Sánchez asegura no querer a Iglesias en su Gobierno porque habla de “presos políticos”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha indicado este jueves que “no se puede permitir el lujo” de tener en el Ejecutivo a un líder que llama “presos políticos” a los líderes independentistas encarcelados tanto “en público como en privado” o que “por lealtad matenga silencio o mire para otro lado, ha dicho en referencia al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.

Aunque el líder socialistas reconoció recientemente que Iglesias no le había pedido ser vicepresidente, Sánchez ha recalcado este jueves en una entrevista en La Sexta que el líder de los morados “no lo explicitó así”, pero que la participación de los morados en el Gobierno, y en particular del propio Iglesias, ha formado parte del 99,9% de las conversaciones que han tenido y ha sido “el principal escollo” de las negociaciones.

Sánchez ha señalado que “no se dan las condiciones” para que Iglesias sea miembro de un gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos, ya que España afrontará una de las mayores crisis que se han vivido en democracia cuando se conozca la sentencia del 'procés' y necesitará un Ejecutivo “con las ideas claras y cohesionado” que no se vea paralizado por las discrepancias.

Publicidad

Según el presidente, las posturas que alejan a Iglesias del Gobierno de coalición que él propone son que defienda “el derecho de autodeterminación”, que asegure que los líderes independentistas encarcelados son “presos políticos” y que los morados recurrieran “el artículo 155”. También ha sostenido que, al margen de estas discrepancias, simplemente un Ejecutivo con Iglesias dentro “no funcionaría”. Teme que el líder de la formación morada quiera entrar “para vigilarle” y también que no haya “homogeneidad” entre las actuaciones de los líderes de Unidos Podemos.

Además, Sánchez ha explicado que su oferta a Podemos para formar un gobierno de coalición expira la semana que viene, tras la votación de investidura. Según ha aseverado ha acercado posturas a los morados hasta “en cinco ocasiones” y son los demás quienes deben ofrecer “generosidad”. En este saco ha metido también a PP y Ciudadanos, a quienes les ha pedido la abstención para garantizar “la estabilidad” de ese país por el que se dan “golpes en el pecho”.

El presidente también ha sacado el cajón de los trapos sucios para echarle en cara a Podemos que convocara una consulta a su militancia a modo de “desprecio” con su oferta y también le ha recordado a Iglesias su voto en contra de la conformación de Gobierno en 2016 y que tanto un “no” como una abstención en esta nueva ocasión le parecería “vergonzante”.