Los jueces y fiscales se hartan y van a la huelga para más pedir medios e independencia

Este martes, jueces y fiscales han ido a la huelga después de meses poniendo varias demandas sobre la mesa que el Ministerio de Justicia ha preferido no escuchar. Piden independencia judicial, la modernización de la Administración de Justicia y una mejora de las condiciones profesionales. La huelga ha sido el último paso de una serie de paros que el ministro Rafael Catalá ha ignorado, consiguiendo la unanimidad de las asociaciones de jueces y fiscales para colgar las togas.

El malestar de los jueces y fiscales viene de lejos. Desde hace años soportan los recortes, cargas de trabajo excesivas y reformas que no garantizan la calidad de la Justicia. Hace unos meses, las asociaciones profesionales llevaron al Ministerio de Justicia 14 reivindicaciones que han sido desoídas por el ministerio y el CGPJ. Piden que se refuerce la plantilla para que los casos dejen de acumularse en los juzgados, que se reviertan los recortes y que se replantee el diseño de la justicia digital, que ha entorpecido el trabajo de los magistrados en vez de agilizarlo, entre otras medidas.

Publicidad

Jueces y fiscales ven necesaria la derogación del artículo 324 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que limita los plazos de instrucción, exigen reformas que garanticen la separación de poderes, como la independencia de la Fiscalía con respecto al Gobierno o que se clarifiquen los nombramientos. También quieren más herramientas para luchar contra la corrupción. A pesar de que han dado varios meses al Ejecutivo para que mueva dicha, este martes salen a la calle tras su inmovilismo.

Durante las últimas semanas, lejos de rebajar la tensión entre profesionales y Ministerio se ha acrecentado. A finales de abril, las asociaciones de jueces y fiscales pidieron la dimisión del ministro por sus críticas al magistrado que emitió el voto particular en el caso de La Manada, que definió como «una persona que tiene algún problema y una situación singular».

La situación en los juzgados se ha vuelto complicada y temen que la precarización de la Justicia se haga crónica. Catalá tiene el dudoso honor de haber puesto de acuerdo a cuatro asociaciones de jueces (Asociación Profesional de la Magistratura, Asociación Judicial Francisco de Vitoria, Juezas y Jueces para la Democracia y el Foro Judicial Independiente) y tres de fiscales (Asociación de Fiscales, Unión Progresista de Fiscales y la Asociación Profesional Independiente de Fiscales) para protestar contra sus políticas. Además, la Red de Abogados y Abogadas de España también ha convocado paros durante el día con sus propias reivindicaciones.