IU reta a PP y Cs a situarse junto a la extrema derecha con una declaración en el Congreso

  • La declaración insta, explícitamente, a prohibir cualquier fundación que exalte el fascismo, clara alusión a la Francisco Franco
  • La diputada Eva García Sempere ha sido la encargada de negociar con los distintos grupos, se desconoce la postura de ERC, PP, Cs, UPN y Foro Asturas

El coordinador federal de IU y diputado de Unidos Podemos, Alberto Garzón, propone hoy una declaración institucional en el pleno del Congreso de los Diputados en la que pretende que la institución rechace los postulados y alternativas políticas de extrema derecha que se fraguan en Europa y América. La declaración, que para ser aprobada, tiene que contar con el apoyo de todos los grupos parlamentarios, mete en un compromiso a PP y Ciudadanos que tendrán que decidir si manifestarse a favor o en contra de la misma.

El texto, al que ha tenido acceso cuartopoder.es, firmado por el propio Garzón, se prevé que sea leído al final del pleno que se celebra este miércoles. Con él, se busca el consenso sobre que “el Congreso de los Diputados quiere expresar que el Estado español se fundamenta constitucionalmente sobre los valores del respeto a la dignidad humana, la libertad, la democracia, la igualdad, el Estado de Derecho y los derechos humanos, incluidos los derechos de las personas pertenecientes a minorías”.

Publicidad

“Consideramos que la falta de acciones decididas contra los grupos neofascistas y neonazis ha permitido el auge actual de la xenofobia a nivel mundial y europeo, incluido nuestro país. Estos grupos incitan al odio y la violencia en la sociedad, ante lo que es preciso recordar lo que fueron capaces de hacer en el pasado”, prosigue el documento, citando algunos de los colectivos que han sido víctimas del auge del neofascismo a nivel internacional: refugiados y migrantes, miembros de minorías étnicas y religiosas, personas LGTBQI, defensores de los derechos humanos y del medio ambiente, activistas, políticos y miembros de las fuerzas policiales…

Publicidad

Tras esto, Garzón hace un recorrido por algunos casos de la flagrante violencia de la extrema derecha a nivel internacional, como el ataque neofascista que en 2011 acabó con la vida de 77 personas en Noruega, el asesinato de 11 personas por un ultra la semana pasada en la ciudad norteamericana de Pittsburg, así como el asesinato de activistas, raperos o políticos que se han desarrollado en los últimos años.

Por ello, la declaración que pretende ser aprobada condena “todas las formas de negación del Holocausto, incluidas la trivialización y minimización de los crímenes cometidos por los nazis y sus colaboradores” y aboga por “una cultura común que rechace los crímenes fascistas del pasado”. “Condenamos por tanto enérgicamente la violencia perpetrada por grupos neofascistas contra minorías concretas, como europeos negros y personas de ascendencia africana, judíos, musulmanes, población romaní, nacionales de terceros países, personas en situación de pobreza severa y sin hogar, personas LGTBQI y personas con discapacidad”, prosigue la declaración de IU.

También condena “las amenazas y ataques violentos crecientes por parte de la extrema derecha contra miembros de partidos políticos en España”. El propio Garzón y su pareja fue agredido hace unos meses por un ultra de extrema derecha. “El Congreso de los Diputados insta mediante esta declaración al Gobierno a prohibir efectivamente los grupos neofascistas y neonazis, así como cualquier otra fundación o asociación que exalte y glorifique el nazismo y el fascismo“, dice el documento, en clara referencia a fundaciones como la Francisco Franco o la Queipo del Llano. “Al mismo tiempo, manifestamos nuestro apoyo, elogio y protección a los colectivos y organizaciones de la sociedad civil que luchan contra el fascismo, el racismo, la xenofobia y otras formas de intolerancia”, prosigue.

“Desde el Congreso de los Diputados queremos expresar nuestra inquietud ante cualquier caso, por minoritario que sea, de colusión de líderes políticos, partidos y fuerzas de seguridad con neofascistas y neonazis”, advierte el texto, pocos días después de que el líder del PP, Pablo Casado, se negara a calificar en una entrevista en La Sexta a Vox como un partido de extrema derecha. “Consideramos urgente intensificar asimismo la formación en historia, la sensibilización y las buenas prácticas a todos los niveles educativos como un modo de contrarrestar el auge del neofascismo”, continúa.

“En definitiva, desde el Congreso de los Diputados mostramos, no solo nuestra honda preocupación ante el auge de la violencia neofascista, sino que instamos a las distintas instituciones del Estado a emprender acciones efectivas para combatirlo”, concluye. La diputada de IU, Eva García Sempere, ha sido la encargada de negociar con los grupos parlamentarios los apoyos a esta declaración institucional. Durante el pleno que se celebró ayer, comenzaron las conversaciones. Para que una declaración institucional salga adelante, es necesario que todos los grupos parlamentarios se sumen a ella.

Hasta el momento, tanto PP como Cs no han sido muy claros a la hora de afrontar el problema del auge del neofascismo que tiene lugar, no sólo en Europa y América, sino también en el Estado español. De hecho, durante los últimos meses, han escorado su discurso hacia la derecha sin tapujos en temas como la inmigración o Catalunya. Hoy, a raíz de esta iniciativa impulsada por IU, PP y Cs pueden quedar retratados y situados junto a la extrema derecha. A última hora de la noche de ayer, IU desconocía cuál sería la postura de ERC, que esperan favorable, y de PP, Cs, UPN y Foro Asturias.