60.000 personas se reúnen en Alsasua para apoyar a los ocho jóvenes condenados

ALSASUA/ ALTSASU.- Cinco kilómetros antes de la entrada a la localidad navarra de Alsasua ya se podía sentir que la manifestación que estaba convocada para este domingo sería multitudinaria. Retenciones importantes en el acceso desde Pamplona, aparcamientos de caravanas llenos desde la tarde del sábado y numerosos autobuses desplazados desde distintas partes del Estado que se congregan aquí, en el pueblo que se encuentra en medio de todos los focos.

La decisión última de la Audiencia Nacional, que ratificó la sentencia de los ocho jóvenes alsasuarras, a pesar de que sigue sin contemplar el delito de terrorismo, fue el desencadenante de esta última ola de solidaridad. Los ocho jóvenes están condenados a penas de prisión de entre dos y trece años. En la manifestación, que ha dado comienzo a las 12 de la mañana, ha podido verse además de a los familiares de los jóvenes, a representantes de la política como Gabriel Rufián.

Inicio de la manifestación en Alsasua. / AIC

Publicidad

La manifestación ha partido con puntualidad desde la avenida Pamplona de la localidad, aunque la gran aglomeración de personas ha provocado que, en algo más de 50 minutos, solo se haya podido avanzar unos 250 metros. En la entrada del pueblo, abarrotada de personas, se ha recibido a la cabecera de la manifestación, que portaba como en otras ocasiones la palabra JUSTIZIA y los rostros de los ocho jóvenes de la localidad. 60.000 personas, según han podido comprobar, han acudido a esta llamada de la localidad.

En ese mismo punto, han instalado algunos de los ejemplos del tratamiento informativo y político del caso de Alsasua, con medios que no dudaron en criminalizar desde el primer momento lo acontecido a las puertas del bar Koxka. También, liderando la selección de ejemplos, el tuit lanzado por el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, horas después de conocerse lo ocurrido.

En la posterior lectura del comunicado, los familiares de los jóvenes han reiterado su rabia por lo ocurrido en el tratamiento judicial de este caso. «No es justicia porque no ha habido rigor ni neutralidad en el caso», han denunciado.

«No es justicia porque se valieron de la artimaña del terrorismo para hurtar el caso a la Audiencia Provincial de Navarra. No es justicia porque hasta el último día del juicio no se permitió la presentación de un vídeo que demuestra la inverosimilitud del relato en que se sustenta esa sentencia», han leído en el comunicado, haciendo referencia a los vídeos que desmentían por un lado, que uno de los condenados vistiera una camiseta del color referido por la guardia civil en su declaración. También, el vídeo grabado de la pelea, en que se podía comprobar la camisa del guardia civil impoluta, mientras que en su relato habló de manchas de sangre y roturas en la prenda.