Los objetivos de los sindicatos minoritarios para la huelga de 24 horas del 8M

  • Ahora UGT ha anunciado que finalmente registrará un preaviso de huelga de 24 horas en Ministerio de Trabajo

Queda menos de un mes para el 8M y los sindicatos minoritarios ya acompañan oficialmente al movimiento feminista con la convocatoria de una jornada de huelga de 24 horas. Por otro lado, UGT y CCOO en un principio dijeron que convocarían paros parciales de dos horas por turno, tal y como hicieron el año pasado, aunque UGT ha anunciado que finalmente registrará un preaviso de huelga para todo el día en Ministerio de Trabajo. 

El objetivo de la Comisión 8M, organizadora de la huelga feminista, es visibilizar la labor que hacen las mujeres en toda la sociedad para reivindicar la igualdad real y el fin de las distintas violencias machistas. Por eso, además de la huelga laboral, se persigue que las mujeres paren en otros tres ámbitos: en la educación, los cuidados y el consumo.

El jueves CGT y CNT convocaron formalmente la huelga laboral de 24 horas en todos los sectores para el 8M con un documento de preaviso en el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Ocasión que aprovecharon para arremeter contra los sindicatos mayoritarios que, al menos hasta ese momento, se decantaban por los paros parciales. “Esperemos que no manipulen ni distorsionen la información sobre la cobertura laboral de la huelga general del 8M”, manifestaron desde CGT. “Nos vemos obligados/as una vez más a denunciar la miseria de unas organizaciones que boicotean todas aquellas luchas que no pueden controlar”, criticaron desde CNT.

Publicidad

Estos son los motivos que estos sindicatos y otros minoritarios como Alternativa Sindical de Trabajadores, Comisiones de Base (CoBas), Sindicato Asambleario de Sanidad (SAS) o Solidaridad Obrera, agrupados en el Bloque Combativo de Clase, respaldan la convocatoria de huelga de 24 horas y, por tanto, cubren legalmente a todos aquellos trabajadores y trabajadoras que quieran sumarse.

Fin de la brecha salarial

Desde CNT exigen acabar con el 20% de brecha salarial existente entre hombres y mujeres. “Nuestra brecha salarial triplica la de los países europeos” indican desde CGT. “Existen mecanismos para anularla que no se están poniendo en práctica, tales como la definición de los elementos determinantes del salario y complementos salariales como contenido mínimo de los convenios”, así como “campañas de oficio por parte de Inspección de trabajo” o “sanciones a empresas”, reivindica CNT.

Defensa del Sistema Público de Pensiones

La cuantía de la pensión de jubilación de un hombre en 2019 es, de media, de 1.200,75 euros, mientras que en el caso medio de las mujeres se sitúa en 780 euros, según el INE. Las organizaciones sindicales minoritarias agrupadas en el Bloque Combativo de Clase reivindican para la huelga del 8M que el sistema público de pensiones se garantice en los presupuestos del Estado y que se establezca una pensión mínima de 1.084 euros. También que se garantice la igualdad de pensiones entre hombres y mujeres.

Medidas contra la violencia machista

Denunciamos la violencia de género como herramienta de control patriarcal. Las cifras escalofriantes de mujeres, asesinadas a manos de hombres conocidos y desconocidos, es el aspecto más extremo y doloroso de la violencia estructural que sufrimos las mujeres, pero no el único”, han denunciado en CNT. En este sentido, CGT ha lamentado que a día de hoy no hayan sido aplicadas “el 80% de las medidas contempladas en el Pacto contra la Violencia de Género”, aunque entienden que este pacto se encuentra “desfasado” porque no recoge la violencia machista fuera del ámbito de la pareja o expareja y no da prioridad a las medidas “con componente económico”.

Igualdad en la promoción profesional

Este es otro de los aspectos reivindicados por los sindicatos minoritarios para el 8M. En España, según ha denunciado CGT, “menos del 10% de embajadores, menos del 14% de los jueces del Tribunal Supremo y menos del 20% de los catedráticos” son mujeres. Por eso piden, “políticas efectivas de conciliación que se basen en la corresponsabilidad, que favorezcan la vida laboral y familiar”.

Acceso al empleo y fin del paro femenino

Los sectores altamente feminizados son los más precarios (telemarketing, limpieza, enfermería) y además la tasa de paro femenina superaba en casi cuatro puntos la de los hombres a finales de 2018. CGT exige a los poderes públicos que cumplan con la normativa española e internacional de no discriminación por género en acceso al empleo y en las condiciones laborales. En este sentido, CNT quiere que se prohíba que las empresas “exijan disponibilidad horaria fuera de la jornada de trabajo”.

Permisos de maternidad y paternidad iguales y corresponsabilidad

Para la huelga del 8M, CNT ha exigido también “permisos de maternidad y paternidad idénticos, obligatorios e instransferibles” que vayan acompañados de medidas de fomento de la corresponsabilidad entre hombres y mujeres. También piden “obligatoriedad para las empresas con plantillas de más de 250 personas de contar con servicio de guardería y centro de día para personas mayores, establecimiento como servicio mínimo a prestar por Ayuntamientos de más de 5.000 habitantes de centros de día y guarderías, así como la derogación del Decreto 20/2012 que, entre otras cosas, elimina la cotización a la seguridad social de las cuidadoras no profesionales de las personas dependientes”.

Condiciones dignas para las trabajadoras del hogar

Asimismo, CNT exige "la ratificación del Convenio 189 de la OIT" para el Empleo al Servicio del Hogar Familiar. Esto significa la derogación del carácter especial de la relación laboral y su inclusión en el Estatuto de los Trabajadores a todos los efectos.

Fin de la precariedad

Al hablar de precariedad laboral femenina se abordan también otros problemas asociados "acoso sexual" o "feminización de las jornadas parciales" o "temporalidad", según explica CGT. Según denuncia el sindicato, estas condiciones vulnerables de las mujeres no interesan a las instituciones, ya que apenas existen datos oficiales sobre el acoso sexual laboral, mientras que la temporalidad de los contratos ha sido un problema que no ha interesado abordar en las reformas laborales.

Igualdad de las mujeres inmigrantes y refugiadas

Esta es otra de las principales preocupaciones de los sindicatos minoritarios. CGT se refiere a estas mujeres como "el eslabón más débil de la cadena". Tienen más paro y empleos con peores condiciones y peor remunerados que el resto de las mujeres en España, además de que son más vulnerables de caer en las redes de tráfico y trata de personas. "La explotación económica de las mujeres migrantes sin papeles se sostiene precisamente por las políticas (españolas) en materia de extranjería".