El credo de la negación de la Violencia de Género de Vox

  • Vox pregunta al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso sobre un folleto educativo titulado "La violencia de los chicos hacia las chicas"
  • La táctica de Vox tiene como fin invisibilizar la violencia de género, según las diputadas Lorena Morales (PSOE) y Beatriz Gimeno (UP)

0

No importan ni las 1015 mujeres ni los 30 menores asesinados por sus maltratadores desde el 1 de enero de 2003 hasta el momento. A Vox lo único que le interesa es repetir, como si estuviera rezando el rosario, una oración de seis palabras: la violencia de género no existe. Su catecismo machista es tal que, día y si y día también, se afana en trabajar para invisibilizar una lacra que según destaca Naciones Unidas acaba cada día con la vida de 136 mujeres en todo el mundo.

Esta misma semana su caza misógina ha detectado un folleto educativo de la pasada legislatura titulado La violencia de los chicos hacía las chicas y por ello han enviado al Registro General Parlamentario de la Asamblea de Madrid ocho preguntas. Con ellas quieren saber si entre otras cosas, quien está al frente del Parlamento Madrileño, Isabel Díaz Ayuso, considera que “la única violencia que existe y es merecedora de ser denunciada es la de los niños hacia las niñas”.

Una táctica que para las diputadas de la Asamblea de Madrid Lorena Morales, secretaria de Igualdad del PSOE-Madrid y Beatriz Gimeno, responsable de Igualdad de Unidas Podemos, tiene como fin invisibilizar la violencia de género y retrotraer a la ciudadanía madrileña a tiempos en blanco en negro. “La obsesión por negar la evidencia en Vox de la violencia de género está muy dirigida hacia su objetivo: devolver la violencia de género al ámbito privado, como hace décadas, en lugar de considerarse, gracias a la lucha del movimiento feminista y a la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género que fue la primera ley que aprobó el Presidente Zapatero, una lacra que nos interpela a toda la ciudadanía. Vox repite constantemente bulos y cifras falsas, intentando confundir y que, a fuerza de repetir su mentira, haya quien crea que es una verdad”, explica Morales.

Publicidad

Por su parte, para la representante de Unidas Podemos hacen gala de lo que son. “De su sesgo machista que han vuelto a demostrar en la Asamblea de Madrid proponiendo crear una “Comisión del hombre”, creo que pueden llegar muy lejos. El ridículo no tiene límites”, añade.

Preguntar para negar

Y es que los del partido verde, tras conocer la existencia del folleto educativo La violencia de los chicos hacía las chicas, han traslado al Consejo de Gobierno, preguntas como “la fecha de la primera edición, el número de ediciones y ejemplares y gasto de dinero público en el proyecto”. Además continúan preguntando a la Presidenta del Consejo de Gobierno, “si considera que desde la infancia, los niños varones son maltratadores y las niñas víctimas”, y “si no contempla la posibilidad de situaciones inversas, sin discriminar a los niños por su sexo, tal y como se lee en los folletos difundidos en los Centros de Salud durante la anterior Legislatura”.

Un comportamiento que a Gimeno le hace sentirse muy preocupada. “No por Vox, que en mi opinión y puedo estar equivocada no creo que llegue muy lejos pero sí por el clima general entre la derecha y partidos que se denominan de centro o liberales que están sistemáticamente cuestionando esta violencia, lo que significa que una parte del espectro político está decidida a romper la hegemonía que hasta ahora existía en esta cuestión y que ha hecho de España un país a imitar por otros. Eso me preocupa mucho y me angustia”, especifica.

Por su parte. Morales considera que esta manera de proceder de Vox va a actuar tipo apisonadora. “No va a parar hasta alcanzar su objetivo: acabar con las leyes e instrumentos específicos contra la violencia de género, con el propio concepto en sí, mezclándola interesadamente con la doméstica. Ya lo estamos viendo en Andalucía, donde han comenzado una caza de brujas contra los profesionales que combaten la violencia de género. Y lo empezamos a vislumbrar en Madrid con las preguntas sobre el folleto para prevenir la violencia machista, solicitando los datos sobre las clínicas de interrupción voluntaria del embarazo o, hace nada, pidiendo que la Comisión de la Mujer, pase a llamarse también “y del Hombre”.

No contentos con estas preguntas, los de Abascal inquieren al Consejo de Gobierno, “si se van a seguir aplicando en esta legislatura, políticas discriminatorias para los varones, como se ha hecho en la anterior legislatura con la distribución del folleto  en los Centros de Salud de la Comunidad de Madrid”, y si es parte del proyecto político de la Presidenta del Consejo de Gobierno “hacer este tipo de campañas”. O “si considera adecuado criminalizar a los hombres desde su infancia, señalándolos como los únicos violentos en folletos pagados por los ciudadanos, como es el caso del folleto difundido en Centros de Salud y promocionado por SaludMadrid y la Consejería de Sanidad”.

Unas preguntas a las que, según estima la portavoz de Unidas Podemos, Isabel Díaz Ayuso va a responder como ha hecho hasta ahora. “Sumándose a la dinámica de apoyar estas iniciativas. Eso sí, primero dice que el machismo no existe y luego ella se queja del machismo que sufre. Es irresponsable, además de estúpido”, recalca.

Para la secretaría de igualdad del PSOE madrileño esta dinámica es reflejo de “hasta donde Vox marcará la agenda política del Gobierno de nuestra región y que, porque tanto significa que tanto el PP como Ciudadanos, son esclavos de sus votos. En el caso de Ayuso, ya lo estamos viendo. Fue llamativo como en su discurso de investidura evitó hablar de violencia de género o machista, y, sin embargo, insistió en la necesidad de no combatir a los hombres (el mismo mantra que repite Monasterio, acusando falsamente al feminismo de hacerlo). Incluso en campaña electoral aseguró que compartía algunos de los postulados de Vox. Y, en el caso de Ciudadanos, intentan aparentemente distanciarse de esta línea, pero una de sus primeras medidas ha sido renombrar la Dirección de la Mujer como Dirección de Igualdad. Un cambio muy significativo”.

Portada del folleto cuestionado por Vox

"La igualdad real"

En cuanto al resto de demandas que Vox ha hecho -y en las que siempre sacan a relucir al folleto-, también quiere saber si Ayuso considera, “que la única violencia que existe y es merecedora de ser denunciada es la de los niños hacia las niñas”. Además, pide al Consejo de Gobierno, “copia del Convenio de Reafianzamiento firmado entre Avalmadrid SGR y la Consejería de Economía el 7.10.11, el listado de operaciones financieras reavaladas por el Convenio de Reafianzamiento firmado por la Comunidad de Madrid y Avalmadrid S.G.R; y por último le inquiere “si tiene prevista alguna acción para asegurar la igualdad real entre los y las estudiantes del colegio Santa María de la Hispanidad de Madrid”.

Un cuestionamiento que para Beatriz Gimeno “no es ninguna manera de hacer perder el tiempo a la Asamblea sino de demostrar que una parte del PP y todo Cs está en ese mismo discurso”. Para Lorena Morales es muy peligroso “porque supone negar su causa, la desigualdad estructural e histórica que sufrimos. Que nos matan por ser mujeres. Y si se niega el origen y su brutal dimensión, confundiéndose con otras violencias, como la doméstica, no se generarán las herramientas necesarias para acabar con la violencia de género”.

Por otro lado, preguntadas ambas políticas si el borrado que está haciendo Ciudadanos de la expresión “violencia de género” es de juzgado de guardia ambas tienen claro que sí. “Es de una gran hipocresía. Este ejemplo es muy ilustrativo: Aguado en plena campaña acudió por la mañana a una carrera contra la violencia de género, y por la tarde se sentó en una mesa con Vox a hablar sobre la hoja de ruta en la Comunidad de Madrid. Si de verdad apuestas por la igualdad entre mujeres y hombres acuerdas un gobierno con quienes la defienden, no te asocias con quienes niegan la violencia machista y nos quieren arrebatar derechos y libertades”, dice Morales. “Es una manera de hablar y en ese sentido, sí. Yo creo que hay que ganarles y afianzar los avances en la sociedad y las leyes de manera que los retrocesos no sean posibles”, añade Gimeno.

Además, Morales apunta a un asunto que no es menor. “El objetivo de Vox y de sus socios de gobierno es retorcido ya que por un lado niega públicamente la violencia y por otra se sirve de un modelo educativo que apuesta por la segregación y la desigualdad. Yo me pregunto, por qué los niños y las niñas se tienen que educar separados si el resto de la vida estarán juntos Pensarán que tienen que aprender cosas distintas. Y eso es porque, quizás, crean que mujeres y hombres deben tener destinos diferentes. Frente a eso, hay que potenciar una escuela pública, laica y de calidad, que es en la que cabemos todos y todas Que eduque en igualdad y derechos humanos, el mejor remedio contra el machismo. Pero eso es lo opuesto a lo que va a ocurrir en la Comunidad de Madrid, donde los recursos van mayoritariamente a la concertada, y acorde a las peticiones de Vox, se ejercerá un gran control sobre los talleres que se imparten a los chavales, por ejemplo, para combatir la homofobia”.

Por último, Gimeno destaca que, de continuar así, es decir, de en lugar de prevenir la violencia machista y proteger con folletos o actividades varias a la víctima y detectar los primeros signos de violencia, la factura social que se pagará con el adoctrinamiento en el machismo será muy dolorosa. “Ya la estamos viendo. Aumentan los delitos sexuales, aumenta el machismo entre los más jóvenes”.  Un dolor que para Morales nos hace “retroceder décadas, a cuando eran asuntos de pareja. Si se niega la existencia de la violencia de género y no hay herramientas para prevenirla y luchar contra ella, los profesionales y el entorno no podrán evitarla o detectarla. Tampoco la víctima podrá identificar lo que está sufriendo y denunciar. Desaparecerán los recursos fundamentales para que pudieran escapar de su terrible situación. Esto es gravísimo. No vamos a permitir ni un paso atrás. Nos va la vida en ello”, finaliza.

Leave A Reply

Your email address will not be published.