Lecciones de cinismo

2
La secretaria de estado de Educación, Monserrat Gomendio, en una imagen de archivo. / Efe
La secretaria de estado de Educación, Monserrat Gomendio, en una imagen de archivo. / Efe

Según la última Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA 2012), España está por debajo de la media en habilidades para solucionar problemas cotidianos. A nuestro alumnado no se le da bien programar el aire acondicionado, escoger la mejor combinación de metro o tren para moverse en una ciudad desconocida, sentar a unos invitados a una mesa según sus preferencias o hacer funcionar un robot de cocina.

Habrá que convenir que esta capacidad para resolver problemas cotidianos tiene más que ver con el modelo familiar y social que con la escuela. Son las familias las que facilitan o no un mayor grado de autonomía a los jóvenes; y aquí parece que son excesivamente proteccionistas. Como dato, los jóvenes españoles son los que más tarde se van de casa. Tampoco parece que  viajen tanto como los centroeuropeos, por poner un ejemplo. Es decir, que las habilidades prácticas para la vida depende tanto o más de la tribu que de lo que se enseñe en los centros educativos.

Publicidad

Pero la ocasión y el oportunismo lo pintan calvo. A la secretaria de Estado de Educación le ha faltado tiempo para seguir desprestigiando al profesorado. Responsabiliza a los docentes y a los centros de los "pobres" resultados por la "metodología anticuada”, que únicamente pone énfasis "en el aspecto memorístico" y no en la "resolución de problemas, el trabajo en equipo o el espíritu crítico".

Tenemos derecho a exigir a la administración educativa que analice con rigor y sin ocurrencias. Por ejemplo, detrás del dato global hay otros muy interesantes a considerar:

a) El alumnado inmigrante en España ha obtenido mejores resultados. ¿no estaremos constatando ese exceso de proteccionismo en las familias españolas mientras que los inmigrantes espabilan más con la adaptación y la asunción de responsabilidades?

b) Los alumnos de Madrid superan la media del informe Pisa y obtienen 30 puntos por encima de la media nacional ¿eso significa que el profesorado de Madrid no es obsoleto ni anticuado y que usa metodologías más innovadoras?

c) Bajan la media los hijos de familias de alto nivel cultural y de renta que obtienen peores resultados que los de igual perfil de otros países, mientras que los chicos de familias más humildes obtienen resultados similares a sus homólogos.

El Ministerio de Educación, en su infinita sabiduría, nunca se equivoca y tira de brocha gorda: la culpa es del profesorado. Y Gomendio aprovecha de nuevo PISA para vender la LOMCE, cuando esta ley es lo más contrario a la escuela activa que defendieron los grandes pedagogos progresistas. Si por algo se caracteriza la LOMCE es por su marcado carácter economicista, por los currículos cerrados, enciclopédicos y exhaustivos que dificultan didácticas más dinámicas de aprendizaje. Valga como ejemplo la crítica del gran historiador Josep Fontana: “Nada más disparatado que ese programa de Historia de España de 2º de bachillerato donde se comienza diciendo que es “esencial el análisis y comentario de textos históricos, mapas, gráficos, tablas estadísticas imágenes”. Lo cual resulta imposible ante la necesidad de completar un total de 51 temas de una amplitud y densidad tal que dudo que puedan desarrollarse en un curso de bachillerato”.

Puro aprender a repetir y no a pensar. Ello conduce a lo que un estudiante decía: “No tengo tiempo de aprender, porque tengo que estudiar.

La LOMCE también apuesta por la reducción de la optatividad. Por multitud de pruebas y reválidas con el único objetivo de seleccionar, reforzando la reproducción memorística de contenidos. Por la apuesta por la repetición de curso. Por el mantenimiento de la religión católica como asignatura evaluable. Por su desprecio al profesorado al que no se le ha consultado nada a la hora de legislar o priorizar la inversión. Por el retroceso en los mecanismos democráticos de participación de la comunidad educativa y la ausencia real de autonomía de los centros. Por no hablar de los 35.000 profesores despedidos con los recortes, el aumento de jornada y de las altas ratios de alumnos por clase. Lecciones de cinismo.

De qué autonomía y de qué renovación metodológica habla el Ministerio de Educación cuando las aulas están masificadas, sin profesores de refuerzo y cuando todo se centrará en el futuro en la preparación de pruebas externas, no como evaluación formativa sino segregadora. Si han liquidado la formación del profesorado y evitan la entrada de profesores jóvenes al amortizar 9 de cada 10 jubilaciones. Si se ignora al profesorado y se suprime la participación democrática de las familias y el alumnado, que no van a decidir nada en los consejos escolares. Todo ello va en contra del aprendizaje significativo, de la educación para la vida y para el crecimiento personal y como ciudadanos críticos.

La necesaria renovación pedagógica, que siempre he defendido, vendrá del compromiso del profesorado con la escuela pública para evitar los daños que la actual administración la está causando. Ahora que está tan de moda medirlo todo ¿por qué no se mide el grado de incoherencia de Gomendio y Wert entre la propaganda y su práctica? Porque la LOMCE y los recortes agravarán la situación mientras duren y por mucho que se eche la culpa al maestro armero y proclamen la excelencia de la ley más sectaria y contestada de la democracia, los resultados no mejorarán.

2 Comments
  1. José Moya says

    Como escribí al ministerio el año pasado a propósito de las pruebas pisa para adultos, hay aspectos en las mismas que son culturales (en su sentido etnográfico amplio). Por ejemplo, un alumno que no ha tenido que coger el metro o el transporte público porque en su ciudad no hay, o porque siempre va en coche no se aclarará fácilmente con los mapas «abstractos» usados en el metro. Un madrileño de 2012 no se aclararía con el tipo de tarifas que (según los comentarios a la pregunta) se aplicaban en la pregunta, con precios distintos si se perdían los transbordos:

    Puesto que esa pregunta no ha sido liberada, no sé si intervienen otros colores (por ejemplo, a mi, daltónico, me cuesta interpretar el mapa de metro creado por RaRo)
    Por cierto que en las preguntas liberadas hay una de matemáticas (la del gotero) donde FALTA LA FÓRMULA.

  2. José Moya says

    En el 2º párrafo he pensado más rápido de lo que escribían mis dedos. Quise decir: «Puesto que esa pregunta no ha sido liberada, no sé si intervienen otros *factores* como los colores (por ejemplo a mí, daltónico, me cuesta interpretar el mapa de metro creado por RaRo, *donde las líneas no se distinguen por su ángulo de intersección sino por sus colores*).

Leave A Reply

Your email address will not be published.