Enseñanza: la burla de las oposiciones

15
oposiciones
Opositores examinándose para conseguir una puesto de trabajo como funcionario en la Administración Pública. / Efe

Cuesta trabajo saber cuánto hay de ignorancia y cuánto de maquiavelismo en las decisiones del gobierno del PP de Madrid. La consejería de educación ha anunciado la convocatoria de oposiciones en la enseñanza pública. Se convocan en Infantil, Primaria y también en secundaria. La oferta pública de empleo (OPE) en las oposiciones de 2015 será de 540 plazas para maestros, la mayoría de inglés. En Secundaria no tocaban este año oposiciones, porque la tradición es que se convocan un año sí y otro no para alternar primaria con secundaria. Pero también se convocan. Tendría sentido si reconocieran que hay una necesidad imperiosa de profesorado y, por tanto, sacaran una gran OPE. Pero se convocan para la irrisoria cifra de 80 plazas: 30 plazas de inglés, 8 de orientación y 7 en cada una de las siguientes especialidades: historia, lengua, matemáticas, tecnológica, biología y física.

Publicidad

Esta oferta de empleo no significa que aumenten las plantillas. Como mucho es la mitad del profesorado que se jubila, ya que aplican tan solo el 50% de la tasa de reposición. Y no compensa la tremenda destrucción de empleo que se viene produciendo en Madrid con los recortes desde 2011. Los datos objetivos hablan por sí solos: en la actual legislatura se han convocado 1.886 plazas, apenas la cuarta parte de los 7.500 puestos de trabajo docente destruidos en los centros públicos en el mismo periodo.

Son muy pocas plazas para Primaria y los elementos negativos de esta convocatoria son especialmente graves en secundaria:

- Se somete al profesorado interino a un gran sobreesfuerzo y estrés sin ninguna posibilidad de obtener plaza. Porque tienen la obligación de presentarse para no decaer en las listas y quedarse sin empleo. Además este año la administración pretende que se aplique la LOMCE en las oposiciones, lo que supone cambios en temarios y programaciones didácticas.

- Lo único que pretende este tipo de oposiciones en aumentar la rotación del profesorado y disuadir cada vez a más profesionales excelentes del oficio de educadores.

- Al profesorado de carrera se le hace participar en el esfuerzo inútil de unos tribunales que no llegarán a dar siquiera una sola plaza, sirviendo simplemente para ordenar, una vez más, las listas del profesorado interino.

- Presionar al colectivo del profesorado interino con una oposición cada año influye negativamente en la calidad educativa, porque le resta un mínimo de estabilidad y de sosiego para hacer su trabajo sin la tensión que supone dedicar muchas horas de estudio a la preparación de una oposición durante el desarrollo del curso académico.

Prueba de la falta de criterios de la consejería para la convocatoria es que no existe ninguna relación entre la OPE y los empleos destruidos por los recortes, ni con las jubilaciones que se producen. No vale su argumento de que quieren cubrir las necesidades del programa bilingüe, porque están dificultando la formación y la habilitación al profesorado ya en activo o interino. Al tiempo que se sigue sin evaluar el propio programa que genera graves disfunciones.

Tampoco la OPE tiene relación con el profesorado interino que está siendo llamado a trabajar, como se puede apreciar  en el siguiente cuadro sobre las especialidades convocadas:

Gráfico_oposiciones_Educación
Fuente: OPE de la Consejería de Educación. Elaboración: Agustín Moreno.

El cuadro no incluye la listas de interinos voluntarios y de interinos habilitados para centros bilingües que están trabajando, con lo que la ratio entre necesidades actuales y plazas ofertadas todavía en más pequeña.

En resumen, se han destruido 7.500 plazas de profesores, están trabajando en secundaria unos 4.000 profesores interinos y se convocan 80 plazas, el 2%. Algo ridículo que perjudica a la calidad de la educación pública y marea al colectivo por fomentar la rotatividad hasta el paroxismo. El nivel de excelencia de este profesorado me ha llevado a afirmar que más vale un interino entusiasta que un funcionario amargado. Pero con esta política se está actuando muy negativamente sobre su moral y su compromiso.

Detrás de este disparate de oposiciones está la demagogia electoral del gobierno regional para intentar vender la falsa ilusión de que se recupera empleo después de todo el daño que han hecho a la educación con los recortes. Pero sobre todo, está la connivencia con el sector privado de las academias que preparan oposiciones y que hacen negocio con la angustia de miles de personas que compiten para una birria de plazas, pero que están obligadas a presentarse para tener opción a trabajar. Es inhumano obligarlas a someterse al escrutinio, ahora ya cada año, cuando la mayoría ha demostrado sobradamente su competencia en oposiciones anteriores y en las aulas. Una vez más, la derecha se supedita hasta lo irracional a los intereses de las empresas privadas. Más allá de que la consejería quiera hacer también caja con el pago por muchos miles de personas de las tasas (80 euros) por presentarse a la oposición.

El PP ha convertido las oposiciones en un continuo tío vivo para el profesorado interino que perjudica seriamente a la educación pública. Por ello no vale simplemente el rechazo unánime de los sindicatos que representan al profesorado a esta convocatoria. No deben dejar solas a las compañeras y compañeros interinos. Solo por este atropello, y para exigir la recuperación de 7.500 empleos perdidos, Ignacio González y Lucía Figar se merecen una huelga de todo el sector de la educación madrileña.

15 Comments
  1. Rana says

    Y QUÉ puedo opinar yo como madre con dos hijos desempleados la mayor parte del tiempo y con una formación universitaria y un currículo excelente, siempre obligados a hacer más cursillos para entretenerles o, aguantar la precariedad de trabajos basura donde no se aprecia lo que valen, porque ninguno de su familia pertenece al gobierno, utiliz el nepotismo o el dedo para el amiguete que se beneficia de otro en su peana de PODER. No, no puedo decir nada más, ya está todo.

  2. juvenal says

    Los porcentajes de la tabla hay que multiplicarlos por 100

  3. Marguitx says

    Está especificado en el artículo que no se incluyen puestos voluntarios, pero es que hay que ponerlo, porque los puestos voluntarios no solo son cárceles y hospitales, son horarios de media jornada, en el mejor de los casos, y tercios, 10 horas semanales, con los que una inmensa mayoría no puede vivir, y que es la responsable de que se hayan agotado las listas, puesto que fuerzan a trabajar esas escasas horas repartiendo las vacantes entre varios interinos. Estas oposiciones no debiera presentarse nadie. Por no hablar de que hay especialidades menos vistosas, que llevan años sin convocar.

  4. Isabel García San José says

    Tengo una hija que lleva varios años dando clases en institutos de interina, desviviéndose por su alumnos y alumnas, preparando concienzudamente sus clases, intentando llevar a las aulas una educación de calidad dentro de la escuela pública. Preparar todos los años una oposición, sin perspectiva, además, de conseguir plaza, no sólo mermará la calidad de su trabajo, sino que acabará por abandonar, rindiéndose ante una profesión que adora pero que le cierra tantas puertas. ¡Qué cansancio producen estas noticias!.

  5. Cuartopoder says

    Para juvenal: Lamentamos el error, que ya hemos corregido. Gracias.

  6. silvia says

    gracias por tu artículo, Agustín. Somos muchos los que estamos desesperados, y sí, no entiendo por qué los sindicatos no nos han llamado a la movilización contra una consejería que nos somete a un estrés fuera de lo normal.

  7. juanjo says

    Son unos indecentes.
    ..
    Y como no terminemos con ellos. Ellos terminarán con todo lo público, tanto con la educación como con la sanidad, las pensiones, los servicios de dependencia e incluso los paseos públicos.

    Al Rajoy y sus corruptos (son legión) no les basta con socializar las pérdidas, privatizar las ganancias, favorecer descaradamente a sus amigos y aprovecharse de las puertas giratorias; sino que, además, incluso en un año de elecciones son capaces de sacar las plazas de Educación pública que han sacado.
    Si salen, ¿qué no estarán dispuestos a hacer en los aaños próximos?

  8. yayaflauta says

    Acabemos de una vez con esta pesadilla.
    SI SE PUEDE!

  9. Pilar says

    Siempre ha sido caótico nuestro sistema de oposición y selección del profesorado, ahora además es una mentira…»hasta cuándo, gobiernos que no saben gobernar, ni saben hacer PREViSiÓN ( por tanto son incapaces de proveer las necesidades reales) vais a abusar de nuestra paciencia???

  10. PEPITO PIM PAM PUM says

    Lo que hacen con los interinos de Secundaria, convocando un número irrisorio de plazas, como bien dice el autor, es aún más sangrante. Esto implica que miles de profesores interinos tienen que estar opositando año tras año, pues si no aprueban los exámenes (que no la oposición, imposible con ese número de plazas) se “caen” de las listas y se quedan sin, ni siquiera, la posibilidad de ser llamados para una interinidad. Sólo quien ha opositado conoce el estado de tensión constante que supone la preparación de un proceso selectivo, un auténtico calvario con claros correlatos psicopatológicos. Pero esto no parece importar a la Administración, a quien, en vez de cubrir de una vez los puestos con funcionarios de carrera y evitar esa situación, le viene bien tener esta mano de obra amedrentada, “dispuesta” a recorrerse la geografía madrileña de Somosierra a Aranjuez para mantener su precario empleo. Sin embargo, la legalidad de esta actuación, parece, al menos, dudosa. Como sabemos, el nombramiento de funcionarios interinos está destinado a casos excepcionales y para cubrir necesidades urgentes e inaplazables. Y ese no es el caso. Pues no hay que confundir cubrir una baja, con esos puestos que año tras año y desde el inicio de curso sistemáticamente se cubren con interinidades. Es más, dada la inevitable necesidad de cubrir bajas, podría incluso pensarse en crear puestos de carrera para este menester. Lo que verdaderamente sorprende es la inactividad sindical ante esta situación. Esperemos que de este año no pase la toma de medidas legales.

Leave A Reply

Your email address will not be published.