CATALUNYA

Los partidos catalanes responden a la pregunta sobre la Renta Básica

  • ¿Qué opinan la CUP, Junts per Catalunya, ERC, PSC y En Comú Podem sobre la renta básica?

0

Hace aproximadamente unos 5 días se envió este texto con la pregunta que se especifica a las organizaciones políticas siguientes: CUP, Junts per Catalunya, ERC, PSC y EcP. Ofrecemos las respuestas tal como las hemos recibido y en el mismo orden de llegada.

El texto enviado con la pregunta era:

El pasado sábado 30 de enero, tuvo lugar una jornada que tenía como título "Organízate por una renta básica universal". Desde la Red Renta Básica y diferentes ámbitos sociales queremos manifestar nuestros argumentos, y nuestra voluntad y demanda que la Renta Básica Universal e Incondicional forme parte del debate político. Con este documento, queremos dar a conocer y discutir distintos puntos de los manifiestos aparecidos en los últimos meses, los cuales han sido elegidos por personas participantes en la jornada, vinculadas a colectivos de la cultura, el feminismo, la acción social y comunitaria, el movimiento LGBTI y las personas psiquiatrizadas.

Los manifiestos se pueden leer completos en los enlaces que hay al final de este documento.

Uno de los acuerdos que se tomó en dicha jornada fue enviar una pregunta sobre la renta básica a las formaciones políticas, formulada por la Red Renta Básica, de cara a las próximas elecciones catalanas del 14 de febrero.

Más concretamente, la pregunta es la posición del partido o grupo político sobre la siguiente cuestión: “La renta básica es un ingreso de una cantidad igual al menos al umbral de la pobreza que recibiría toda la población como derecho de ciudadanía, que sería financiada mediante una reforma fiscal que supondría una redistribución de la renta del 20% de la gente más rica al resto de la población. ¿Estaría más bien de acuerdo o más bien en desacuerdo que se implantara en Cataluña?”

Se pide una respuesta antes del 13 de febrero y se hará pública con lo que se nos conteste.

(Nota: la respuesta del PSC fue en forma de un email personal a uno de los miembros de la Red Renta Básica y se ha respetado completamente el contenido. En los otros casos, reproducimos íntegramente el contenido de todas las respuestas).

PSC:

El amigo Paco M. me traslada su pregunta sobre el posicionamiento de los partidos políticos en relación a la implantación de una renta básica universal en Cataluña.

Como recordarás, durante el año 2018 el PSC abrió un amplio debate sobre la RB con el objetivo de fijar una posición al respecto en el marco de una Conferencia Nacional específicamente destinada a esta cuestión. Desgraciadamente, la Conferencia, que tenía la fecha fijada para el primer trimestre de 2019, no se ha podido realizar todavía debido a la concatenación de un año triplemente electoral y de la pandemia que aún impide hoy el normal desarrollo de nuestra actividad partidaria. Confiamos en retomar nuestro debate y culminarlo el próximo otoño, con la mínima tranquilidad política imprescindible para discutir sobre un tema tan importante como este.

Mientras tanto, y en coherencia con esta situación, nuestra respuesta a la pregunta es que lo estamos estudiando y debatiendo y no tenemos todavía ningún posicionamiento formalmente adoptado al respecto. Siento no poder transmitirte una posición más definida pero estaría faltando a la verdad tanto si te transmitiera un sí como un no.

CUP:

De todos los derechos, el primero debe ser el de la existencia. Nuestra propuesta es de establecer una Renta Básica Universal, recibida por absolutamente toda la ciudadanía y residentes acreditados, y sin comprobación de recursos. Sin tener que demostrar que reciben ingresos por debajo de un determinado umbral o sin condiciones de comportamiento como encontrar trabajo ni condiciones de cómo gastarla. Es decir, una base desde la que se pueda construir una vida. Por lo tanto, nuestro compromiso es:

● Hacer efectiva una Renta Básica Universal que garantice el ingreso mínimo del 60% de la renta media de la población (actualmente, unos 735 € mensuales por adulto y unos 150 € mensuales por menor). Siendo esta cuantía exenta de tasación por IRPF.

● Modificar el IRPF a un tipo único del 49% que permita la viabilidad económica de la RBU. Con esta modificación impositiva y la implantación de la RBU, el 80% de las trabajadoras verían incrementados sus ingresos.

● Proponer el ahorro de todas las prestaciones públicas de cuantía inferior a lo que se percibe por la RBU para reforzar, con este ahorro, otras ayudas que fuera necesario incrementar. Las prestaciones de cuantía superior a la RBU se seguirían pagando. Por otro lado, proponemos el establecimiento de una Renta Máxima, es decir, de una cantidad a partir de la cual no se puede acumular más riqueza, que se traduciría en un tipo impositivo del 100% a determinadas fortunas.

● Estudiar una reforma fiscal centrada en el hecho de que quien debe pagar la erradicación de la pobreza es quien es responsable. Estos nuevos impuestos (o incremento de los que ya existen sobre las rentas más altas) debe permitir incrementar los ingresos públicos y de esta manera poder redistribuir la riqueza entre toda la población. Con esta propuesta podríamos situar el ingreso recibido por la RBU por encima del umbral de la pobreza.

Junts per Catalunya:

El aumento de la desigualdad, la pobreza y la exclusión, la incapacidad o la falta de voluntad para aprovechar los períodos de bonanza económica para emprender transformaciones estructurales orientadas a una mejor redistribución y predistribución, la transformación tecnológica y digital y su impacto en el mundo del trabajo, y en estos momentos, la emergencia social y económica que vivimos y viviremos como consecuencia de la pandemia del Covid, entre otros, hacen que el debate político y académico sobre la Renta Básica Universal sea en nuestra opinión, más imprescindible que nunca. Necesitamos soluciones estratégicas, sostenidas y sostenibles ante los retos sociales que se nos presentan y deberíamos analizar todas las posibilidades, todas las herramientas disponibles.

Es imprescindible impulsar los mecanismos más adecuados, más efectivos y más eficientes para reducir la desigualdad, para garantizar la igualdad de oportunidades, para incrementar la cohesión social. Estamos convencidos de que más cohesión es más bienestar y más progreso para todos. Había sin duda que hacerlo antes de la pandemia, pero su irrupción y su impacto en la vida de muchos ciudadanos, hacen que sea aún más urgente, absolutamente necesario y prioritario.

Somos conocedores de que algunos de los países más avanzados del mundo están llevando a la práctica versiones de este instrumento que podría ser la RBU. También, que a nivel europeo se están promoviendo iniciativas en este sentido.

Por lo tanto, la respuesta es: Desde Junts per Catalunya estamos de acuerdo en que se debata, se estudie y se implante, si llegamos a la conclusión de que es viable y es la mejor herramienta.

Como señalábamos sin embargo creemos que hay debate y evaluación. No sólo debemos considerar los beneficios que de su implementación se podrían derivar como: pasar de la idea de ayuda a la idea de derecho; poner fin a los laberintos burocráticos y administrativos de las ayudas condicionadas; garantizar unas condiciones de vida dignas independientemente de la situación de la persona con mayor libertad y autonomía, sino que también, se deben evaluar sus costes: sus efectos sobre la presión fiscal; sobre el crecimiento económico; sobre la inversión y el ahorro; sobre el mercado de trabajo; o sobre la inflación. Y al mismo tiempo, los costes sociales de no adoptar medidas como la RBU (ayudas económicas para personas en situación de mayor vulnerabilidad, servicios de atención, cronicidad de las situaciones, conflictos y tensiones sociales, inseguridad, auge de grupos extremistas... ).

Lo que también tenemos claro desde Junts per Catalunya, es que en Cataluña por el momento, contamos con una buena herramienta para tratar de asegurar los mínimos de una vida digna a las personas y unidades familiares que se encuentran en situación de pobreza, a fin de promover su autonomía y participación activa en la sociedad, que es la Renta Garantizada de Ciudadanía. Una ley aprobada por el Parlamento de Cataluña en julio de 2017, fruto de una iniciativa legislativa popular. Nos proponemos en el corto plazo, desarrollar el recorrido que aún tiene por delante, por ejemplo, mejorando su gestión y coordinación con otras ayudas como el Ingreso Mínimo Vital.

ERC:

ERC está de acuerdo con esta política que aportaría una mayor equidad y sería una herramienta para la cohesión social, contra la pobreza y para facilitar el trabajo de cuidados, entre otras ventajas. Actualmente la falta de competencias fiscales hace imposible la aplicación de la renta básica a nivel de Cataluña, y por eso apostamos a corto plazo para mejorar la aplicación la Renta Garantizada de Ciudadanía, combinada con la gestión del Ingreso Mínimo Vital, pero creemos que sería positivo avanzar hacia el cambio de modelo que supone la renta básica.

En Comú Podem:

Expresamos nuestro apoyo a transitar hacia una renta básica universal, como así lo apunta nuestro programa electoral en su página 20 y que dice:

Avanzar hacia la renta básica a través de una prueba piloto a escala catalana para testear sus efectos. Debería incluir varias pruebas, entre ellas, alguna área territorial especialmente empobrecida. También podría incluir pruebas sobre nuevas formas de reparto del trabajo e implicación comunitaria de las personas combinadas con la renta básica.

Consideramos que en esta primera fase de implantación de la Renta Garantizada de Ciudadanía y el Ingreso Mínimo Vital, es necesaria una reforma urgente de la ley para incluir todas las personas empadronadas con más de dos años en Cataluña, ampliar el derecho a los y las jóvenes mayores de veintiún años, y evitar la discriminación a colectivos especialmente vulnerables que viven en establecimientos u hogares compartidos; incrementar la cantidad de la Renta Garantizada extra por hijo a cargo; hacer compatible la Renta Garantizada con las rentas del trabajo a tiempo parcial en todos los casos; añadir a la Renta Garantizada una prestación vinculada a los gastos de vivienda, la adaptación de la RGC a las nuevas situaciones: con un importe flexible y compatible con la percepción de otras rentas, la eliminación de la condicionalidad a seguir un plan de empleo o social, y crear el derecho a las políticas de inclusión social en sustitución de las obligaciones de hacer itinerarios de inserción.

En un escenario de pandemia y de crisis social y económica, hay también la reconstrucción de unos servicios públicos de calidad, de acceso universal, financiados a través de una fiscalidad directa y progresiva y orientados a desmercantilizar la vida: cubrir necesidades humanas como derecho de ciudadanía y redistribuir la renta y las oportunidades vitales para construir una sociedad equitativa. Servicios públicos universales y renta garantizada de ciudadanía, en la perspectiva de la renta básica, como espacio irrenunciable de dignidad.

La Renta Garantizada de Ciudadanía, en la perspectiva de una Renta Básica, en el camino hacia la desmercantilización de las bases materiales de existencia.

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.

Leave A Reply

Your email address will not be published.