CATALUNYA

ERC tendrá que decidir entre sus dos almas, según señalan las encuestas

  • Con sus algo más de 30 escaños, la candidatura que encabeza Pere Aragonès necesitará del apoyo del segundo partido en la carrera electoral
  • Si ERC apuesta por un perfil independentista puro, tendría que buscar su apoyo en Junts y su candidata, Laura Borràs
  • La tesis de Sánchez y su entorno se resume en que es mejor que el independentismo necesite al PSC que tener de nuevo al frente independentista desbocado

1

Es un secreto a voces que ERC lleva años debatiéndose entre sus dos almas que conviven y en ocasiones combaten: la izquierda y el independentismo. Y entre ambas coordenadas se ha ido deslizando a lo largo de los años, aunque nunca ha liderado un Gobierno. Apoyaron a la extinta CiU de Jordi Pujol y casi se ahogan en el “abrazo”; posteriormente, apoyaron al Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero y ahora casi todas las encuestas les indican que será ERC la que tenga que elegir en esta ocasión a sus compañeros y, por tanto, entre sus dos almas.

Todo indica -salvo una encuesta realizada recientemente por GESOP para El Periódico de Cataluña, que sitúa al PSC de Salvador Illa como el partido más votado – que ERC será la fuerza más votada en Cataluña y que será a los independentistas a quienes corresponda iniciar el juego de las alianzas poselectorales para poder formar Gobierno en un Parlament nuevamente fragmentado.

Con sus algo más de 30 escaños, la candidatura que encabeza Pere Aragonès necesitará del apoyo del segundo partido en la carrera electoral (aunque en las apuestas los favoritos para ocupar ese segundo puesto parecen ser los independentistas de derechas de Junts, el PSC le pisa los talones y nadie se atreve a descartar que estos ganen el pulso llegado el día de las elecciones) y de un tercer partido casi con toda seguridad, para conseguir la estabilidad que le darían al menos 68 escaños que fijan la mayoría absoluta.

Si ERC apuesta por un perfil independentista puro, tendría que buscar su apoyo en Junts y su candidata, Laura Borràs, sobre la que pesa la alargada sombra de Carles Puigdemont, y la CUP, que supone un riesgo añadido a una coalición que ha demostrado en estos últimos años tener demasiado motivos para la discrepancia, pese a ese objetivo común de fundar una República Catalana. Otra opción para esta apuesta sería buscar el tercer apoyo en Catalunya En Comú Podem (CECP), la versión catalana de Podemos que encabeza Jessica Albiach, a los que las encuestas otorgan entre 6 y 7 escaños.

Sin embargo, si ERC decide deshacerse de sus socios de Junts en una nueva etapa, inclinándose así por las voces que plantean una vía lenta, pero posibilista, que priorice la situación socioeconómica de una Cataluña paralizada y en franca recesión, podría apostar por el acuerdo con el PSC y, de ser necesario, con CECP. Por esa vía e incluso por un Gobierno sin la tercera pata si los números le fueran propicios, apuesta el presidente del gobierno, Pedro Sánchez. Por ello decidió enviar a Salvador Illa a la contienda catalana, tras comprobar que, siempre según los sondeos, es uno de los políticos mejor valorados en la Comunidad Catalana y podría mejorar notablemente los resultados de los socialistas. La tesis de Sánchez y su entorno se resume en que es mejor que el independentismo necesite al PSC que tener de nuevo al frente independentista desbocado. Pero eso, para una parte de la militancia de ERC, significa una suerte de “traición”.

La opción de Gobierno entre constitucionalistas no parece que pueda llegar a sumar los votos necesarios y nadie la ha planteado en firme por el momento, ya que, según los sondeos, si bien el PSC sube con fuerza, Ciudadanos baja con la misma fuerza y podría quedarse entre 12 y 15 escaños, de los 36 que posee en la actualidad, mientras que el ascenso del PP será notable, pero porque parte de los cuatro escaños que obtuvo en las pasadas elecciones y talvez los doble o poco más.

Con todo el panorama, las alianzas poselectorales dependerán finalmente de los números y de la aritmética parlamentaria, pero, de confirmarse la tendencia de los sondeos, ERC tendrá que decidir con cuál de sus dos almas se queda.

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.
1 Comment
  1. walletjc says

    O gobierno republicano o monárquico le está diciendo ERC a los comunes…los comunes silban.

Leave A Reply

Your email address will not be published.