legislatura. Pero nadie tiene claro si será Sánchez quien fuerce esa ruptura o si, por el contrario, Iglesias dará la espantada poco antes de agotarse el tiempo de la legislatura y como arranque de la precampaña.

Motivos para la disputa no han faltado casi nunca en este gobierno de coalición, pero la cuestión es quién da el primer paso y cuál es el momento elegido. Por de pronto, dentro de la izquierda señalan una fecha clave en 2021, para adivinar cómo puede transcurrir el resto de la legislatura: el 14 de febrero, día elegido para la celebración de las elecciones catalanas.

Sin duda, la historia de UP y del PSOE no ha sido de amor, sino que son más bien un matrimonio de conveniencia condenado a una ruptura, ya sea por causas naturales o igualmente de conveniencia. Pero del resultado de las elecciones catalanas dependerá también la fortaleza y robustez de la coalición y, por tanto, su posible fecha de caducidad. De hecho, la apuesta de última hora del PSC (o más bien del presidente del gobierno, Pedro Sánchez, presentada por el PSC) por el ministro Salvador Illa como cabeza de cartel en los comicios catalanes, es interpretada por todos los dirigentes socialistas consultados por este diario por su intención de ir a por todas, sacar el máximo resultado posible y, si no ser el partido más votado, si el más relevante a la hora de formar un gobierno.

Los socialistas no quieren que se dé el escenario soñado por ERC: alzarse con el primer puesto, a una considerable distancia de Junts o lo que quede de los restos del naufragio del soberanismo en torno a la figura de Carles Puigdemont y de la candidata Meritxell Borràs, y que, con los escaños de los comunes (la versión catalana de Podemos) sumen para formar un gobierno en el que ERC llevaría la voz cantante, frente a unos más que devaluados “Junts” y unos Comunes que tendrían otra pata en el gobierno de la nación. Esta situación idílica para ERC sería, a ojos de los socialistas, un quebradero de cabeza más para Sánchez, que necesita, según asegura un dirigente socialista “ser fuertes en Cataluña, para frenar las embestidas independentistas de ERC, con el apoyo de los Comunes en buena parte de ellas”.

Las elecciones catalanas de febrero tendrán su peso, sin duda, en la política nacional y en el margen de maniobra de Sánchez y su equipo. Pero, sea cual sea el resultado, a nadie le cabe duda de que será una legislatura larga, que no será la gestión de la pandemia la tumba política de Sánchez y si lo es o no la gestión económica, se empezará a ver en este 2021.

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.
4 Comments
  1. Florentino says

    … Es un Gobierno de «coalición» de conveniencia social y derivados.Antes de coaligarse, ya se encargaron las cloacas del bipartidismo mediático, en rebajar a Podemos al nivel más cruel;pero tuvieron que aceptar esos millones de votos por parte del ala radical nacional de un PsoE «teledirigido» desde hace décadas por fuerzas muy lejanas, pero excesivamente alejadas de una «socialdemocracia» real.
    Esther, se puede opinar lo que se quiera, ya vemos con asombro como las derechas ultras, y ultraderechas… desean descarrilar el «tan den» de la máquina de este Gobierno mínimamente de progreso. Es una política de «acoso y derribo», desde esos ámbitos, donde vive el reaccionarismo fascista, (como franquismo nazional).
    Aquí, todos tienen el deber de «mover ficha»; pero los resultados (dentro de una sociedad madura y apaleada)… ¡no vale cualquier argumento!.Que se ponga a Salvador Illa, deseando usar métodos «limpios», y que los demás «actores» se hayan olvidado de aquel 1-O y del posterior 3-O… donde se perdió la cordura democrática, propalando gritos nazifascistas de ¡¡a por ellos!!. Ahora, habrá que decir otras cosas ¿no?.
    También habrá que preguntar a Unidas Podemos. Aunque se diga que:«en la guerra y en el amor todo vale», yo humildemente pienso que no; no me sirven las encuestas, por que estas están para «correr» el voto, orientarlo hacia escenarios de más diálogo, no de más palos!.
    El PsoE querrá una cosa, pero el Gobierno debe de usar la equidistancia, antes y después de los resultados, siendo la parte «globalizadora» del escenario que se pudiese dar… se hablaría de «federalismo confederado», en el cual serviría de «taller» para avanzar en el entendimiento de un hecho «político».Apostando, por qué sean todos necesarios y ninguno «imprescindible».
    Será una legislatura de limpieza, y larga por el «atraso» y «retroceso» de muchos de los «pilares» de un verdadero Estado de Derecho, enraizado en los valores éticos de los mismos Derechos Humanos Universales.

    Rousseau: «La igualdad de la riqueza debe de consistir en que ningún ciudadano sea tan «opulento que pueda comprar a otro. Y ninguno tan pobre que vea la necesidad de venderse».>/b>

  2. Mig says

    Unidas Podemos ya ha gastado todas sus posibilidades de influir (podrían haberlas condicionado a echar atrás la reforma laboral, la ley mordaza, etc) votando si bwana a todo, desde el blanqueo de la ley Wert a los Presupuestos.
    Ahora sólo queda posturear y tirar balones fuera hasta un poco antes de las elecciones y listo. A por los 25 diputados.

    Mientras tanto que los fanboys de ratón sigan lloriqueando conque los 35 diputados y la correlación de fuerzas.

    1. Mig says

      (con que)

    2. Miguel says

      Vamos a ver ¿ tú de que vas ?, ¿ de topillo de la P$(-)€ ? , y de educación ni siquiera escasa, es decir nada de nada , » con que «; sigue disfrutando y ofreciéndonos tu habitual espectáculo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.